Eres una tonta!

6.5K 238 42
                                    

Un enorme ruido nos despertó en la mañana, de golpe. Sin saber que hacer tome mi ropa del suelo. Él me miraba con una cara de: que diablos es eso? Se levantó y comenzó a vestirse también.

Era una sirena, roja en el techo, en todos lados. Los pasillos se llenaban de aquél ruido y el llanto de Trunks se escuchaba a lo lejos. Corrí y encontré a mi bebé en su cuna, lo cargué.

Un olor a humo y a quemado inundaba mi nariz. Ví como Vegeta, al comprender la situación, se dirigía al baño. Regresó con tela mojada, seguramente arrancada de su camisa, que indicó que la colocáramos en nuestra boca y nariz.

Mi madre llegó, tenía los ojos húmedos y sonrió al vernos a salvo. Le entregamos un poco de tela mojada.

-Hubo un accidente en el laboratorio-

-Y papá?- pregunté.

-Él esta..-

-Ayuda! Ayuden me por favor!- la interrumpió una voz femenina a lo lejos.

-Esa no es la secretaria?- pregunté.

-Bulma.- Vegeta me detuvo. - No vallas, no seas estúpida. Los bomberos vendrán y la ayudarán-

-Y si está lastimada?. - le dije.- Cuando los bomberos lleguen será muy tarde.-

-Voy contigo-

Entregué a Trunks en los brazos de mi madre.

-No. Tú asegura te de que todos estén a salvo.-

Y con una mirada de desaprobación salí de allí.

Los gritos provenían desde mi oficina. No quedaba lejos, se escuchaban mas cerca. El fuego ascendía de un laboratorio de la planta baja, y aun así podía sentir el olor más fuerte que antes.

-Donde estás?!- grité- Puedes oírme?

-Si! Aquí Bulma!-

Se encontraba en el suelo. Tenía sus ojos llorosos y sus manos inspeccionaban su pie derecho.

-Me torcí el tobillo- dijo mientras comenzaba a toser de repente.

-Tenemos que irnos.- dije como si no fuera obvio.

Y entre algunas luchas comenzamos a avanzar. Ella se apoyó en mí.

-Gracias- dijo enternecida.

-No hay de que..-

-Bulma! - dijo- Necesitas ayuda?-

-Si, se torció el tobillo-

Era uno de los profesores, socios o algún científico que ayudaba a mi padre.

-Permite me que la lleve, si?- se ofreció.

Y como nada, simplemente la cargó.
Entonces recordé, era necesario activar los rocíos internos. Esos podrían ayudar a apagar el fuego. Se lo pregunté al científico.

-No, bueno, yo ya lo intenté. - señaló.- Parece que algún engrane no funciona, tendrías que activarlo manualmente.-

-Entiendo.- y comencé a correr.

El humo se hacía más denso. Fue allí cuando comencé a preguntarme si lo que estaba haciendo no era un suicidio. Me detuve. Tengo que regresar.

**

-Cariño, ya despertó-

-Hola dulzura.-

-Mama?!- Sonreí- Papa?!-

-Por fin despiertas!!- me abrazó- Nos tenías muy preocupada!-

-Eres una tonta!- me regañó una voz diferente. Mas ronca, varonil y joven- Que querías hacer?!-

El chico malo de mi preparatoria - Vegeta y BulmaDonde viven las historias. Descúbrelo ahora