Capítulo 21 - La Confrontación

3.1K 382 67

Drink tomó el teléfono y marcó el número de Fok, esperó dos tonos antes de escuchar su voz, sonaba agitado y eso le oprimió el corazón ¿estaba con alguien? ¿Qué hacían?

-¿Drink?- su voz se escuchaba animada, si estaba con alguien más al menos era obvio que preferiría estar con él.

-Hola- intentó sonar normal- ¿Podemos vernos hoy?- vio el alto techo del laboratorio.

-¿Ho...hoy? ¿eh? Oh...- ¿Dudaba? Claro... aunque le había dicho a Fok que su cama estaba disponible para él cuando quisiera, no funcionaba a la inversa.

-¿No es posible?- preguntó y la respuesta fue inmediata.

-¡No!- cerró los ojos con fuerza, así que era un no...- ¡Quiero decir sí! Si podemos vernos... era eso... ¿quieres que vaya a tu casa?- Drink respiró profundo.

-¿Estás con alguien?- Fok al otro lado de la línea estaba en el departamento en donde su hermana se había mudado con su nuevo novio, sus papás se lo estaban tomando bastante bien pero le habían pedido que fuese a ver donde vivía su niña. Habían estado platicando en la pequeña sala, el departamento era un espacio abierto entre la pequeña pero moderna cocina y la sala de estar, solo tenía una habitación que compartían. Cuando el tono que había puesto para Drink sonara había corrido a contestar, para su vergüenza, ante los ojos curiosos de su hermana.

-Algo así...- Respondió viendo a la chica, no iba a decir frente a ella "estoy solo", no quería que preguntara.

-¿Puedes venir ahora? – Fok se mordió el labio inferior.

-Puedo...- Drink asintió, si hubiese dicho que no, posiblemente su orgullo le habría hecho terminar con todo aquello en un arranque, pero ahora podía soportar un poco mas...

-¿Cuánto tardaras en llegar?- Fok volvió la mirada a su hermana, estaba a unas calles, podría caminar hasta allá, o tomar el metro y llegar en buen tiempo.

-¿Media hora?- Drink asintió y guardó el documento en su ordenador parándose y comenzando a apagar.

-¿Te espero en media hora entonces?- Fok sonrió donde estaba.

-Bien... hasta dentro de un rato- y colgó más que porque le fuera fácil colgarle porque le atraía mas la idea de verlo en persona- Lo siento hermanita, pero creo que esta visita terminó- la chica le veía con una sonrisa pícara.

-Vaya... ¿qué fue eso? – Fok le señaló.

-No te metas- ella levantó las manos.

-No lo hago... solo... ah, cómo caen los grandes- se burló y Fok le miró mal.

-Habla por ti- le respondió y tomó su chaqueta saliendo de ahí. Subió al elevador y éste bajó absurdamente lento. Al salir, buscó la estación de metro más cercana.

Drink por su lado salió del trabajo y caminó a su departamento, en tiempo record llegó en veinte minutos, apenas con diez minutos de tiempo que uso para cambiarse de ropa por algo mas cómodo y volver a la cocina y revisar qué tenía, sacó hielo y lo llevo a la sala junto con un par de vasos de cristal y una botella. La iba a necesitar ya fuera que la bebiera solo o acompañado, poco después de diez minutos llamaron a su puerta, era Fok y le dejó entrar.

-Vaya... es la primera vez que pides que nos reunamos- Fok sonreía, parecía contento porque lo llamara ¿acaso lo había hecho sentir abandonado por jamás llamar?

-Lo deseaba... pero no quería presionar- Fok asintió nerviosamente y Drink le señaló la sala- ¿Bebes algo conmigo?- Fok frunció el ceño intrigado.

Una Adicción Peligrosa¡Lee esta historia GRATIS!