-24-

167 18 2


-Me contaron que has estado asistiendo a una de las clases de la Universidad ¿Qué tal?

-Nada fuera de lo común, sólo otra clase de Universidad como las del resto del mundo.

-¿En serio? Tenía entendido que la clase de ese profesor es una de las mejores del continente. Muchas de las personas que han trabajado conmigo quisieron venir de intercambio sólo por escuchar sus palabras.

-Pues no le veo lo increíble.

Luego de aquel encuentro con Yongguk y siguiendo a la incertidumbre de nuestro próximo tiempo juntos, la frustración me perseguía. Estaba llena de dudas y no tenía con quien compartir ese tipo de sentimientos. El malhumor era algo de todos los días y la pobre Karen tuvo que sufrirlo conmigo.

Había estado yendo a esa clase en la que Junhong y yo nos habíamos visto por primera vez, pero desde aquella vez no apareció. Todos los días esperaba con ansías encontrarlo sentado en alguno de los asientos de la clase, pero no sucedía. No sabía lo que le había pasado y me preocupaba.

-Oye, ¿tú conoces a todos los estudiantes de este edificio?

-¿Cómo hacerlo? Es enorme.

Gracias a mi mal comportamiento, había logrado que Karen me tratara de la misma manera fría en la que yo la trataba a ella. Suponía que haber acudido a ella para averiguar sobre el paradero de Junhong había sido un error.

-Es que... ¿recuerdas la clase a la que estuve yendo estos días? Hay alguien de allí que quisiera contactar pero ha estado faltando...

Por primera vez en semanas, mi tono de voz fue dulce y tranquilo. Obviamente estaba fingiendo para que Karen me ayudara. Esperaba que creyera mi actuación.

-¿Has hecho una amiga?

-Bueno...yo no lo consideraría amistad...pero...

-Entonces ¿Por qué quieres contactar a esa persona?

¿Qué le diría?

-¡Siento llegar tarde! Tuve un inconveniente con la persona que me traería, pero ya estoy aquí ¡Es un gusto conocerlos!

Cuando me había quedado sin más palabras dulces para seguir mi conversación con Karen, un muchacho alto que cargaba una gran cantidad de libros, apareció en la oficina. Su mochila casi colgaba de sus brazos y la chaqueta negra que vestía se resbalaba de su hombro. Ambas nos sorprendimos ante la entrada de ese muchacho al que, obviamente, no esperábamos. Sin embargo, Karen se levantó de la silla para ayudarlo y le ofreció sentarse con nosotras. Dejando los libros en la mesa de vidrio y luego su mochila en una de las sillas contiguas a la suya, tomó asiento y se dio cuenta de que en la habitación no había nadie más que nosotras dos. Observé su desconcierto y Karen sólo le sonrió.

-Lo siento ¿No es hoy la reunión para los voluntarios?

-Sí es hoy, pero apenas son las 10. La reunión inicia a las 12.

Yo me mantenía en silencio, esperando que me reconociera y me dedicara una de esas cálidas miradas que recordaba, se desprendían de sus ojos.

-¡Qué tonto soy! Debo haber adelantado mi reloj anoche para no dormirme esta mañana. Pero a las 12...no creo que pueda quedarme hasta esa hora. Tengo otros compromisos a los que asistir.

-Oh...lo siento...

-Junhong. Puede llamarme así.

-Bueno Junhong, no puedo hacer nada con lo de tus horarios, la reunión estaba establecida a esa hora porque la mayoría de los aplicantes acordó que estaba bien para ellos.

I'm gonna make you love me  [BangYongguk]¡Lee esta historia GRATIS!