Prólogo

1K 89 19

El miedo flota como una espesa neblina que jamás puede ser desplazada. Copos de nieve caen sobre el dorado de las pocas hojas de los árboles. Una brisa helada azota esta noche, sin embargo, yo no tengo frio. Mi cuerpo experimenta un sentimiento que jamás he conocido.

Él me observa. No puedo verlo pero soy capaz de sentirlo. Él está ahí...

Sus ojos son de un color verde avellano muy intenso... no veo su cara, solo un par de ojos que poco a poco se van transformando en un color muy rojo que se asemeja a la sangre. Tengo miedo. Él no deja de observarme; y lentamente, su boca se va abriendo, al mismo tiempo que dos filudos colmillos aparecen... ¿Quién es?

"Vete. No me hagas daño"

Giro para darle la espalda y echarme a correr sin saber en dónde me hallo. Estoy corriendo y el viento choca contra mi cara una y otra vez. Mis pies tiemblan, todo el mundo se sacude y yo no dejo de llorar. Estoy atrapada en un mundo que no tiene salida. Estoy atrapada y me aterra lo que me rodea.

Un pequeño ruido proveniente de tras mío se levanta causando que gire de inmediato. Tengo el corazón en la mano y late con mucha insistencia. Observo a todo lados pero solo distingo las sombras de los arboles siendo reflejadas por la misma luna en todo su esplendor de esta noche. Algo brilla al centro de aquel vacío, en donde el espeso del bosque ha desaparecido. Algo que parece un cristal tan frágil y fácil de romper.

De un momento a otro, otro ruido me sacude y manda escalofríos a mi cuerpo, me hiela la sangre y me tiene petrificada. Mi respiración es entrecortada, mis pies no pisan firme, mis lágrimas caen por mis mejillas y mi cuerpo no me responde. Estoy aterrada.

Se levanta un susurro en lo oscuro del bosque... un susurro que me llama. ¿Qué me dice? "Me necesita... quiere mi ayuda. Les pertenezco. Saben quién soy... pero yo no sé lo que soy"

Se acerca... se acerca y yo me veo congelada en medio de la oscuridad cubierta por el espeso bosque. Mi respiración se acelera más cuando una sombra sale tras un árbol. Él tiene los ojos color rojo y le discurre sangre por la boca; su cabello es rubio combinado con un castaño oscuro. Me escucha... me observa. No, él no es el mismo que hace unos instantes... él me aterra aún más.

Mis pies tiemblan y él solo sonríe por un costado de la comisura de sus labios.

"No me hagas daño... solo soy solo una niña de trece años. No me hagas daño"

Él no deja de sonreír. Su mirada me aterra y yo me veo inmovilizada. Doy un paso hacia atrás intentando correr pero en menos de un segundo veo a aquella criatura transportarse desde donde se halla hasta donde estoy parada. Me sujeta de los brazos y se inclina apretando sus colmillos en mi cuello. Un dolor agonizante que me arrebata la vida y toda mi capacidad de gritar o poder defenderme me llena por completo. Me está matando y yo no puedo hacer nada. Mis ojos se cierran... cada vez más... Cada vez más pesado. Estoy al borde de la muerte. Ya he cerrado mis ojos.

*****************************************************

Fuertes brazos me cargan... una figura borrosa me tiene en brazos y yo me aferro a él como si mi vida dependiera de ello. Gimo adolorida y él gruñe. Una gota liquida cae por mi mejilla y segundos después ya estoy recostada en el pasto. Me levanto apenas, arrodillándome para poder ver la figura de quien me cargaba en brazos... cabello café combinado con un rubio marrón y rostro de demonio. Mi cuerpo se sacude de nuevo. Sus ojos están completamente hundidos y rojos, rodeados por un aro negro; además la zona alrededor está oscurecida y marcada por prominentes venas, mientras que de su boca salen dos colmillos de un color muy blanco; y un líquido rojizo y espeso escurre entre ellos. "Es un demonio. Una criatura del infierno"

Intento gritar pero sus ojos me miran fijamente y luego las venas que rodean las hendiduras de sus ojos desaparecen, y se trasforman en ojos amables de un color avellano. "Una mirada agradable pero expresión fría se refleja en sus rostro". Me he quedado en silencio, con el aire atascado en mi garganta, prendada de sus ojos que apenas logro ver. Casi todo es borroso, más no sus ojos... ojos avellanos... ¿Quién es él? No lo sé, y ahora no me importa. Mis pensamientos están completamente absortos. Por algún tipo de instinto cuyo origen me es desconocido, quiero llevar mis manos a su rostro y acariciar sus mejillas; sin embargo, él se aparta bruscamente, alejándose de mi alcance visual. Parpadeo varias veces para tratar de aclarar mi vista, pero cuando abro los ojos, él ya no está.

Todo se vuelve negro. Ya no veo nada. Se ha ido. Sin embargo un susurro en el viento me da la esperanza de que no lo he soñado, si no que ha sido real.

"Nos volveremos a ver"—Murmura la voz tan suave, ronca y grave al mismo tiempo que me hace anhelarlo sin comprender cómo ha ocurrido.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

-Lexi—Llama la voz de mamá.

Despierto de golpe, jadeando, con sudor por todo el cuerpo y una sensación de miedo en el pecho. Mis lágrimas están cayendo por mi rostro—

- ¿Soñando otra vez?--- Me pregunta mi madre y se acerca para abrazarme—son solo pesadillas, hija. No te va a pasar nada—

Asiento abrazándola en silencio.

Cada coche me repito lo mismo; cada día, cada segundo desde que tengo solo trece años..."son solo sueños. Son solo sueños"... pero se siente tan real, como si de verdad hubiera ocurrido.

***************************LES DEJO EL LINK DE VIDEO TRAILER******************ESPERO QUE LES GUSTE. ES PRÁCTICAMENTE, MI PRIMER FIC FANTASÍA-- Y yo amo la fantasía 

SUEÑOS DE UN FENIX¡Lee esta historia GRATIS!