Ya un mes habia pasado desde la gran batalla, desde que todo se habia desmadrado y a la vez, vuelto a su lugar. Noah se encontraba fuerte y sano, mi padre estaba un poco nervioso debido a que aun no terminaba de asimilar toda la informacion que le habiamos dado. Pero tambien era feliz, todos nos encontrabamos a salvo. O casi.

Alex se habia recuperado, aunque tendria por el resto de su vida una cicatriz que le nacia desde el lobulo de la oreja derecha hasta la clavicula. Mi mejor amiga hubiese dicho que las cicatrices eran sexys, pero, Ayla no habia vuelto a ser la misma desde aquel dia. Cuando no parecia un ente y desaparecua, se la veia demacrada, cansada, enferma. Ya no era tan jovial como de costumbre, de hecho, parecia estar de mal humor constantemente. Algo le habia afectado demasiado, pero cuando le preguntaban, ella contestaba monocromaticamente "solo es estres".

Sean habia mantenido distancia prudencial, de todos, pero aun asi se encontraba presente. Ahora que habia salvado a mi hermano, todo cambiaba. Mi amor seguia presente, latiendo con fuerza cada segundo que pasaba. Lo extrañaba, pero no estaba segura de como actuar. ¿Nos debiamos una oportunidad? ¿Podia darsela? Y mas importante aun... ¿El la queria?

Luego estaban mis hermanas y Xian, a quienes les tuve que contar toda la historia del altar y nuestra travesia, para que pudiesen entender ciertas cosas, como una aparente explicacion al extraño comportamiento de la naturaleza, o por que habia noqueado a Morgan, quien, dicho sea de paso, estaba siendo enjuiciado por una corte especial e imparcial de druidas blancos. Se sorprendieron cuando les confirme la veracidad del altar o el basajaun. Nichi se mostro un poco melancolica cuando le hable de Orisha Okko y entendi qe luego de hablar, lo unico que rondaba en su mente era emprender su busqueda. Y esperaba que asi lo hiciera. ¿Pero como buscas a alguien que no quiere ser encontrado?

Xian se disgusto levemente con la historia, pues creia que el altar no era una bendicion caida del cielo, si no una suerte de trampa del destino, donde cada cosa que cambiabas podia desencadenar en algo aun peor. Estaba segura del por que del comportamiento de la natualeza aquel dia, creia que habia sido gracias al cambio esencial que yo habia efectuado. Pero no se conformaba con esa teoria y continuaba investigando, segun ella, por un mal presentimiento.

La television no paraba de repetir las imagenes de los aficionados que habian decidido poner en riesgo su vida para capturar videos de mala calidad de la batalla. Todo el mundo hablaba de las "salvadoras" y muchos dudaban de la veracidad de la informacion. Creian que mas bien era una puesta en escena para promociar alguna serie de tv o una pelicula para el cine. Los que si lo creian, se llenaban la boca hablando de cosas que no entendian, como que eramos angeles protectores y peleabamos contra demonios, o que eramos jinetas del apocalipsis. Ya nadie entendia nada, pero todos se preguntaban lo mismo: ¿Quienes eran las cuatro chicas?

Por lo demas... Pues estaba mas tranquila que nunca. Me sentia un poco culpable, pues todos se mantenian  alertas, pero yo no. Necesitaba disfrutar de mi hermanito, de la paz que hacia tanto tiempo no sentia. ¿Era demasiado egoista por ello? Bastian, eterna voz de mi conciencia, solto algo casi inconcientemente, bajandome de mi nube en tan solo un segundo: "A veces, tan solo es la calma antes de la tormenta".

Una noche en la que decidi dormir con Noah, pues el pequeño le teme a los truenos y llovia como si fuese el ultimo dia de la Tierra, me sente sobre el marco de la ventaba, dejano que el rocio de las gotas que no llegaban a tocar esa parte de mi casa, me acariciara la piel.

Sin saber exactamente por que, me pregunte que seria de Winter. ¿Donde se encontraria? ¿Por que me preocupaba por ella? Al fin de cuentas, ella habia matado a mi madre. Pero aun teniendo eso en cuenta, algo me producia una sensacion extraña. Como si... necesitara ayudarla. Quizas sentia pena por ella, de alguna forma llamativamente incomprensible.

Apreciaba la tormenta de manera distante, perdida en mi cabeza, completamente ausente de la realidad. Por eso no fui capaz de ver con claridad la suerte de sombra que cruzo como un bolido por enfrente.

Me incorpore, alerta ahora, esperando ver con exactitud que era lo que rondaba por alli, o si simplemente era mi imaginacion. Un fuerte ruido, como metal chocando contra el suelo, llamo mi atencion. Salte desde el marco y sali a la estrepitosa tormenta, empapandome en cuestion de segundos. Camine con conviccion, determinada a encontrar el origen de mi pequeña turbacion. La tormenta no me permitia escuchar detalladamente, pero aun asi, estaba bastante segura de la procedencia del ruido. Me dirigi hacia el lado este de la calle, donde en la esquina habia varios contenedores de residuos esparcidos sobre el cemento. Camine lentamente, enjuagandome los ojos para ver mejor, hasta que note un pie sobresaliendo del alboroto.

Corri y derrape al lado de las bolsas, quitandolas de encima de aquel cuerpo, solo para ver, con sorpresivo horror, quien era.

-¡Ayla! -grite espantada. -¡Ayla, despierta!

Mi amiga no abrio los ojos al instante, pero rompio en sonoro llanto al escuchar mi voz. Cuando decidio mirarme, sus ojos se volvieron negros durante un escazo segundo. Me abrazo y casi en crisis, logre entender algo de sus lamentos.

-India... Ayudame...

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Bueno, el epilogo, y con esto, cerramos este libro de cronicas. El tercero esta arrancando, pero no les voy a decir cuanto, porque tengo que pensar un buen nombre, y como voy a encarar la historia, aunque eso siempre va variando a lo largo de la produccion de la misma. Esta parte de la historia, no se porq, no tuvo tantos convocantes como la anterior. Aun asi, a los que la siguen fielmente, espero les encante, y bueno, si, habra que esperar con intriga por el proximo libro.

Desde ya, mil gracias por todos los mensajes de animos que me mandaron y los comentarios tambien,, fue algo muy bonito e importante de leer. Los quiero a todos.

Camii

Cronicas Elementales: El altar del druida (PARTE 2)¡Lee esta historia GRATIS!