*Psst* Notice anything different? 👀 Find out more about Wattpad's new look!

Learn More

Capítulo 55

242 18 37

Tras unas 3 horas en el hospital haciéndole a Sam todo tipo de pruebas,hablando con la policía etc volvimos a casa en taxi a medianoche.

Miré de reojo a Sam mientras ordenaba un par de papeles del coche para entregar a la policía al día siguiente. No pude evitar sonreír,porque pensé que se iba,que lo perdía.

Aunque no todo podía haber salido perfecto y el médico nos informó que tenía que llevar aquella escayola en el brazo dos semanas y guardar reposo pues tenía un par de costillas rotas.

-¿Tienes sueño?-me preguntó Sam sin mirarme,estaba atento al programa de tv que llevaba un rato viendo.

-No.-miré mi reloj,las doce y media de la noche.-Pero si quieres puedes irte a dormir,definitivamente,hoy ha sido un día muy largo. No gano para disgustos.

-Yo...es que...-me miró nervioso y después se rió.-Es que quería ducharme y así lo veo complicado.

Me mordí el labio mientras el inglés se rascaba la cabeza nervioso. ¡Qué cosas!

-Y que soy yo,¿Un mueble? Te ayudo yo a ducharte,no faltaría más.

-¿De verdad?-asentí y él se levantó.-Me ducharé con ropa interior porque sé que es muy incómodo para ti todo esto.

Y se rió. Acababa de tener un accidente de tráfico pero no paraba de hacer de las suyas. Este hombre me trae loca.

Me senté en un tamburete que había en el baño al lado de la ducha mientras Sam no llegaba. Cuando entró se quedó un rato mirándome.

-Me vas a desgastar,no me mires tanto.

-Haría otra cosa pero como tengo el brazo prácticamente roto pues...-hizo amago de quitarse la camiseta pero era misión imposible.

-Eres muy bruto.-me reí y le quité la escayola con mucho cuidado.

-¡Duele muchísimo! Casi no puedo ni mover el brazo.-intentaba levantar su brazo derecho pero se ponía a dar saltitos de dolor.

-Eres como un niño pequeño.

El inglés me miró con esos ojos celestes que tanto me gustaban. Una sonrisa y nuestros labios se volvieron a unir como muchas otras veces aquella misma noche.

Después de quitarle toda la ropa menos sus bóxers abrí el agua de la ducha y le señalé la entrada. Evitaba mirar más de la cuenta al inglés,que se moría de vergüenza.

-¡Dios! Está demasiado caliente...-se quejó Sam y corrí a cambiar la dirección del grifo.-Así perfecto.

Cogió una esponja y empezó a ducharse mientras yo salía de aquel baño a airearme un poco. Esto estaba siendo demasiado para mi.

-¡Juliet!-me llamó Sam.

-¿Qué pasa?-me asomé y me empezó a salpicar.-¡Sam,para!

Pero el inglés no paró y siguió salpicándome con la mano que no le dolía. Empapada,corrí hacia el grifo y abrí el agua fría.

-¡Que cabrona eres!-se empezó a reír y tiró de mí. Cogió el grifo y lo volvió a poner como antes.-Así mejor,templadita. Te veo mojada guapa.

La rabia invadió mi cuerpo totalmente mojado. El agua de la ducha no paraba de caer sobre mi cuerpo y la ropa se quedó adherida a mi.

Miré a Sam a los ojos,él me miraba de arriba a abajo con una sonrisa. Aquel baño se me estaba quedando pequeño en ese momento. Pegó su cuerpo contra el mío y cerré los ojos cuando sentí sus labios contra los míos.

Todo sucedió demasiado lento. Cuando los besos pasaron al cuarto de Sam él me quitó la ropa también muy lentamente, como si el tiempo se hubiera detenido en aquella oscura habitación.

You can be a champion, Nico Rosberg.¡Lee esta historia GRATIS!