Cap 2.15

493 17 0

YOLI

Álvaro nos contó que Carla y David se habían ido, que se habían casado. Lo que a todos nos entristecía era que no fuimos a la boda, ni que nos avisaron si quiera. Aquí, no éramos delincuentes, básicamente porque la policía no sabía que corríamos con los coches y algunos también con las motos.

No nos habían llamado y no nos cogían el teléfono. Fuimos a las carreras para desconectar un poco, Carlos estaba corriendo algunas carreras mientras Sandra, María y yo bailábamos con algunas amigas en un rincón que usábamos todos como pista de baile. Dani, Blas, Drake, Laura, Blanca y Álvaro estaban hablando mientras tomaban algo.

Seguimos bailando un par de horas más y bebiendo algunas copas más cuando empezamos a oír sirenas de coches de policía. Todos empezamos a correr hacia nuestros coches, muchos se caían siendo empujados o golpeados por la policía. 

Alguien me empujó y mispies se cruzaron con los de otras personas, haciéndome perder el equilibrio. La gente pasaba por encima de mí sin importarles el daño que me hicieran. Uno me dio en uno de los costados y creo que me clavó algo que empezó a afectar a los pulmones.

No podía respirar, me costaba demasiado.

Había perdido de vista a Carlos y a los demás y no sabía donde me encontraba. Empecé a oír unas voces totalmente desconocidas para mí que hablaban entre sí. Una serie de ruidos me impedían tener algo claro en aquellos momentos.

De vez en cuando habría los ojos para ver donde estaba y con quien. La primera vez que los abrí, había un hombre poniéndome una especie de mascarilla en la cara, la segunda vez que los abrí, me llevaban por unos pasillos. Y no volví a abrirlos. 

MARÍA

Me desperté por la mañana tirada en el sofá del piso. Tenía el móvil tirado en la mesa, lo miré y por suere, aún me quedaba más del 35% de la batería. Me levanté con un poco de resaca que me impedía levantarme del todo del sofá. 

Cuando por fin conseguí levantarme, dí un par de pasos hasta la cocina hasta que sonó mi móvil. Suspiré. Fui hasta la mesa y cogí el móvil. No me fijé en quien llamaba, directamente descolgué.

-¿Sí?-dije frotándome los ojos suavemente.

-¿Conoce a Yolanda...?

-Sí, la conozco, ¿quién es?

-Llamamos del hospital. Ha sufrido un accidente, está aquí ingresada. 

-Voy para allá.

Colgué inmediatamente. Llamé a los demás y les avisé mientras iba hacia el hospital. Busqué en recepción a algún doctor para que me dijera en que habitación estaba Yoli. Los nervios me invadían y no sabía que hacía, no era consciente.

Algo me decía que hiciera lo que había estado haciendo y lo que seguía haciendo. Estaba en un pequeño estado de shock y en el fondo no sabía realmente lo que estaba haciendo.

Me senté en una de las sillas que había en el pasillo al lado la habitación en la que habían dicho que estaba Yoli. No me habían dejado entrar a verla a pesar de que me habían dicho que estaba bien y que se recuperaría. 

Pasado un rato más, llegaron todos, Carlos el primero totalmente preocupado. 

-Tranquilo, está bien.-le dije antes de que dijera nada.

-¿Seguro?-asentí.-¿Podemos verla?

-Sí, pero el médico no lo recomienda.

-Yo necesito verla.-dijo antes de entrar en la habitación.

-¿Qué le ha pasado?-preguntó Sandra.

-Al parecer le habían roto una costilla y se le había clavado en uno de los pulmones. Pero está totalmente fuera de peligro.

Todos entraron, menos Dani que se quedó conmigo a mi lado. Me abrazó y sin darme cuenta empecé a llorar desconsoladamente en su hombro. Al rato salieron todos de la habitación menos Carlos, que según lo que me dijeron, no se quería separar de ella y se quedaría a pasar la noche.

Pasado un rato, Dani me obligó a levantar la cabeza y a mirar por el pasillo. Venía Raquel. 

RAQUEL

Después de preguntar en recepción por Yolanda, fui a la habitación que me indicaron y estaban todos fuera, menos Carlos y Blanca que no estaban. Busqué a Álvaro y cuando lo hice y me vio, le abracé. 

Quería darle todo mi apoyo, y aunque no les conocía muy bien, en el fondo me importaba la salud de todos y cada uno de ellos. Y no sé por que, pero sobre todo Álvaro... Quizás fuera cierto que en aquel pasado juntos nos enamoramos. 

O no.

Era todo muy confuso. 

-¿Qué tal está Yolanda?-dije cuando me separé de Álvaro.

-Se recuperará. Pero estará ingresada una temporadita.

-Mientras se recupere cualquier cosa vale. ¿Cuánto tiempo se va a quedar en el hospital?-pregunté.

-El médico dice que un par de días por lo menos. Y por si acaso dos días más.

JUNTOS SEGUIREMOS EL COMPÁS(Auryn, no son famosos)¡Lee esta historia GRATIS!