Capitulo 35

2.1K 72 2

Llegando a casa Eduard y yo estábamos llenos de frustración y nerviosismo al pensar cómo reaccionaría la tía Cecilia con todo esto de consolidar nuevamente nuestra amistad entre primos y amigos, para nuestra mala suerte ella estaba dando vueltas en la sala envuelta en llamadas donde escuchamos que decía: si, no, aja.
¿Qué hiciste que? No seas inútil y eso no hizo temblar aún más ella no se había percatado de que Eduard y yo la estábamos mirando cuando de repente volteo y al vernos juntos abrió los ojos como platos pero de esos platos realmente enorme ambos podíamos notar su expresión de sorpresa pero como disque buena actriz fingió estar contenta por verlos juntos a lo que hablo cálida y cariñosamente así:

Cordelia, Eduard me da tanto gusto verlos juntos pensé que no volverían a llevarse como lo que son primos caía hermanos no es así Cordelia yo que siempre te he tratado como una hija más inquirió a su desagradable comentario estaba a punto de responder con un conjuro hacia ella pero Eduard me interrumpió.

-así es madre Cordelia y decidimos hacer las pases luego de tanto tiempo distanciados algo que por si no recuerdas tú provocaste con tus chantajes e hipocresías y tratarla como hija por favor mama deja de ponerte en Ridiculo a ti misma que en vez de causar gracia alguna das lastima perdona que te lo diga madre pero ya estoy cansado de vivir bajo tu sombra, eres mi madre y para mí eres y serás siempre lo más sagrado del mundo pero no dejaré que humilles a Cordelia otra vez no más y sabes a qué me refiero.

Cecilia fingiendo amnesia dijo:
–Eduard por dios ¿porque me hablas así? Yo hice todo lo que pude y lo sabes siempre he apoyado a Cordelia en todo ¿o no? Cordelia.

Yo solo expectante ante esta nueva situación decidí mantenerme al margen.

Eduard.
Ya mamá por favor no finjas más que por tu culpa y la de Nicholas, Cordelia eras así a lo que me tomo de brazo y la dejamos con la palabra en la boca.

Subimos corriendo a nuestras habitaciones pero justo al tratar de adentramos en estas no encontramos a Grecia en el pasillo.
Ella con la mirada cabizbaja me dijo:

-Cordelia necesito hablar contigo.

-Eduard dijo.

–tómense su tiempo mientras tanto yo iré a ver qué ropa usaré para esta noche.

Eduard no me dejo decir ni media palabra así que pensé en escucharla y me limité a decir.

-si, claro ¿que se te ofrece?
Pasa a mi recámara.

-lamento todo lo que te hice pasar cuando éramos más pequeñas, compréndeme ¿teníamos 15,16años?
Sé que no era la forma pero no sé qué pasó conmigo estaba furiosa pro la vida que llevábamos yo solo quería atención esa atención que Cecilia no me brindó ni me brindará, necesitaba gritar que estaba pasando conmigo y aunque no lo creas también he pasado momentos difíciles y aunque mi madre no falleció es como si no estuviera aquí al menos tú tienes un padre que te ayude aunque sea de lejos y a su manera pero te quiera en fin debes estar pensando ¿porque se acercó? ¿Porque me habla de esta manera?
La razón es sencilla hace un rato escuche la discusión entre Cecilia y Eduard sobre Nicholas sobre lo que él te hizo y pensé necesito hablar con ella ella es la persona indicada para hablar sobre este vacío que llevo guardado bajo mi piel, por lo que escuche sé que te hizo daño y te entiendo perfectamente y lamento haberte culpado de muchas cosas tú no tenías culpa alguna ahora lo entiendo pero espero no sea demasiado tarde para remediar nuestros errores.

Yo enfadada respondí:

–¿qué sabes tú? Siempre tuviste a tu familia tu lado a ti nadie te lastimo, nadie te hizo daño.

Grecia respondió.

–te equivocas a mí también me hicieron daño y sabes que es lo peor que mi familia estaba en mis narices y no se daba cuenta de nada.

Nicholas me hizo el
Mismo daño que a ti, por eso quería hacerte daño por dos razones par que Cecilia por fin se diera cuenta de mi trauma y para que te fueras y no te hiciera daño a ti también pero veo que todo fue en vano también te hizo daño a ti.

En esas noches oscuras en las que Cecilia se iba de viaje por desfiles de sus diseños en los que Eduard se encerraba a jugar video juegos, hasta la fecha ninguno de los dos sabe que Nicholas me hizo daño al menos Eduard no y si Cecilia lo sabe tal vez trata de darme por mi lado-mientras las lágrimas comienzan a brotar en su rostro.

Me acerqué a ella y le dije.

–te perdono ahora entiendo todo tu comportamiento y lamento haberte juzgado mal toda esa mierda me dolía y aún me duele tanto que no veía más allá.

Entiendo mi padre se enteró de todo eso hace un par de años y se encargó de refundir en la carcel a Nicholas vez el porque de  tanta seguridad hacia mi, sabes siento que él se culpa por lo que pasó me sobreproteje y me mima demasiado y realmente siempre me enfado porque aunque el trate de solucionarlo ya no hay nada que hacer ya pasó y no con diez mil guardaespaldas podrá borrar todas la heridas que aún no sanan dentro de mi.
Quiero mucho a mi padre pero aún no borro todo el rencor aunque quiera.
Si él no se hubiese encerrado en su trabajo todo sería distinto.

–Cordelia tienes que entender al tío Louis el no supo qué hacer y lo importante como ya te había dicho es que te quiere a su manera pero lo hace.
Gracias por perdonarme no sabes cuánto me alivia el poder compartir esto con alguien y que mejor con alguien que sepa por lo que he pasado.

–si, lo sé es mejor así al igual que tú no sabes cuánto me alivia el poder contar con alguien.

En eso se escucha la puerta de abajo cerrarse y escuchar una voz entre contenta y cansada decir:

–familia ya llegue:

Todos bajamos corriendo a recibirlo y Eduard, Grecia y yo le dimos la noticia de nuestra reconciliación a mi padre le dio mucho gusto aunque como siempre la única que salía sobrando era Cecilia.

~*~
Hola chicos lo prometido es deuda tarde pero seguro espero que le guste si tienen alguna duda los invito a dejar un comentario, dejar un mensaje ya sea en mi perfil o por privado.
Si les voten  y comente eso me llena de ánimo.

Sin más me despido.
@SELENEJRG

MI PROFESOR ¡Lee esta historia GRATIS!