Forty Six

1.6K 72 1

3 Meses más tarde...

Me levanto igual que todos los días, corriendo. Me preparo lo más rápido que puedo y voy a casa de Blanca, nos vamos a ir a Londres todo el mes de Julio para poder sacarnos el first cuando vengamos, y así será todo algo más fácil en la carrera.

La selectividad fue hace dos semanas, y me ha salido bastante bien la verdad, he conseguido más de la nota que necesitaba para entrar y bueno, seré una futura abogada.

-¡Ya voy! -Grita cuando llamó a su timbre y no tarda mucho en abrir.

-Pasa, tengo que guardar el neceser todavía. -Dice y paso a su casa.

-Hola Marina. -Me saluda su hermano de cinco años y le doy un beso.

Espero a que Blanca termine y mi hermano nos lleva al aeropuerto.

-Tened cuidado eh. -Dice antes de darme un abrazo. -Te voy a echar de menos canija.

-Yo a ti también grandullón. -Le digo.

-Y tráete a alguna inglesa que este buena.

-Lo tenía en cuenta. -Respondo riéndome. -Nos vemos en un mes.

-Adiós chicas.

Nos reunimos con el grupo que había allí y vamos a buscar a un monitor.

-Nombres por favor.

-Marina y Blanca. -Responde mi amiga sacando ambos DNI.

-Sí, aquí. -Añade tachando nuestros nombres. -Aquí tenéis vuestro billete, cuando lleguen los últimos que faltan os daremos las instrucciones y cómo va a ir todo el viaje.

-Vale muchas gracias. -Respondo yo.

-¿Y quiénes faltan por llegar? ¿Quedan muchos? -Pregunta Blanca.

-No. Solo faltan Jesús y Daniel Oviedo.

-Gracias. -Dice mi amiga por mí y nos damos la vuelta.

-No puede ser. -Digo llevándome las manos a la cara. -¿No pueden ser otros verdad?

-Claro, por eso no hay ni firmas ni conciertos en julio. -Dice obvia Blanca.

Desde que Jesus me dejó, no ha vuelto a saber nada más de ellos, incluso deje de ser Gemelier, es como si después de todo si seguía siendo fan suya me acordaba de todo y era cada vez peor. No sé cómo están la verdad.
Y bueno, con Angela nunca e llegado a perder la relación, y ella sigue estando con Dani, aunque nos vemos bastante poco la verdad.

~~~

-Dani. -Llamo a mi hermano que está pendiente del móvil. -Vamos que no llegamos.

-¡Qué ya voy! -Grita dejando el móvil enfadado mirándome mal.

-¿Qué te pasa? -Pregunto.

-Que me voy un mes de viaje y no me dejas despedirme ni de mi novia joder, eso es lo que me pasa.

Sin decir nada me doy la vuelta y subo a nuestra habitación, estoy cansado de que cada vez que habla con Ángela me hable así de verdad.

Me siento en la cama y suspiro. ¿Qué será de Marina? La verdad es que no he vuelto a hablar con ella, y lo agradezco, porque es todo como más tranquilo y sin menos preocupaciones.
No digo que ella sea un estorbo, pero necesitaba esto la verdad.

-¿Vamos? -Dice Dani abriendo la puerta de la habitación.

-Sí, vamos. -Digo levantándome sin ganas.

-Perdóname por lo de antes. -Me dice mi hermano pasando su brazo por mis hombros. -¿Qué te pasa?

-No, nada. Necesito despejarme Dani.

-Seguro que este viaje nos va a ayudar a los dos. Y además, Justin está de gira por allí, quién sabe si nos lo encontraremos por Londres y dirá, ¿tú eres Jesus verdad?

-Dani no digas tonterías. -Añado riéndome y le doy un codazo. -Eso va a ser imposible.

-Lo mejor está por venir, hermanito.

Entre una cosa y otra llegamos al aeropuerto. Junto a nuestra madre buscamos al grupo y vemos a un monitor y nos vamos hacia el.

-Hola. -Le saluda mi hermano.

-Ya era hora chicos. Llegáis tarde.

-Las fans nos estaban siguiendo. -Dice Dani, aquel hombre pone una cara rara y empieza a mirar los papeles.

-¿Oviedo Morilla verdad? -Pregunta y ambos asentimos.

-Vuestro DNI por favor.

Les damos el DNI y apunta algo en los papeles.

-Perfecto, podéis despediros de vuestra familia y juntaros con el resto, en unos minutos daremos las instrucciones. -Dice y se va a hablar con otro.

Nos volvemos con mi madre y le abrazamos.

-Por favor tened muchísimo cuidado. Si os pasa algo, llamadme, y...

-Mamá, estaremos bien. -Le para Dani abrazandola.

-Nunca he estado tanto tiempo de parada de vosotros, y menos si sois famosos, ¿quién va a estar pendiente de vosotros si no conocéis a nadie?

-Los monitores saben que somos famosos mamá, no te preocupes de verdad, no nos va a pasar nada, tenemos ya diecisiete años sabemos cuidarnos solos.

-Dadme otro abrazo por favor. -Nos pide y la abrazamos con ganas.

Nos juntamos con los demás y de repente veo una cara que conozco perfectamente.

-Dani. -Llamo a mi hermano. -Marina está aquí.

-¿Qué dices Jesús?

-Que sí, mira.

-¿Y qué hace ella aquí?

Ni un minuto más {Gemeliers}¡Lee esta historia GRATIS!