Capítulo 51

224 18 29

-¿Tengo bien puesta la corbata?

-¿Y yo? ¿Tengo bien puesta la pajarita?

Max y John vinieron a mi habitación sin ni siquiera preguntar si se podía pasar.
Estaban preparados ya para la boda de Nicolás y Alicia pero eran un auténtico desastre a la hora de ultimar los últimos detalles.
Al terminar de colocarles bien las cosas di una vuelta para que viesen mi vestido:

-¿Os gusta? ¿Os es demasiado corto?

-Nono...está perfecto,quiero decir,no es corto,está bien. Perdón, quiero decir...-tartamudeó Max y John le propinó una colleja.

-Niño,¿Qué te pasa?¿No sabes decirle lo preciosa que está y callarte?-me reí y Max se tocó la parte dañada.-Por cierto Juliet,se pasó antes Nico por aquí y dice que él ya va para la iglesia. Que ya os reuniréis allá.

Asentí con tristeza,la verdad es que me hubiera gustado que mi chico me acompañara,pero entiendo que no quiere dejar a Lewis solo ahora que vuelven a ser amigos y él está muy sólo...

Cuando Max y John se fueron alguien llamó a mi puerta y ante mi grito indicándole que podía entrar Sam me saludó.

-¡Qué guapa estás!-me besó en la mejilla y le miré de arriba abajo.¡Él tampoco se quedaba corto!

-Pues tú estás feísimo.

Él se rió y se acercó al espejo para sacarse una foto.

-Luego te la envío para que la enmarques y sueñes conmigo todas las noches

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.


-Luego te la envío para que la enmarques y sueñes conmigo todas las noches.-me miró con arrogancia pero tardó poco en echarse a reír.

Vino hacia mi y me abrazó muy fuerte. Sabía perfectamente que estaba pensando en Jules en estos momentos.

-Lo necesitaba.

-Lo sé,se nota que estabas pensando en él. Estará bien.-me sonrió dulcemente y añadió:-Como debes estar harta de mi llamé a Niki para que te acompañara a la iglesia. Me habías dicho que lo echabas de menos.

Ahogué un grito y abracé por última vez a Sam. ¡No había podido elegir mejor acompañante!

-¿Y dónde está?-Niki se asomó con una sonrisa trás mi pregunta.

-Aquí,estaba esperando a que parárais de discutir y de hacer ñoñerías.-Niki me rodeó con su brazo mientras su rostro se envolvía en una gran sonrisa.

-Creo que te estás equivocando,las ñoñerías solo con Nico.-Sam se rascó la cabeza nervioso.

-Lo sé,lo decía para incomodar a Juliet,pero creo que ya se sabe mis bromas a la perfección.-nos miró muy preocupado después de mirar su reloj.-La misa empieza en 15 minutos.¡Vámonos!

Lauda siguió haciendo bromas y preguntándome cosas sin parar hasta que me encontré con Nico en las puertas de la iglesia. Parecía como si no quisiese que se le escapase algún detalle de mi vida. Me descolocaba tanto aquello...

You can be a champion, Nico Rosberg.¡Lee esta historia GRATIS!