For every story tagged #WattPride this month, Wattpad will donate $1 to the ILGA
Pen Your Pride

Capitulo 37 | Ya viene...

7.8K 713 26

No sé cuántas semanas, días y horas han pasado desde que me privaron de mi libertad por intentar evitar que se llevarán a Katherine

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

No sé cuántas semanas, días y horas han pasado desde que me privaron de mi libertad por intentar evitar que se llevarán a Katherine. Antes podía deducir las horas cuando me daba hambre o sueño, ahora siempre tengo ambas cosas. La primera porqué no me alimento bien y la segunda porqué prefiero dormir a escuchar mi estomago rugir por un buen plato de comida decente. Durante este fatídico encierro obligatorio, he tenido la oportunidad de pensar en los diferentes escenarios que te pone la vida. Pensamos que estas situaciones no pasan en la vida real, que solo son cuentos exagerados que vemos en novelas, series o películas. Narraciones extremistas que leemos en libros de cualquier género literario, hechos que simplemente no imaginas te van a suceder algún día.

Entonces, llegue a la conclusión de cuan indiferente es el ser humano. La mayor parte del tiempo estamos pensando en cosas materiales que nos permitan vivir bien, toda una vida estudiando para ser reconocidos y poder vivir bien, toda una vida desaprovechando el tiempo para poder vivir bien. Amurallándonos porqué nunca sabremos cuando seremos atacados o porqué entre más grande es el muro que te protege, más poderoso te vuelves.  Nunca llegamos a pensar que es de nosotros cuando morimos, pero si pensamos en todo lo bueno y lo malo que hicimos cuando estamos muriendo o nos bloquean la oportunidad de seguir viviendo, tenemos miedo de lo va a suceder realmente con nosotros una vez que dejemos de existir, miedo de que nos exijan cuentas por todo lo que no hicimos y, a última hora, siempre buscamos el perdón, mandamos a llamar para despedirnos y nos entregamos a la incertidumbre que te deja la vida que forjaste, la vida que escogiste.

La oscuridad que nos ofrece nuestro cuarto de indigente nos asecha con una cruel verdad, la ambición de ciertos personajes importantes es lo que nos tiene aquí, encerradas y, hasta hace unos días, con las manos atadas y la boca amordazada. Siendo cambiada por acciones que te taladran el alma, por gritos... tus propios gritos que te atormentan como pesadillas que jamás te van a dejar descansar y te fuerzan a pensar en tu familia que, hasta el momento, son la razón principal que te hacen mantenerte con vida, te fuerzan a pensar en tus amigos, en todo lo que vienes haciendo y te obligan a prometer haciendo uso de tu alma como garantía principal por si llegas a salir con vida de este lugar, de todo esto,

—Madel, ¿crees que soy valiente? —me cuestiona Katherine con voz débil, como si quisiera excusarse y despedirse de mí.

—No lo creo, estoy segura de que lo eres —respondo acostando su cabecita en mis piernas mientras desenredo su pelo enmarañado con mis manos—. Hoy por fin el viejo dejará que nos bañemos, podré quitar esa sangre seca que aún llevas en tu cuerpo y creo que a tu hijito también le caerá bien.

—¿Pensamos un nombre para nuestro bebe? —como todos los días, para no volvernos locas, pensamos en el nombre perfecto para el bebé, nuestro niño o eso me dice Katherine para darme las fuerzas necesarias y no dejar de luchar. He podido comprender que no es una mala persona, solo una mujer atormentaba por su origen y manipulada, por no decir obligada, a actuar de manera ajena a su voluntad—. La verdad es que me gustaría que se llamará Dante.

Una Boda Falsa¡Lee esta historia GRATIS!