-20-

177 20 0

YONGGUK POV

 Busqué la manera de saber más de ella y cuando parecía que ese destino en el que a mí me gustaba creer, nos estaba separando cruelmente, miles de señales luminosas me dirigieron a sus pies. Allí donde yo no pensé jamás encontrarla, estaba ella, con su cansada figura e inmaculado ser.

Luego de saber que asistía a la misma Universidad que Junhong las cosas se volvieron más fáciles. Podría ahora saber cuántos años tenía, a qué se dedicaba específicamente, cuánto tiempo se quedaría...y en ese caso, cuando tiempo me quedaba a mí para poder convertirme en alguien tan necesario en su vida como lo era ella hasta ese momento para mí.

Con el optimismo rebalsando del cuerpo, invertí todo mi tiempo en encontrar la forma de verla nuevamente. Tenía que ser discreto pero aun así hacerle saber que era yo, ese hombre que quería protegerla y darle todo lo que le había hecho falta en el pasado. Mi lazo directo con ella era Junhong, pero ¿cómo explicarle a ese muchacho la descabellada idea que tenía acerca de que el destino me había puesto frente a la existencia de esa mujer para que fuera yo quien la salvara de la oscuridad y pudiera por fin ser feliz como se lo merecía? ¿Cómo hacerle entender que se trataba de la criatura más hermosa que no había tenido la dicha de encontrar jamás? No iba a poder entenderlo, porque lo que ella me causaba, ni yo lo entendía a veces. Porque durante mucho tiempo intenté convencerme a mí mismo que se trataba de eso, una descabellada idea que se había metido en mi cabeza, que tenía que sacar cuanto antes para poder continuar con mi trabajo, pero no lo hice y no me había sentido tan orgulloso de mi terquedad nunca antes. Por más que intentara, no me alcanzarían las palabras para describir y explicar lo que Alena era para mí, por eso decidí que no usaría esa conexión con aquel muchacho como un nexo entre nosotros. Buscaría otra manera. Ahora sabía dónde estaba.

-El último miembro del equipo llega mañana. Por favor, asegúrense de que se sienta cómodo y bríndenle toda la ayuda que necesite.

Aquel pronto del que le había hablado a Junhong tiempo atrás, llegaba a su fin. Toda la cuenta regresiva que tenía en mi cabeza, descontaba horas. Aquella iba a ser una semana agitada.

-No creo que tengamos el espacio suficiente para vivir todos juntos. Somos 6 y tenemos sólo un baño ¿se imaginan el desastre por las mañanas?

-Yo tengo que seguir asistiendo a clases, necesito prepararme temprano.

-Cuando seamos famosos no vas a poder ir a la escuela.

El living del apartamento se encontraba lleno de ruido como de costumbre. Aquellos muchachos estaban rebosantes de energía y ese día con más razón. Las noticias habían llegado como un premio a todo el esfuerzo que estaban haciendo. En menos de lo que se imaginaban, aquellas charlas que solían tener de conquistar el mundo con su música, podría hacerse realidad. Una sonrisa apareció sorpresivamente en mi cara al imaginármelos parados sobre un escenario, dándole vida a las letras que escribí. Aquel era un sueño compartido, no sólo ellos lograrían su cometido, yo también lo haría.

Una llamada me sacó de ese sobreseimiento. Miré mi celular extrañado puesto que era muy tarde para que alguien se comunicara conmigo.

-Yongguk, soy yo, Daniel.

- ¿Sr. Hang?

-Te he dicho que no me llames de ese modo, no soy tan viejo.

Daniel era un amigo que había conocido un tiempo atrás en uno de los viajes que había hecho antes de convertirme en productor. Ambos teníamos inspiraciones relacionadas a la música pero su vida no era tan independiente como la mía. Su familia poseía varias empresas y como único hijo tenía que hacerse cargo de ellas. Se convirtió en ese casi millonario hombre que todas las mujeres pretendían, pero la música seguía siendo su prioridad. Por eso, juntos nos pusimos a trabajar con ese grupo de chicos que tenía gritando frente al televisor al momento de la llamada.

-Sabes que lo hago por costumbre. No quiero que tus padres piensen que le falto el respeto a mi jefe.

-Ellos no se interesan por lo que hago en el estudio. No los vas a ver nunca allí, así que ¿para qué preocuparse tanto?

Otra de aquellas sorpresivas sonrisas se estampó en mi rostro.

-Siento llamarte tan tarde ¿todavía trabajas?

-No, estoy en casa. Quise venir a cenar con los muchachos. Hoy recibimos buenas noticias, supongo que sabes de lo que te hablo.

-No puedo creer que estemos tan cerca. Por eso debemos celebrar.

-¿De qué me hablas?

-Mis padres quieren que asista a un almuerzo mañana. Es algo tranquilo, nada ostentoso. Sé cómo eres.

-Tengo demasiado trabajo, no puedo. Lo siento mucho.

-Te conozco y lo he hecho por mucho tiempo hasta hoy, sé que estás tratando de escapar. ¡Vamos! Es sólo un almuerzo, además, supongo que va a ser algo formal y rápido.

-Déjame pensarlo.

-¡Yongguk! Tienes que venir conmigo, de otra manera voy a morir del aburrimiento. Dime ¿Cuántas veces has almorzado con gente de la Universidad de la ciudad? Ahí solamente hay gente aburrida.

La mención de aquella institución se ganó todo mi interés. Los padres de Daniel solían patrocinar proyectos en casas de estudios alrededor del mundo, le daba una buena imagen a la familia después de todo.

-¿Qué clase de almuerzo es específicamente?

-Una investigadora del exterior vino hace poco tiempo y su traductora le pidió a mis padres que la conocieran. Los dos están fuera del país y por eso quieren que yo vaya en su lugar. ¿Qué clase de conversación podría tener con un científico? No sé nada de esas cosas...

Como solía pasarme cada vez que cosas relacionadas a aquella mujer colmaban mi cabeza, perdí la noción de realidad y dejé de lado la conversación que mantenía por teléfono. Esa tenía que ser ella. Era increíble, aquella creencia mía sobre el destino y la fuerza que ejercía sobre las cosas, la había puesto frente a mí una vez más. Un suspiro esperanzador se escapó de mis pulmones.

-¿Sigues ahí?

-¿A qué hora debo verte mañana?

-¿Lo vas a hacer? Wow, debería nombrarte empleado del mes o algo por el estilo.

-De todas maneras soy el único empleado que tienes, Daniel.

-Paso por ti a las once.

Ahí iba a estar.


I'm gonna make you love me  [BangYongguk]¡Lee esta historia GRATIS!