NUEVO: Tap - Historias en forma de chat para tu 📲 . Disponibles en español
Obtenlo ya

Capítulo 51

85.1K 3.5K 974

+18

—¡Quédate quieto! —Le grité riéndome. Hizo caso omiso a mi pedido y su mano siguió bajando por mi cuello delicadamente, como si temiera que desaparezca.

Estábamos en el baño. El, apoyado en la pared y yo tratando de curar la herida que le hizo el bruto de mi hermano

—No tienes idea lo caliente que estabas hace veinte minutos.

—¿Cuando eche a mi madre, la tuya y Dilan?

—Nunca te vi tan decidida.

—No sabia que decidida era equivalente a ponerte caliente.

—Tu siempre me pones caliente.

Pense que supere la etapa de sonrojarme con las cosas que Alex me decia o hacia. Pero no. Mis mejillas ardían.

—Muy gracioso, ahora quédate quieto, no puedo terminar de curarte esto si no lo haces

—¿Estás avergonzada, Hel? —Pregunto. Él sabía que si, pero no iba a responder a su arrogante pregunta ni loca.

Bufé. —No.

Su mano dejó mi cuello y fue a mi pierna.

«Tu enfocate en su pómulo, Helena. Enfocate. Enfocate. Enfocate...»

La palma fue hacia la parte interna de mi muslo. Subió un poco más. Más. Y más... Madre santisima de todos dioses.

Solté la gasa que tenía en la mano al sentir los dedos de Alex en mi entrepierna. 

Desabrochó el botón de mis jeans y bajo tortuosamente el cierre.

—¿Y qué tal ahora? ¿Avergonzada? —Dice en voz ronca.

Negué con la cabeza y seguí con la vista como su mano entró en mis pantalones y mis bragas.

Mi cabeza fue hacia atrás y me trague el gemido que casi sale de mi boca. 

Alex, comenzó a tocar mi centro húmedo y beso mi cuello. Sus movimientos eran demasiado apresurados. Me agarre de su hombro, porque sentía que iba a perder el equilibrio.Mi piel hormigueaba bajo su toque.

—¿Y ahora, Hel? ¿Nerviosa, avergonzada?

No respondí y él se quedó quieto en el lugar donde hace unos segundos estaba tocando tan fieramente. Es un maldito.

Asentí con la cabeza y otra sonrisa arrogante se asomo en sus labios.

Me beso, nuestras lenguas comenzaron a acariciarse. 

Esta vez no quería algo lento, dulce y romántico. Quería besos apasionados, apresurados y desesperados. Y no estoy hablando solo de besos...

Con una mano tome su nuca y con la otra el borde de sus pantalones, atrayendo su cadera más a la mia.

El entendio el mensaje porque en un movimiento rápido, mi espalda estaba contra la pared. Agarró mis manos y las entrelazo. Las puso sobre mi cabeza y pasó su pierna entre las mías para abrirlas más. 

Me quito la blusa y deslizó su lengua por la poca piel visible de mis pechos gracias al sostén. Yo misma me lo saque para que tuviera mejor acceso a ellos.

—¿Quiero una ducha, tu no? —Mordio el lobulo de mi oreja. Asentí con la cabeza—. Bueno pero para eso hace falta ensuciarnos un poco.  

No pude articular palabra, sólo sentía como mis bragas se humedecen aún más.

Acunó mis senos en sus manos. Bajo la boca hacia ellos. Pellizco, lamió y jugó con mis pezones como se le dio la gana, ellos tenían línea directa hacia mi sexo, lo que era aun mas dificil aguantar mi necesidad ahi abajo. Me quitó lo que quedaba de mi ropa y yo hice lo mismo con la suya. Lo único que nos separaba de estar lo más juntos posible, era su boxer. 

Trazo el contorno de mis labios hinchados. Yo, sin pudor alguno, los puse en mi boca, succione y chupe. Él me observó detenidamente y noté como sus ojos se oscurecían. Muy lentamente sacó sus dedos de mi boca y bajó sus manos hasta mis piernas abriéndolas de par en par, temblé de placer. Me tomó por las caderas fuertemente pegándome a la erección en su bóxer, mis piernas temblaron y jadeé involuntariamente. Muy rápido se saco el boxer y mis ojos fueron hacia su miembro. Está completamente erecto.

