Capítulo 1

3.9K 362 326


Sus oídos zumbaron apenas puso un pie dentro de aquel lugar que solía frecuentar la razón por la que estaba ahí. Las últimas dos horas; Oh Sehun se la había pasado de lo más lindo enrollado en una manta mientras intentaba pasarse un videojuego que había adquirido en una rebaja de Steam. Debía admitir, que dada la situación ahora mismo extrañaba el panorama de él mismo jugando Outlast y de vez en cuando gritando como una nena en lugar de estar en un ambiente lleno de ebrios depravados y muchachillos gilipollas que son más fáciles que la tabla del uno.

Y si, por muchachillos gilipollas se refiere a su razoncita para estar ahí a las tres de la madrugada con un clima de mierda donde tuvo que venir con un abrigo extra para el imbécil que vino a recoger.

Porque Sehun conocía a Byun Baekhyun como la palma de su mano, y sabía que a pesar de que Baekhyun era dos años mayor era peor que el típico niño pesado de clases. 

Quizás exageraba y hacia mal hablando de esa forma de su amigo, lo conocía desde los nueve años, recordaba con claridad el día en que intentaba aprender a andar en bicicleta sin embargo se negaba a quitar las rueditas de entrenamiento por miedo a caerse. Baekhyun, al que creyó un niño inocentón y dulce termino siendo lo suficientemente mala persona como para empujarle con todo y bicicleta bajo la excusa de « ¡Si te caes muchas veces te acostumbraras y ya no te dará miedo! ». Por supuesto, él se vengó empujándole de un columpio. Fue un flechazo de amistad.

Por supuesto, conforme ambos crecían cambiaban y se convertían en dos mundos completamente distintos. Sehun prefería quedarse en casa, dormir, comer y ver televisión o navegar en Internet. Baekhyun odiaba estar encerrado, en un parpadeo ya tenía planes y salía todas las noches. Sehun se preocupaba por otras personas, en cambio sí a Baekhyun le dan la opción de salvar a una familia numerosa o a su gato, escogería a su gato debido a que: «Yo conozco a mi gato y sé que es un buen gato. En cambio esa podría ser una familia mafiosa o musulmanes radicales. Mi gato no va a poner una bomba en mi habitación»

—¿Has venido por Baekhyun? Él está donde siempre.

Taeyeon trabajaba ahí de camarera y era normal que ella lo llamase a horas de la madrugada cuando Baekhyun no podía ni pararse. Lo miraba con cierta lastima, considerando que las visitas de Sehun ahí eran en su mayoría para llevarse de vuelta a casa a Baekhyun. Recuerda la vez en la que Taeyeon le llamo por teléfono y cuando llego encontró a Baekhyun en plena follada con un desconocido que le pago los tragos. Por supuesto, aquello no le importaría mucho si sólo tratará de un amigo que puede hacer lo que quiera con su vida. Pero la vida era una perra con Sehun y no consideraba a Baekhyun solamente como un amigo. Para nada, Sehun estaba en lo que los valientes caídos denominaban como la « Zona de amigos » Si, Sehun estaba putamente enamorado de Baekhyun sin embargo no se atrevía a decirlo, pues tenía certeza de que él formaba parte de la escasa lista de las personas que nunca han tenido un encuentro más allá de la amistad con Baekhyun.

Si bien, lo correcto sería primero intentar y luego resignarse; Sehun prefería saltarse ese paso y mínimamente aceptar su destino siendo el ultramegahipersuperduper mejor amigo de Baekhyun.

Sehun arrugo la nariz, detrás de él venía Taeyeon quien vivía algo acostumbrada al terrible olor a tabaco de la zona vip y no le afectaba tanto como a Sehun que a pesar de lo seguido que venía no terminaba de acostumbrarse. Baekhyun estaba ahí tirado en el sofá, como si fuera una rutina que sólo ambos conocían estiro los brazos en dirección a Sehun quien no tardo en acercarse y cargarlo algo fastidiado ya de tener que cargar casi todas las noches con Baekhyun ebrio o drogado. Por suerte esta vez sólo parecía algo ebrio y gracias al cielo que se encontraba solo en la zona vip, de lo contrario hubiese tenido otra mala experiencia viendo algo que no le gustaría ver.

Stuck in the Friendzone »Sebaek¡Lee esta historia GRATIS!