Prólogo

139 12 14

Sam Bird suspiró al ver ese apartado de la revista del corazón por excelencia de Londres en la que hablaban de él y su desastrosa vida amorosa.

Hollie,Juliet, ninguna relación le había funcionado. En verdad Hollie había sido la única mujer de la que se había enamorado y aún no había terminado de olvidar.

Juliet vio a su piloto sentado en una silla en la cafetería de la sede de Marussia con el ejemplar que había visto con John durante el desayuno. ¡Lo último que le faltaba era que eso amargase el día de su mejor amigo!
Fue hacia él y lo abrazó cariñosamente y es que en realidad, llevaban sin verse desde fin de año,cuando él y su novio le organizaron un 'plan de reconciliación' tan bonito.

-¡Cuanto tiempo!-el inglés intentó sonreír un poco,pero se veía que el recuerdo de Hollie había vuelto a renacer en su corazón.

-Tampoco ha pasado tanto tiempo exagerado,sólo unos días. ¡Hoy es 2 de enero!-Juliet sonrió.-Y una vez más muchas gracias por todo lo que has hecho por Nico y por mi, ahora vamos a estar algo separados porque cada uno vamos a preparar la pretemporada por nuestro lado. Pero lo llevaremos bien.

Sam giró la cabeza varias veces.¡Para no llevarlo bien! Nico Rosberg tenía suerte de tener a alguien como su amiga a su lado.

-Tengo una idea genial.-exclamó Juliet tras un rato de silencio.

-¿Ah sí?-preguntó Sam con desdén,no tenía ganas de nada.

-Por ahora no te puedo decir nada. Vete al simulador que si no John te va a matar...-Juliet se rió y Sam la miró con incredulidad.-No es porque no te lo quiera decir,es que antes tengo que hacer un par de llamadas. Déjalo en mis manos,¿vale?

-Está bien,me voy ya.-Sam se acercó a Juliet y depositó un beso en su mejilla. Ahora si que la rubia había conseguido que se interesase en esa idea alocada,¿De qué se trataría?

Fuese como fuese Sam fue hasta el simulador donde estuvo varias horas probando y estudiando los nuevos circuitos en los que correrían Jules y él este año. Se notaba la ausencia de Max,que había decidido tomarse un año sabático en el que se dedicaría a su familia. La familia,¿Cuánto hace que no veía él a la suya? ¿Un mes? ¿Tres semanas? Ni él mismo lo sabía con exactitud.

-¡Samuel! Estás durmiendo en los laureles.-John le dio una palmada en la espalda,lo que hizo rebotar a Sam del susto. John era mundialmente conocido por lo bruto que era.

-Perdón,¿De qué hablabais?

-De Lucía,la que lleva las redes sociales del equipo. No te para de mirar,yo creo que le gustas.-John señaló a la joven pelirroja que vestía con la ropa del equipo y hablaba con Jules.-Mira, vienen hacia aquí.

John se levantó y saludó amablemente a Lucía y a Jules. Sam, en cambio no se movió e intentó evitar cruzarse la mirada con aquella chica tan guapa.

-Sam,te presento a Lucía. Es muy tímida,no se atrevía a saludarte.-Jules le dio un empujoncito a la joven que sonreía nerviosa. Sam,a regañadientes se levantó y tras dedicarle una falsa sonrisa la abrazó tratando de ser lo más amable posible.

-Encantada de conocerte Sam,soy una gran fan tuya.-dijo Lucía mientras Sam se separaba de ella.

-Igualmente.-Sam trataba de ser lo menos seco posible,pero no podía evitar ser lo más distante posible.¡La idea de enamorarse o de que alguien como Lucía se interese por él no le hacía ni pizca de gracia!

Cuando John se llevó a Lucía a su puesto de trabajo, Jules se llevó las manos a la cabeza.Este amigo suyo...¡Le sacaba de sus casillas!

-¿Por qué te has comportado como Raikkonen ante Lucía?-dijo Jules visiblemente enfadado.

-No estoy teniendo un buen día.-suspiró Sam mirando al suelo,lo que menos quería ahora mismo es discutir con su compañero de equipo.

-La crisis de los 25.-Jules se rió y le dio un toquecito a su amigo en su hombro antes de irse. A él tampoco le apetecía discutir con Sam y soltó uno de sus chistes antes de irse para relajar el ambiente.

Sam bufó,pero Jules tenía razón. El día nueve cumpliría 25 años y no estaba nada contento con la dirección que había tomado su vida.

-¿Así que crisis de los 25 eh? ¡Menudo drama!-Juliet le abrazó y se sentó a su lado.-Todo eso se cura con chocolate. Prueba.

Le ofreció una tableta un tanto rara sin abrir.¿Esa era la idea tan brillante que se le había ocurrido antes? ¿Comer chocolate?

Aún así Sam sonrió y abrió la tableta encontrándose dentro algo más que chocolate; un anuncio.

-¿Qué es esto?-abrió el papel y leyó unas cuantas palabras antes de que su amiga le explicase su alocada idea.-Casa rural, San Simón. España...está en español y no entiendo mucho.

-Hace un tiempo Mark Webber me llevó a ese maravilloso lugar. Eso me ayudó a aclarar mis ideas,quiero que te relajes un poco y que te tomes unas vacaciones. Ese va a ser tu regalo de cumpleaños.

Sam se rió y abrazó a la austríaca,¡Que ideas se le ocurrían a esta loca!

-No me mires así,ya hablé con John y te da un par de días de vacaciones. Y hablé con Mireia,la novia de Mark, que te reservó plaza.

-Estás loca.-gruñó Sam. Juliet no se lo podía creer,¡No quería ir!

-No tienes opción. Te vendrá bien cariño.-Juliet se rió y le estrujó la mejilla como una abuelita.

Tras un buen rato peleándose de broma la rubia le ofreció el billete de avión a Sam que acabó cogiéndolo y mirándolo con una sonrisa.

-Espero que no me falles,España.

A Heart Can't Lie.¡Lee esta historia GRATIS!