DÍA 8

3.8K 373 25

♬ CANCIÓN PARA EL DÍA 8: ESCAPAR (DE KUDAI) ♬

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

♬ CANCIÓN PARA EL DÍA 8: ESCAPAR (DE KUDAI) ♬


Don Lucio optó por alejarse de su hogar hasta el anochecer. Necesitaba pasar tiempo a solas y reflexionar, acomodar sus ideas y preocupaciones. Subió a su vehículo y condujo sin rumbo por las afueras de Argentina. Avanzó con las ventanillas bajas y el viento que enredaba su largo cabello.

En el asiento del copiloto descansaba un portafolio con los materiales necesarios como para escribir alguna de sus memorias. En el asiento trasero, un tupper plástico contenía su almuerzo.

Se detuvo recién al llegar a un río. No estaba seguro de cuál era o a dónde llevaba, pero el paisaje le resultó desolado y cómodo.

Movió su cuello de un lado al otro para descontracturarse. Quería dejar atrás las formalidades y pretensiones por un rato. Esto era algo que jamás se atrevería a hacer en presencia de otras personas porque temía que arruinara su imagen ante la sociedad, pero de vez en cuando necesitaba de la armónica soledad, de las conversaciones consigo mismo.

Se quitó los zapatos y los dejó sobre su asiento. Caminó descalzo hasta la orilla y se sentó con los pies en el agua helada. Era un día nublado, pero cálido. La brisa leve no le molestaba.

Don Lucio observó los alrededores, curioso, y sonrió ante la desolación. Se soltó entonces el cabello y se recostó sobre el pasto. Con la mirada en las nubes, pensó en los sucesos de las últimas semanas y se preguntó quién era él en realidad, qué hacía todavía en el purgatorio y cuál era su propósito. Imaginó formas en el cielo mientras viejas melodías arrastraban sus preocupaciones.

—¿Qué quiero? —consultó en un susurro. Alzó una mano y la observó a contraluz como si en ella estuvieran escritas las respuestas—. ¿Asustarla o protegerla? ¿Odio, respeto o cariño? —suspiró, incapaz de hallar consuelo a sus interrogantes—. Manuela, mi Manuela. Si estuvieras acá todavía, no me encontraría en esta situación. Y si tuviera dudas, vos las responderías todas.

Evocó el rostro de su esposa una vez más e imaginó que ella se recostaba a su lado y le dedicaba una mirada comprensiva, aunque silenciosa. En momentos como aquel, él extrañaba la compañía de su amada. Desearía poder bailar ahí mismo con ella un último tango, darle un beso más y cumplir con la única promesa que alguna vez rompió.

Por muchos años había intentado olvidarlo todo, dejar atrás la melancolía y seguir adelante. Sabía que la tristeza no le servía de nada y que la culpa era su peor enemiga. Sin embargo, la presencia de Anahí logró despertar su costado vulnerable.

Por momentos, él se convertía una vez más en el Lucio antiguo, en el hombre que más allá de ser respetado, era apreciado. El que sonreía a diario y siempre tenía tiempo para distenderse de sus obligaciones. Junto a la pelirroja, fragmentos de su pasado regresaban, salían a flote con ganas de revivir.

Tal vez, en el fondo él deseaba volver a los años previos. Quizás, Anahí se le presentaba como una excusa para recuperar lo perdido. Él lo sabía, lo había aceptado en su interior pero todavía no estaba listo para exteriorizarlo.

"Anahí no es Manuela", se dijo varias veces, decepcionado. "Y jamás podré sentir por alguien lo que alguna vez sentí por mi esposa". La convicción era sincera.

Lo que más le molestaba era que, de vez en cuando, olvidaba que su protegida no era su esposa. No comprendía el motivo, pero algunos detalles de su personalidad le resultaban similares. En el físico no se parecían más que en el blanco de los ojos, pero ambas poseían un fuego similar en sus almas.

En más de una ocasión casi le dijo Manuela a Anahí.

Don Lucio se llevó ambas manos a la cabeza y ahogó un grito frustrado. Todavía le quedaban más de veinte días de tortura.

"Una vez que se marche, todo volverá a la normalidad", pensó. Confiaba en que Anahí se convirtiera apenas en una memoria más sobre la que él escribiría en el futuro.

Olvidó su almuerzo por completo y tampoco redactó su pasado. Don Lucio se quedó recostado sobre el pasto hasta que se le entumecieron las piernas con el agua casi helada del río. Y recién cuando el sol ya casi desaparecía por completo tras el horizonte, regresó a su hogar.

El día de reflexión no le había servido para nada. Estaba incluso más confundido que cuando se alejó de su casa por la madrugada.

 Estaba incluso más confundido que cuando se alejó de su casa por la madrugada

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.
Purgatorio (pronto en librerías)¡Lee esta historia GRATIS!