Capítulo 20

101K 3.9K 3.5K

Hola holaaaaa bebés.
¿Adivinan quién se ha quedado hasta las 2.30am para escribir capítulo?
SÍ, YO.
Espero que os guste por eso, porque estoy muriendo de sueñito y no sé siquiera lo que digo. Si encontráis unicornios y perros rosas por la novela, es porque debí caer dormida mientras escribía.
Espero que os guste ♥

-Joder, Perrie, ¡cállate ya!

Zayn fue el primero en atreverse a interrumpir la larga charla de la rubia, quien soltaba cientos de palabras por minuto mientras caminaba por toda la sala.  La mañana había pasado más rápido de lo esperado, yo ya me había cambiado de ropa a regañadientes ya que me encantaba como olía la ropa de Louis, en esos momentos eran las cinco de la tarde y nos encontrábamos todos en la habitación de Niall, ya que las enfermeras habían decidido volver a trasladar al morocho a su lugar principal por ser tan extremadamente pesado. Todos sabíamos que tarde o temprano aquél chico iba a volver a escaparse de su cama para volver al lado de su mejor amigo, y nadie iba a ser capaz de impedírselo. Así que vale más prevenir que curar, ¿no?

-De todas formas ya me iba –masculló quemada, agarrando su bolso con firmeza.

Tanto Niall como yo matamos a Zayn con la mirada ya que nos encantaba escucharla hablar, pero antes de que uno de los dos se atreviera a decir algo alguien picó a la puerta.

-Adelante –Louis frunció el ceño mientras todos nos volteábamos hacia atrás.

-Hola chicos –el sonido de aquella voz familiar me hizo sonreír.

-¡Liam!

Me levanté del regazo de Louis y salí corriendo hacia el castaño para darle un abrazo, que fue correspondido con gracia.

-Hola Liam –saludó mi novio desde atrás.

Perrie me miró extrañada esperando una presentación.

-Oh, Perrie, este es Liam Payne –le sonreí-. Fue él quien evitó que Louis y yo fuéramos atropellados.

-Gracias a Dios –suspiró ella caminando en nuestra dirección-. Gracias, Liam.

-Liam, ella es Perrie Edwards, mi mejor amiga.

Escuché a Louis susurrar algo por detrás de mí y me volteé para mirarlo. Los celos le comían el alma al pobre chico. Regresé a su regazo y lo abracé con fuerza dejándole claro a quien quería.

-¿Cómo estáis chicos? –les sonrió a Niall y Zayn, quienes alzaron las cejas como si la respuesta fuera obvia-. Vale, vale, ya veo.

Me percaté de que el muchacho llevaba una gran bolsa negra deportiva colgando de su hombro izquierdo, vestía con una camiseta de tirantes negra ajustada, unos pantalones cortos del mismo color que le llegaban por las rodillas, dos líneas blancas decorando los costados. Por último, unas bambas deportivas de color blanco.

-¿Vienes de boxear? –pregunté curioso.

Él dejó su bolsa en el suelo y caminó lentamente hacia el final de la cama de Zayn, sentándose en un borde del colchón. Se cruzó de brazos relajadamente dejándonos ver sus muy trabajados bíceps. Lo envidié.

-No, justo ahora iba de camino hacia el gimnasio –me sonrió amablemente-. Todavía me quedan 45 minutos para entrar, hay tiempo de sobras...

Una indirecta muy directa, Payne.

Mi amiga pasó por mi lado con disimulo y me miró esperando a que yo dejara de conversar con mi nuevo amigo para poder despedirme de ella. Una buena oportunidad para quedar a solas con Liam.

East Of Heaven ~ Larry Stylinson¡Lee esta historia GRATIS!