NUEVO: Tap - Historias en forma de chat para tu 📲 . Disponibles en español
Obtenlo ya

Reto 5

202 5 9

Consigna: Escribe una historia con tu canción favorita como argumento.


TANTO AMOR

—Vas a arrepentirte —dijo mientras me veía arrastrar un par de maletas. Él se encontraba recargado en la pared junto a la puerta de entrada a ese departamento que, en unos segundos, dejaríamos de compartir.

—No lo creo —dije sin darle la cara. Y realmente no lo creía, en ese entonces estaba tan herida y dolida que creía estaba haciendo lo correcto.

Entonces pensé que hacía lo correcto, pero cuando las ganas de asesinarlo se calmaron en mí, pensé que me había precipitado. Igual pensé que no había vuelta atrás, y pensé que podía vivir sin él y, aunque cada día lo extrañaba más y parecía más difícil lograrlo, estaba un poco segura de qué aprendería a vivir sin su compañía, a vivir con mi soledad.

Pero era complicado, a mi soledad le gustaba susurrar su nombre y dibujarlo en los muros de mi casa cuando la quietud de la noche llenaba mi hogar.

Solo deseaba que los días se pasaran pronto y la resignación llegase a mí. Pero querer superarlo se tornaba imposible, me concentraba tanto en odiarle que no podía dejar de pensarle, y de pronto los recuerdos caminaban en dirección opuesta a la razón que nos había separado.

Cuando sus ojos tristes aparecían en mi memoria los míos se llenaban de lágrimas y me llegaba a preguntar: ¿cómo es que esto nos había pasado?, ¿cómo era que nuestro amor que, para mí se antojaba eterno, se había terminado?

Hay ocasiones en que, entre lágrimas, no puedo dejar de preguntarle al viento: —¿Él estará tan dolido como yo?, ¿me extrañará como lo hago yo?, ¿aún me ama como lo hago yo? —y la falta de respuestas me hace llorar.

«¿Yo lo amo aún?»

Claro que lo hago, y lo extraño cada segundo que pasa. La posibilidad de nosotros terminó, pero nuestro amor no se había terminado, al menos el mío no.

«Te vas a arrepentir» Un eco clavando una dolorosa duda en mi interior.

«¿Me arrepiento?» me cuestiono y la respuesta ya no es nada clara. En aquel entonces dije que no lo haría pero desde aquel entonces hasta ahora han sido más días que lo he deseado a mi lado que muerto.

—Quiero olvidarte —susurro al silencio aplastante que me rodea.

—Quiero olvidarte —musito entre dolorosos sollozos.

—Quiero olvidarte —miento para no lastimar mi ego, con mi corazón herido es suficiente.

—Quiero olvidarte —digo y un eco en mi cabeza dice: —Mentirosa, lo quieres a tu lado.

—Siempre —digo, pero no es suficiente y lo sé, las tres lo sabemos, la voz de mi consciencia, mi orgullosa razón y yo lo sabemos bien—. Debí haberlo intentado —sugiero pero no puedo con esas palabras.

Él era quien más amaba, quien más amo y me traicionó, a mí, a la mujer que más amaba, porque sé que me amaba, sé que me adoraba, sé que yo era su todo, su cuerpo temblando de impotencia por no poder cambiar el pasado me lo sugirieron esa tarde que lo dejé.

»Debiste detenerme —suelto un imposible. Sé que le dolía como nada dejarme ir pero debía hacerlo después de lastimarme como lo hizo.

Yo era el amor de su vida, lo dijo él y por años lo pude ver. Por eso no podía solo perdonarle un desliz ni él podía perdonarse tampoco. Dejarme ir era su penitencia y sufrió conteniéndose de amarrarme con sus brazos y obligarme a quedarme a su lado.

»¿Cómo llegamos a esto? —me pregunto de nuevo y de nuevo no hay respuesta, solo desesperantes sollozos que me ahogan, solo pesados sentimientos que me aplastan, solo esta interminable soledad que me acompaña.

—Nunca me dejes de amar —cierro los ojos y pido— y soporta mi ausencia como yo lo hago con la tuya por no dejarte de amar. —Y es que sé que no es la traición lo que me duele, no es que no esté lo que me duele. Lo que me duele es que lo amo y que no haré nada por volver a su lado, como él no hará nada porque yo regrese con él.

Yo no merecía su traición, por eso no estaré al lado de alguien que me hirió, aunque lo ame; y él no permitirá que esté con quien ya una vez me lastimó, porque me ama.

»Somos tan estúpidos —balbuceo mientras el cansancio por el llanto me cobija y mi mente y cuerpo se rinden al sueño de madrugada—. Te amo —musito para quedarme de nuevo dormida, como cada noche desde entonces ha sucedido y como cada noche para siempre sucederá.



Pues así que digan que tengo una canción favorita, pues no, pero esta canción es de las que más me gustan. Espero la historia les encante. Y a respecto de escribir con canciones como argumento eso ya lo hice, mi historia se llama NOS CANTA EL AMOR tiene 15 hermosas canciones que cuentan una hermosa historia de amor, ojalá la lean y ojalá les guste.

Gracias por leerme... Saluditos (^3^)/


52 RETOS DE ESCRITURA 2016¡Lee esta historia GRATIS!