Sin ningún tipo de timidez y sin que él se lo espere lo toco. Abre los ojos como platos. Muevo despacio mi mano en su larga y gruesa longitud palpitante. El cierra los ojos y se apoya en la pared, su mano quedando al lado de mi cabeza.

Se sentía raro, pero al mismo tiempo bien al saber que a él le gustaba lo que estaba haciendo. Fui más rápido y él gimió apoyando su frente en mi hombro, lo mordió ligeramente y rapido saco mi mano de su pene. 

—Voy a venirme en tu mano y tengo otros planes —dijo sin aliento.

Asentí y me besó con pasión y urgencia.

—Te sigo en ellos —respondí separandonos, él hizo lo mismo.

Volví a besarlo, como si sus besos fueran una necesidad vital. De hecho el besarlo me dejaba en un total frenesí y de esa forma lo sentía yo. Necesitaba su cercanía, su toque, necesitaba cada parte que el quisiera darme. Lo quería todo.

El paso la punta de su pene por mi sexo, restregandolo. Como preparándome para lo que viene a continuación.

Me miró con cierto temor, yo bese su cuello incentivandolo aún más.

Se introdujo en mi lentamente, mirándome a los ojos esperando alguna señal de dolor, pero en vez de eso gemi demasiado fuerte. Que bien se siente, maldición. No era una afirmación para el, pero se podía decir a simple vista que estaba disfrutando esto. Él me embistió más duro, haciéndome sentir empalada completamente. Estaba en completo éxtasis, queria mas y mas. Agarró desesperadamente mis muslos y me levanto aun dentro de mi. Mi espalda desnuda estaba contra la pared y me moví con el. Entrando y saliendo rápido y desesperado. Gruñó mientras le arañaba la espalda al sentir cada golpe, duro, seco, pero a la vez tan maravilloso y deleitante que me enloquecía, como también a él.

Alex, estaba perdiendo el equilibrio porque soltó mis muslos y apoyó ambas manos en la pared. Yo no quité mis piernas de su cintura. Seguía allí. Segui moviendome. Alex, con una mano sostuvo mi cintura y me ayudó a ir arriba y abajo.

Entre gruñidos y gemidos, llegamos al orgasmo. Ambos estábamos completamente sudados y jadeantes, aunque parecía que Alex, hubiese corrido un maratón. Estaba peor que yo en todos los sentidos. Después de un rato quietos, tratando de recuperar aire, sentí algo caliente bajar por mis piernas , él también lo noto porque abrió bien los ojos. Aun dentro de mi, encendió la ducha y me soltó. Observé cómo su semen se perdía en el agua, lo miré inquisitivamente y juro por dios que jamás vi en su cara tanto temor.

—Olvide el condon.

N/A: Cap dedicado a aquellas chicas pervertidas que querían la primera vez de Helena y Alex mas... atrevida... ¡¿A QUIÉN ENGAÑO?! ¡QUERÍAN QUE LO HICIERAN COMO ANIMALES! ¡QUERIAN QUE ALEX LE DE A HELENA CONTRA LA PARED Y DURO, NO LO NIEGUEN! Y COMO SOY BUENA LES DOY LO QUE QUIEREN!  El cap no es para menores de 18 años, pero creo que lo tenia que poner al principio del capítulo.

¿Que? ¿Me van a decir que si ponía advertencia iban a dejar de leer? ¡JA!

Capítulo dedicado a AntofiaLokalectora17 y ValeriaCalluchiBerna Espero que les haya gustado hermosuras! Gracias por el apoyo.

Si a ustedes les costó leerlo sin ponerse rojas, piensen que me moría de risa y estaba como un tomate mientras escribía. Mi familia me mira como si estuviera loca y probablemente lo este xD

Gracias a Valentina por ayudarme con el cap

Voten y comenten :3



¿Solo Primos? ©¡Lee esta historia GRATIS!