capítulo 22

4K 243 44

No se la iba a dejar fácil a Bellamy. El quería un desafío pues tendría un desafio. Si era posible lo golpearia bastante. Necesitaba sacarme toda esta ira que tenía contenida culpa de el.
Si bien perdone a Clarke, una parte de mi necesitaba hacer algo. Quería matarlo, esa era la realidad. Y mi sed de matarlo era muy grande, era como un monstruo creciendo en mi intentando escapar.
Al aceptar el desafío muchos se asombraron otros ya se lo esperaban y a otros le daban igual.
Keane el canciller de Arkadia al escuchar del desafio, No podia evitarlo pero sin puso la condición de que no habría ninguna muerte, uno de los dos tendría que rendirse o llegado al punto extremo de que cualquiera de los dos quedará inconsciente.
Me desilusión fue tremenda, quería matarlo. Esa idea no salía de mi cabeza y en vez de eso tendría que conformarme con dejarlo inconsciente. Haría mejor trabajo para que eso durará varios días.

- En que estas pensando?- las palabras de Clarke me sacaron de mis pensamiento.

- En que es una pena que no pueda matar a Belllamy- le respondo lo más sincera posible

- Como puedes decir eso Lexa.? Ya es bastante malo que vayan a un desafío.- me dice disgustada.

- No es culpa mía. El me desafió, no yo.

- Tu aceptaste - me reprochó y eso me hizo enojar.

- Cuando alguien me desafía no puedo rechazar la invitacion- mi voz se va volviendo más dura.

- Si puedes, eres Heda. Puedes hacer lo que quieras- me devuelve con la misma dureza. No salía de mi asombro..

- POR ESA MISMA RAZON DE QUE SOY HEDA NO PUEDO RECHARZARLA Y SOBRE TODO SI VIENE DE ALGUIEN A QUIEN ODIO CON TODO MI SER- ya no hablaba sino le gritaba a Clarke, estaba realmente furiosa. Ella se asusta ante mi agresividad

- Calmate- me pide

- QUE ME CALME? LO ESTAS DEFENDIENDO Y ME PIDES QUE ME CALMES?- caminaba por todo el cubículo. Me sentía como una fiera presa en su jaula.

- No lo defiendo Lexa. El no estaba en sus cinco sentido cuando te pidió El desafio.- su voz era suave se que quería calmarme.  El problema era que yo no lo quería.

- No importa como lo haya dicho ni como esta estaba ni nada Clarke.  Lo dicho dicho esta. Me voy a enfrentar a el quieras o no. Y por lo visto estas más a su favor que en el mío.

- No es así Lexa. No quiero que nada te pase- ella se acerca a mi tomándome de la mano- Pero es absurdo esto, déjalo.

- No Clarke, una comandante jamás se hecha atrás.

- Por favor. Enserio no quiero peleas entre ustedes. Eres mi esposa y el es el padre de mi hijo, siento como que me pones a elegir- sus palabras se fueron convirtiendo en pequeños puñales

- Si es así como te sientes entonces no me conoces en nada. Nunca te Di a elegir. Eres libre Clarke de elegir aun siendo mi esposa.
Hago esto por mi, por mi puesto de comandante. Si no lo entiendes entonces vete con ese perdedor. Capaz que quieras echarte un polvo con el antes...- un gran sonido retumbo en el cubículo, me quedé dura sin poder articular palabra mientras mi mejilla se ponía roja y caliente.

Clarke me había pegado una fuerte bofetada. Lentamente deje de respirar, me había dolido, no el golpe sino su acción.
Me había pasado al decirle lo último, pero sentir su mano en mi mejilla no me lo espere nunca.
Ella se sorprende de lo que hizo, empieza a llorar, aun sorprendida ante lo que había hecho,  junto sus manos sobre su boca.

- Lo siento, Perdóname por favor- me agarraba del brazo. No podía creerlo. Me doy media vuelta y salgo de ahí.
Escucho a Clarke llamandome. No giró no quiero verla.
Estaba muy enojada sobre rodó conmigo misma.
Me había arrepentido de mis palabras apenas estaban saliendo de mi boca. 
Camine hasta llegar a un pequeño Prado, quería estar sola.
Necesitaba pensar.Quería gritar. Quería hacer varias cosas y sólo me sentía frustrada
Lo habia arruinado, con sus malditas palabras y sus estúpidos celos. Ella había llevado a Clarke a ese límite.
Despues de un rato de meditar, entendía el punto de vista de Clarke. No lo pedia por ella sino por Jack.

- Eres una completa imbécil Lexa- me digo a mi misma.

Era tarde calculaba que todos ya estarían cenando. Regreso a Arkadia, necesitaba pedirle disculpas a Clarke urgente.
Mientras caminaba de regreso, notaba que  no estaba sola.
Alguien me seguía, era descuidado. Sentía sus pasos, el crujido de las hojas secas. Aguizaba mi oído tratando de buscar exactamente donde se.encontraba.
Me maldije el no tener mi espada pero al menos tenía mi cuchillo, me aferre a el. Me pare y apenas escuche un crujido de una rama al quebrarse me movi hacia la izquierda buscando a mi acechador.
Una figura negra estaba de pie en frente mio. Me lancé con todas mis fuerzas derribandolo. Ambos caímos al suelo forcejeando.
Me subí encima de el golpenadolo con mis puños .

- Lexa! Para por favor.- me rogaba.

- Jasper?- me sorprendí al verlo.- Que demonios haces aquí! Casi te mató. - me puse de pie y le Di la mano para que haga lo mismo.

- Perdón - nunca me miraba a los ojos. Desde que llegue a Arkadia cada vez que lo cruzaba el me esquivaba, siempre pensé porque era que me temía pero al tenerlo en frente de mi cuenta que no.

- Esta bien. No pasa nada, me soprendiste eso es todo. Que haces por estos lados?- lo notaba muy nervioso.

- Te segui- me susurra- perdón. Necesitaba hablar contigo a solas

- Conmigo? Sobre?- el miraba a todos lados como buscando, no mejor dicho como observando.
No dejaba de mover sus manos, entrelazaba sus dedos, jugaba con la manga de su remera, la soltaba. Me estaba poniendo nerviosa a mi también.- Jasper! - le gritó y el se sobresalta.

- Perdón. ..

- Ya me has pedido perdón tres veces y no se que es lo que quieres decirme.- mi paciencia se estaba agotando.

- Es sobre Clarke- mi corazón empieza acelarce

- Que le paso?- esta por salir corriendo  caía Arkadia pero el me detiene.

- Ahora nada. Es lo que paso.- no entendía una palabra de lo que me decía.- p rometeme una cosa.

- Que?- el aún me mantenia agarrada.

- No le digas nada a Clarke.

- Decirle que Jasper. No entiendo.

- Te voy a contar lo que paso hace 5 años.

El empezó a relatar lo ocurrido apenas estaba entendiendo lo que me decía, después empecé a entenderlo y mi furia crecía a desmedida, mi rostro perdía color de a poco. La mitad del relato no lo escuchaba.
Varias de sus palabras resonaban en mi cabeza. Su rostro demostraba tristeza total.
Lo abrazó y salgo para Arkadia.
Entró al salón comedor. Veo a Clarke con Jack, Kim, Octavia,  Raven e Indra.
Al verme Clarke se para. Pero no la busco a ella. Posó mi vista sobre el comedor hasta que lo halló .
Con grandes pasos y decididos me acerco a Bellamy lo agarró de la ropa levantandolo.

- Tu y yo mañana al mediodía. Duelo hasta la muerte.

Un Corazón En Espera¡Lee esta historia GRATIS!