Capítulo 51: "Situaciones embarazosas"

1.5K 53 24


Capítulo 51: "Situaciones embarazosas"

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

Capítulo 51: "Situaciones embarazosas"

"Los amigos son la família que uno escoge."

El juego había empezado hacía ya un rato, pero no había pasado nada grave aún. Jack me miraba antes de tirar, pero nunca llegaba a lanzar la medida exacta de bolos para poner un reto.

Lo que hace mi control mental.

- Jefa...-la voz de Rin, dulce y confusa me sacó de mi guerra de miradas con mi novio. Le miré.

- No me llames jefa, llámame Sonia...-le sonreí. El chico asintió sonrojado. Era demasiada ternura en una sola persona, aunque no sonriera.

- S-Sonia...-volvió a decir. Sonreí.- ¿Por qué hay dos gorilas mirándonos?-eso lo preguntó acercándose a mí oído. Reprimí una carcajada.

- ¿Te refieres a los guardas?-pregunté y él asintió.- Son "Conejito de Purpurina" y "Caramelito"...-sonreí señalando a los dos hombres que evitaron mi mirada.

- ¿Cómo?-preguntó Shon.

- ¿Y qué hacen allí?-preguntó al mismo tiempo Rin.

- Ostia...-exclamó Mark desde el otro lado.- Son tus amigos Sonia...-los señaló cuando le miré.- ¡Jackson, Conejito de Purpurina y Caramelito han venido a vigilarnos!-avisó a su "novio".

- ¡Hola chicos, cuánto tiempo!-exclamó Jackson acercándose a ellos, mientras los dos trataban de quitárselo de encima.

- ¡Jackson, vuelve aquí y deja de hacer el chimpancé!-exclamó Jack. Jackson le hizo burla y volvió a su sitio, al lado de Mark.

- Estúpido...-escuché que se quejaba y negué con la cabeza.

- Sonia...-llamó Janette, que estaba allí pero no participaba en el juego, porque no quería terminar como la última vez.

- Dime...-le respondí.

- Aquí dice...-miró bien el libro que tenía entre las manos.-ah, no, no hay nada...-corrigió con una sonrisa que le devolví.-puedes jugar tan macabramente como te dé la gana, no hay ninguna regla que prohíba eso y, además, lo de la última vez no creo que se repita...-trató de ocultar una sonrisa mirando a los guardas. Solté una carcajada.

- No te preocupes, no pasará nada...-acerté a decir.

- ¡PLENO!-gritó Shon y todos lo miramos. Se encogió de hombros y Rin sonrojado y delante de la plataforma me miró aturdido y sin creer lo que había ocurrido.

- ¿Cómo es posible?-preguntó a nadie en concreto.

- ¡SÍ, YA ERA HORA!-grité saltando por los aires.

Una Relación Agridulce☆¡Lee esta historia GRATIS!