Capítulo 1

753 89 24

Con 28 años sobre los hombros, Siwon era un hombre fuerte, dedicado y profesional. Trabajaba como chofer y guardaespaldas de uno de los hombres más poderosos de Asia, junto con Kangin, uno de sus mejores amigos, o el único más bien.

Conoció a Kangin en el ejército y un año más tarde de que terminaran el servicio, éste le buscó para darle un trabajo en el que conseguiría una muy buena posición económica sin tener que traficar con drogas.

Lo único que haría sería proteger a un adinerado hombre de negocios, viudo, cuyo hijo se encontraba fuera del país y con un aburrido trabajo en una de las empresas más grandes del continente.

Su trabajo no era difícil, pero sí cansado, sobre todo porque su jefe viajaba casi a diario por negocios, a reuniones aburridas a las que por supuesto él no tenía acceso pero que sí se veía en la obligación de esperar. A parte de eso tenía un lugar en la mansión del Sr. Cho, comida, un bonito auto y un sueldo muy bueno en comparación con muchos otros.

***

Pero no todo podía ser tan perfecto... -Siwon, mi hijo regresa a casa esta tarde, ver por él al aeropuerto y llévalo a instalarse -Le pidió su jefe una tarde.

No sabía demasiado del muchacho, solo que tenía 20, que se fue un par de años a Estados Unidos después de que su madre muriera y que cada dos días le daba un nuevo problema a su padre que siempre solucionaba el dinero: autos chocados, borracheras, destrozos en su apartamento, etc.

Asintió para acatar la orden al pie de la letra, pero su jefe lo detuvo -Una cosa más, a partir de ahora serás su escolta.

Y así fue como aquel chiquillo aún sin conocerlo, le hizo romper la primera de sus muchas reglas de profesionalismo: no protestar -¿Qué? No entiendo ¿Hice algo malo...?

-Todo lo contrario -Respondió el Sr. Cho, mirándolo a los ojos -Sé que Kyuhyun es un problema andante. Es por eso que necesito que lo mantengas bajo control. No quiero escándalos, mientras menos se haga notar, mejor. Mandaron traer su auto, recíbelo en casa antes de que llegue. Kangin seguirá trabajando para mí.

-Si cree que es lo adecuado, lo haré -Bajó la mirada resignado y suspiró, no porque se creyera incapaz de cuidar de él, pero por lo que sabía, el chico era un problema de esos que prefería evitar.

Como siempre, siguió las ordenes de su jefe al pie de la letra, fue a casa a recibir el auto del muchacho y se dirigió al aeropuerto, alegrándose al ver que el vuelo llegaría con una hora de retraso. ¿Qué le diría? ¿Cómo iba a tolerarlo? Trabajar con el Sr. Cho era lo ideal para él, ser niñera de su hijo no, pero era demasiado responsable como para no acatar una orden.

Luego de la espera, el chiquillo castaño y de piel pálida por fin apareció, llevando consigo su equipaje. La camisa roja a cuadros y el pantalón de mezclilla que vestía, contrastaban a la perfección con sus lentes oscuros y los audífonos que tenía en el cuello.

Tenía que reconocer que el mocoso era más alto y mucho más atractivo de lo que se veía en una foto de la oficina del Sr. Cho. Caminó en su dirección, plantándose frente a él cuando lo tuvo cerca, tratando de ignorar la sensación de atracción que sintió al verlo por primera vez.

-Joven Kyuhyun, me presento, soy... Choi Siwon -Hizo una breve reverencia a quien lo observó con extrañeza-, seré su escolta a partir de ahora -No fue capaz de hacer contacto visual, su profesionalismo no se lo permitió, pero sí pudo sentir los ojos del muchacho, recorriéndolo de pies a cabeza.

-Lo que me faltaba -Murmuró el más joven sin pena- Acabo de tocar el suelo y ya me están monitoreando

-No voy a monitorearlo, solo a protegerlo, como lo he hecho con su padre -Corrigió con amabilidad. Su nuevo "jefe" sonrió a medias con malicia, le extendió sus maletas y siguió caminando hacia la salida del aeropuerto, mientras él apretó los dientes tratando de ser paciente. Tenía el presentimiento de que cuidarlo no iba a ser nada fácil.

Beautiful Temptation [Wonkyu + 18]¡Lee esta historia GRATIS!