Capitulo 46

9.9K 680 4

~12 DE ABRIL~

-Olivia...

-¿Qué pasa? Parece que viste un fantasma.

-No, pero... Ven. –Se sentó en el sillón y dió palmaditas para que lo imitara.

-Me estás asustando, Dylan...

-Verás... –Agarró mis manos y lo miré preocupada. ¿Qué le pasaba? ¿Dónde está Elyssa?

-En el cuarto terminando los deberes. –Asintió para coger aire y soltarlo lentamente. –¿A que viene todo esto?

-Pues que... Fui a hablar con Britney...

-¿Qué? –Lo miré asombrada. Ya me había hablado de eso, pero no creí que iba a ir esta misma semana.¿Y...

-No es su madre. –Suspiré aliviada. Esperen, ¿qué?

-¿Qué?

-Britney también creía lo mismo, pero en cuanto le hablé de donde había encontrado a Elyssa y la nota, me dijo que ella no sabia nada de eso.

-¿Cómo?

-Si... Al parecer ella se quedó embarazada con diecisiete y cuando dió a luz, la dejó en un convento.
-Oh...

-Por eso creyó que Elyssa era esa niña, y si encima le sumamos que se parecen físicamente...

-Entonces seguimos sin saber quien es su verdadera madre...

-¿Verdadera madre de quien? –Preguntó Ely entrando al salón para sentarse sobre las piernas de Dylan.

-No se escuchan conversaciones ajenas, señorita.

-Perdón... –Me miró para sonreírme. –¿Podemos ir a jugar con Noah?

-Claro, pero primero tienes que hablarme de ese novio que tiene Lizzie. –Elyssa abrió los ojos como platos para levantarse rápidamente y sentarse ahora en el sillón.

-¿Cómo sabes eso?

-Lo dijiste el otro día mientras dormías.

-¿Hablo en sueños? –Preguntó con un deje de miedo.

-No sueles hacerlo... –Respondí yo para dejar un golpe en la rodilla de Dylan. –Bueno, ¿por qué no vas a prepararte?

-¡Si!

-¡Eh! Alto ahí que no hemos terminado de hablar.

-Pero es un secreto, papi.

-Nada de secretos, Elyssa. ¿Quién es ese novio? –Se encogió de hombros.

-No lo sé, solo...

-Elyssa.

-¡Dylan! –Lo miré severamente. –Deja a la niña en paz.

-Solo quiero saber...

-Vé a cambiarte de ropa, Elyssa.

-¿Puedo? –Preguntó duditativa para mirar a Dylan.

-Vé... –Murmuró este entredientes. –¿Por qué hiciste eso?

-Por favor, Dylan. –Me levanté del sillón para mirarlo seriamente. –Si tanto quieres saber de ese chiquillo, vé y preguntale a tú hermana.

¿Me adoptas?¡Lee esta historia GRATIS!