Capítulo 2

12.9K 1.4K 475
                                                  


Karma pov.

Era un día normal estaba en el patio de la escuela, descansando un rato sobre un árbol con una gran vista de la ciudad.

Mandándole como ya es costumbre mensajes a Nagisa, es el único con el que aun mantengo contacto.

Le contaba de mis recientes calificaciones y mi triunfo sobre Asano.

-procura no burlarte demasiado de el-

-no prometo nada- conteste mientras me imaginaba la cara que tendría en esos momentos y sonreí.

Escuche una voz realmente indeseada en ese momento.

-Te escapas de las clases para mandarte mensajitos con tu novia debes estar realmente loco por esa chica-. Baje mi vista para observar.

Si sin duda era Asano, solté un suspiro y sonreí.

-ah y tu realmente debes tener mucho tiempo libre para estarme vigilando... ¡señor segundo lugar!-dije riéndome mientras veía como se enfurecía.

-¡TU...!-Asano estaba empezando a gritar cuando se escuchó una explosión, subí más arriba del árbol y lo que vi.....jamás lo imagine.

Todo era un desastre carros atropellando personas, todos gritaban cubiertos de sangre mientras eran perseguidas y fue cuando me di cuenta, una gran multitud venia hacia la escuela, por la forma en que se veían no eran personas precisamente o por lo menos ya no lo eran.

Baje de inmediato del árbol.

-Asano ayúdame a cerrar las puertas ¡AHORA!-.no pude evitar gritar.

Asano reacciono rápidamente y cerramos bien las puertas.

-¿Que está sucediendo Akabane? ¿Qué viste?-. Pregunto alarmado el peli naranja.

-No me creerás pero tal parece que es una epidemia zombie y vienen hacia aquí.-ni siquiera yo creía lo que acababa de decir así que no esperaba que el confiara en mí.

Pero sorprendentemente se giró y empezó a correr.

-vamos tenemos que cerrar las puertas.-dijo corriendo y alertando a todos.

De repente una cara sonriente de cierto peli azul cruzo mi mente.

- ¡NAGISA!-.sentí una punzada en el corazón y un nudo en la garganta, estaba a punto de perderme en el miedo.

Tome mi celular y escribí lo más rápido que pude ya que en esas situaciones la comunicación es lo que primero se va.

-busca algo para defenderte, encuentra un refugio en tu escuela y espérame ahí –.

Esperaba una respuesta inmediata pero nada, pasaba el tiempo y solo aumentaba mi angustia.

Estaba subiendo la reja de la escuela para ir inmediatamente por Nagisa cuando alguien me jalo.

-¡Estás loco a dónde vas! ¡Es peligroso salir así!-.comenzó a gritarme el peli naranja.

-¡SUELTAME! ¡NO ENTIENDES DEBO IR POR EL!-.me gire a verlo, estaba reteniéndome y yo necesitaba saber si Nagisa estaba bien.

¡NO TENGO TIEMPO PARA ESTO!, comencé a subir la reja de nuevo pero un puñetazo en el rostro me tiro.

Esto si fue el colmo me pare enseguida para golpearlo de vuelta cuando dijo:

-¿Cálmate él es tan débil como para no resistir hasta que llegues?, no te impediré ir pero antes debes ayudarme a cerrar las puertas y debes conseguir algo para defenderte.-

Asano tenía razón Nagisa era el mejor asesino de nuestra clase y sigue mejorando, sé que estará bien hasta que llegue, no puedo creer que perdí la compostura por un momento.

-Gracias....SEÑOR SEGUNDO LUGAR-dije riendo, esta vez... de verdad le debo una.

Reírme era mi forma de evadir un poco estos sentimientos que me abrumaban.

-¡AAAARG MALDITO INGRATO!, bien como sea debemos darnos prisa debemos alertar a todos y asegurar las puertas-.comento molesto mientras corríamos hacia la otra entrada.

Después de cerrar todas las entradas esas cosas empezaron a tratar de romperlas, las rejas no durarían mucho así que Asano les dijo a los profesores y aunque fue el quien lo decía nadie le creyó hasta que fue muy tarde.

Logramos entre Asano, sus raros amiguitos (esos que se hacían llamar los 5 virtuosos junto con Asano) y yo, refugiar a un buen número de alumnos y unos cuantos maestros en el gimnasio.

Una vez ahí me prepare para irme por Nagisa tome una mochila y tome algo de comida que logre rescatar del comedor de la escuela, tome un bate de metal del club de béisbol y una llave inglesa.

Subí por una ventana y al abrirla de nuevo escuche una voz molesta pero esta vez era de uno de los raritos de Asano...Llamado Koyama creo (la verdad no me interesa mucho) tenía lentes y un cabello como de alga.

-Tú ¿no pensaras irte y dejarnos?, no estamos seguros aquí.-decía el de anteojos con una mirada de reproche.

-Ooh no recuerdo ser responsable de ustedes, además quieres decir que eres tan patético, débil y miedoso como para no poder defenderte por ti mismo. ¿Quieres que cuide de ti?.- dije con una gran sonrisa burlona.

-¡Como si te necesitara maldito, lárgate nadie te necesita, espero que no supliques por ayuda después!-dijo enfadado el pedazo de alga.

-¡je! Tranquilo eso no pasara.-dije mientras miraba que Asano nos observaba riéndose.

-Cuando termines con tus asuntos si quieres refugio estaremos en mi casa la dirección está dentro de tu mochila-.bien eso me sorprendió en que momento metió algo en mi mochila, el hijo del exdirector es aterrador a veces.

Solo asentí y salí por la ventana, de inmediato se me abalanzaron dos de esas... cosas (decirles zombiez se me hace muy fantasioso) use el bate para quitármelos de encima pero solo logre derribarlos parece que tienen más fuerza de lo que aparentan.

Buscar acabar con ellos sería una pérdida de tiempo por ahora solo debería esquivarlos y encontrar a Nagisa, eso es lo importante.

Ir por arriba de las casas sería mucho más fácil así que subí a la casa más cercana, al llegar arriba solo podía ver humo a lo lejos y escuchaba sirenas por todos lados.

Comenzaba a preocuparme de nuevo, cuando escuche el sonido de mi celular .

Rápidamente lo vi era un mensaje de Nagisa.

-Te estaré esperando en el almacén del patio de mi escuela no tardes y cuídate.-

Me reí tan fuerte que casi opacaba el ruido de las sirenas, apresure mi paso sobre las casas.

-Espero que esa, sea una proposición para cosas divertidas Nagisa.-dije con una gran sonrisa

sobrevivir (karmaxnagisa)Donde viven las historias. Descúbrelo ahora