Enero 1, 1994

194 2 0

Una vez me dijeron que este lugar era mágico y yo así lo creía porque las palabras habían salido de la boca correcta. Sin embargo, nunca había visto la magia hasta que él apareció. Esta tarde fue la primera que pasamos juntos en este claro en el bosque, aunque él no sabía que yo estaba ahí.

Lo vi llegar dando pasos torpes, cayendo, sobando sus rodillas y codos. Me puse en alerta, como un ciervo que siente al depredador más cerca de lo que quisiera, peor no huí. No sé por qué no huí. No entiendo qué fue lo que me obligó a quedarme, contemplándolo entre las ramas del árbol salvaje que me daba cobijo.

Mis manos parecían querer guardarlo, trazando lineas sobre la corteza, sin mi consentimiento. Desconozco su nombre, edad, magia, pero creo que volveré al claro en la mañana.

MariposaRead this story for FREE!