Cap 2.10

518 18 6

RAQUEL

-Buenos días, Laura. ¿Y adnrew?

-Ha salido temprano-me preparé una taza de café-. ¿Y tú?

-Yo estoy aquí, Laura.

-Lo sé-se rió-. Pero ayer a esta hora ya te habías ido.

-Son las 11. ¿No te parece una hora más que razonable para estar levantada y fuera de casa? Andrew lo hace casi todos los días y no le dices nada.

-Por que es mi hermano y sabe cuidarse solo.-me dí la vuelta y la miré.

-¿Y yo no? Oye, cuando Andrew sale de casa nunca le preguntas a donde vas. Cuando salgo yo siempre me lo preguntais. O tú o él-por su cara sabía que algo ocultaba-. Tú lo sabes. Tú sabes que hace y a donde va, ¿verdad?-evitó mirarme a la cara.

Terminé de prepararme la taza de café y me senté en una de las sillas en frente de ella. Seguía evitando mirarme mientras bebía de su taza. Se puso a leer el periódico mientras sorbía el café que no quedaba.

Le quité el periódico y la obligué a mirarme a la cara. Al igual que la obligué a que me contara lo que sabía. 

-Está con una amiga. Pero no es lo que piensas.

-Sí, sí es lo que pienso. ¿Cuánto tiempo?

-Dos años.-susurró intentando que no la oyera. Pero sí la hoy.

Dejé el desayuno a medias y me fui directamente a mi habitación. Cogí la maleta de debajo de la cama, abrí las puertas de los armarios y empecé a meter la ropa echa un ovillo, sin molestarme en doblarla. Cuando terminé dejé la maleta al lado de la puerta y esperé a que Andrew llegara. 

***

-¿Qué hace aquí esta maleta?-dijo Andrew cuando entró.

Le lancé el anillo que me dio cuando desperté en el hospital. Se encogió un poco para que no le diera y después me miró con los ojos muy abiertos.

-Así que me amabas, ¿eh? Una mierda. ¿Quién es esa amiguita?- miró a Laura.-¿Cuánto tiempo pensabas que iba a tardar en darme cuenta? Te vas todas las mañanas y no vuelves hasta la hora de comer. Y cuando te llaman por teléfono te escondes de nosotras.

-Vale, te lo puedo explicar.

-¿Osea qué es cierto? Mira no me digas nada, yo me largo. Vete con tu amiguita y que seáis muy felices.

Cogí mi maleta y me fui de allí. Andrew vino detrás de mí intentando hacerme parar. No le hice ningún caso, metí mi maleta en el maletero y me fui de aquel edificio. No sabía a donde iría, pero era mejor que estar en aquel sitio. 

CARLA

Estábamos esperando a que bajara David para irnos todos a la casa de Raquel, Andrew y Laura. Cuando bajó, nos pusimos en marcha a su casa, aparcamos en la entrada. Algunos se fueron por la entrada trasera y otros llamamos al timbre para distraer. Nos abrió Andrew.

-¿Qué?

-Buenos días a ti también, Andrew. Si nos disculpas-Álvaro le dio un puñetazo en la cara que hizo que se retorciera en el suelo de dolor-. Que ganas tenía de hacer eso. 

Nos encontramos con Blas en el salón y nos dividimos para buscar por la casa a Raquel y a Laura para reunirlos en el salón. Volvimos a reunirnos en el salón cuando no encontramos a nadie más. Solo estaba Andrew. 

Álvaro le cogió del cuello de la camisa y lo tiró en el sofá. Aún se quejaba del dolor en la mejilla. Álvaro, Carlos y David se sentaron en la mesa que había justo en frente y Dani y Blas se puesieron en las puertas. Las chicas nos dispersamos por el salón por si acaso intentaba escapar, aunque era difícil que lo consiguiera.

-¿Dónde está Raquel?

-Y yo que sé.-se movió un poco en el sofá.

-No nos tomes el pelo, Andrew. Estás solo en casa, ¿dónde están las chicas?

-Se han ido.-Estábamos empezando a perder la paciencia.

-¿A dónde, Adnrew? Nos estás agotando la paciencia.

-No lo sé. Laura se fue a trabajar y Raquel no lo sé.

-No fingas que no la controlas. ¿Dónde está?

-Que no lo sé, David. Nos peleamos, recogió sus cosas y se fue.

-¿Cómo que se fue? ¿A dónde?-dijo Álvaro con poca paciencia.

-¿Estás sordo? Que se fue y no sé a donde, Álvaro.

Álvaro le dio otro puñetazo que le dejó más... relajado y nos fuimos todos a buscarla. Su coche era el mismo, pero la matrícula era otra. Por ahora ninguno nos la habíamos memorizado así que no sabíamos donde buscarla. 

Nos dividimos cada uno en su coche y empezamos a buscarla por distintos sitios de la ciudad. Pasadas las horas no la encontramos y ya era la hora de comer así que decidimos ir a comer algo. Comimos algo rápido y nos fuimos a casa de Carlos y Yoli a planear algo.  

No sabíamos donde estaba ni tampoco donde podía estar. No nos quedaba otra que esperar a que llegara la noche y con un poco de suerte, nos la encontrábamos allí.

MARÍA

La noche había llegado y ya estábamos todos allí. Habíamos hecho un par de carreras casi todos y habíamos ganado mucho dinero. Dani y yo nos habíamos apartado del grupo otra vez para hablar un rato. 

-¿Qué vamos a hacer? Tenemos que seguir adelante aunque no contábamos con ella.

-Ya lo sé, pero es nuestra amiga y no podemos dejarla de lado.-le cogí de las manos.

-Tendremos que hablar con Álvaro y Andrew. Esto no puede quedar así.-asentí.

Volvimos con los demás y pasados los minutos me dí cuenta de que Álvaro faltaba. 

-¿Dónde está Álvaro, David?

-Acaramelado con mi hermana. Me estoy empezando a poner celoso, pasa más tiempo él con ella que yo. Ni siquiera he podido hablar un minuto.

-Si que están muy acaramelados.

Los brazos de Álvaro rodeaban la cintura de Raquel y esta tenía sus brazos rodeándole el cuello. ¿Qué les había pasado para estar tan cariñosos? Raquel se fue y Álvaro se acercó a nosotros. David bromeó sobre aquello de que le estaba quitando la hermana. 

-¿De qué has hablado con Raquel? ¿sabe algo ya de su pasado?

-Nada de nada-fruncimos el ceño-. La he intentado convencer para que se viniera a vivir conmigo hasta que encontrara un sitio donde quedarse.

-¿Y Blanca?-se encogió de hombros.

Alomejor Raquel no se quería quedar con él, pero si conmigo de una manera u otra.

JUNTOS SEGUIREMOS EL COMPÁS(Auryn, no son famosos)¡Lee esta historia GRATIS!