Cap1: La llegada al campamento.

2.2K 79 14

POV's ______

Eran alrededor de las 8 de la mañana cuando Robert y yo nos avecinábamos a la colina del campamento mestizo, habíamos pasado más o menos 2 días acampando a la intemperie después de dejar a nuestra madre en Manhattan después de que nuestro "Padre" nos mandara una carta, en la que decía unas palabras muy claras:

"Queridos ____ Y Robert,

Lamento no poder estar ahí con ustedes para informarles esto, y no quiero sonar formal así que...

Peligro, Muerte, Campamento Mestizo, Ustedes irán.

Fin
Con amor a la guerra.

Ares"

Al recordarlo me daba un poco de gracia la manera de redactar de Ares, pero en fin, yo no era nadie para juzgarlo, seguía absorta en mis pensamientos cuando sentí que Robert me tomaba de un brazo, impidiendo que chocara contra un árbol.

-Cuidado _____

-Ohh, lo siento... venia un poco distraída- dije con una sonrisa, que desapareció al momento de ver a 3 empoussas que se dirigían a toda velocidad hacia nosotros

-¡¡ROBERT, SACA A καρμανιόλα (guillotina) RAPIDO!!

-¡¡ESO HAGO!!-Grito de vuelta

Saque a mi collar en forma de lanza (irónico ¿no? mi padre es Ares) que rápido se convirtió en mi espada de Hierro estigio καταστροφέας (destructor) y corrí a ayudar a Robert que tenía a 2 empoussas sobre él.

-No se atrevan malnacidas, ahora probaran un poco de Hierro estigio- dije enterrándoles mi espada a amabas de una estocada, dejando un residuo dorado en mi ropa. Había algo que no me cuadraba, cuando yo las vi había 3 horrorosas criaturas y solo mate 2, decidí que solo era mi imaginación, voltee hacia Robert pero cuando lo hizo la empoussa que faltaba estaba frente a mí, me propino un buen golpe y me araño la cara y los brazos, le respondí dando un mandoble con mi espada, provocando un rasguño en sus brazos, sacándole chillidos de dolor, cuando me disponía a cortarle la cabeza con mi espada, esta se volteo y me propino una buena patada, que me mando disparada hacia un árbol, mi vista se nublo y no supe nada mas de Robert, ni de mí, ni de la empoussa.

********

No sabía dónde me encontraba, solo podía ver a un par de niños rubios de no más de 10 años, muy lindos, jugando en un césped verde, la niña llevaba puesto un par de shorts de mezclilla y una camisa de botones negra con un par de botines negros, y el niño llevaba puesto exactamente lo mismo, prácticamente podía decirse que eran gemelos, me quede observando la paz en la que ambos niños jugaban.

La escena cambio, ahora sí que recordaba donde me encontraba, era el día después de mi cumpleaños número 12, había salido de casa en busca de chocolates para Robert y para mí, él había insistido en acompañarme, pero me negué, diciéndole que si Mama entraba a la habitación necesitaba a alguien que me cubriera, habían pasado alrededor de 15 minutos y tenía que llegar rápido, me dirigí a un callejón, en el que si subía la escalerilla de incendios, y brincaba al edificio del frente llegaría a mi casa en 5 minutos aproximadamente.

La noche era oscura, la estrellas no brillaban y eso hacía que mi piel se estremeciera, cuando estaba a punto de subir la escalerilla un par de manos me jalaron y tiraron al suelo, eran 2 hombres, ebrios y para nada amigables.

-Pero mira que tenemos aquí, una niña muy bonita, ¿no es así Jackson?-Dijo uno de ellos

-Así es Sam, que te parece si nos divertimos con esta preciosura- dijo el segundo

Yo les lanzaba patadas, mientras de mis ojos caían miles de lágrimas, no quería que me hicieran daño, la adrenalina y el coraje que estaban en mis venas, me bastaron para darle una patada en la mandíbula a uno de ellos, lo que provoco que el otro me golpeara la mejilla.

-¡¡chiquilla estúpida ¿qué hiciste?

-Algo que debieron hacer hace mucho tiempo con ustedes- me levante, convertí mi collar en espada y les lance una estocada, atravesé el estómago de uno de ellos, causando que el otro entrara en shock, tropezara con el cubo de basura y callera de cabeza sobre una roca, provocándole una muerte segura.

Cuando revise mi ropa, esta estaba hecha jirones, la camisa de mi pijama estaba rota y mi pantalón manchado de barro, con tan solo recordar lo que me hubiera pasado, mis lágrimas caían como ríos sobre mis mejillas. Llegue a casa, tome una ducha, y cuando salí del baño, Robert estaba esperándome acostado en mi cama, con un par de mantas y chocolates, sin darme cuenta ya estaba tirada sobre Robert llorando desconsoladamente mientras le contaba lo sucedido.

-Ohhh _____ hermanita, lo lamento tanto, debí haberte acompañado, no debí haberte dejado ir sola- repetía mientras de sus ojos salían pequeñas lágrimas.

-No Robert, ellos te hubieran hecho daño, y no permitiría que nada te dañara

-A partir de este momento jamás te dejare sola- Dijo besando mi frente

-¿Lo prometes?

-Lo prometo.

****

Desperté y me incorpore rápidamente, me encontraba en una especie de enfermería, había muchas camillas, olía a desinfectante, trate de levantarme, pero algo me sostenía de la cintura, Robert se encontraba en una pequeña silla junto a mi camilla, y estaba dormido.

-Robert... Robbie... Despierta...- susurraba mientras lo sacudía levemente.

-ahhmm, 5 minutos más mami... off-

-Robbie, no soy mama, soy yo... _____ despierta, necesito saber dónde estamos- le volví a susurrar

-Ohh, mmm, _______ hermana ¿eres tú?- dijo levantando su cara de mi regazo.

-Si, ¿dónde estamos? ¿Qué es este lugar?

Cuando Robert iba a hablar un chico rubio con aspecto de surfista apareció, tenía unos preciosos ojos azules y una sonrisa hipnótica.

-Hola, Soy Will Solace, médico del campamento, llevas inconsciente cerca de 1 día y medio, ese es el menor tiempo registrado, ¿cómo te sientes?- dijo sentándose en la camilla

-Bien... me siento muy bien, solo que no recuerdo como llegue aquí

-Oh, eso lo puedo contestar yo-dijo Robert- Cuando quedaste inconsciente gracias a esa empoussa yo solo la atravesé con mi espada, y te cargue cual la pequeña princesa que eres hasta la entrada del campamento, y un chico de cabello azabache y ojos aguamarina, se ofreció a ayudarme a cargarte, pues yo tenía unos cortes en mis brazos, me dirigió a este lugar, y eso fue lo que paso.

-Oh bueno, entonces ehh... Will, gracias por ayudarnos a mi hermano y a mí, en verdad te lo agradezco- dije levantándome de la camilla.

-Ohh, lo olvidaba una cosa más, ¿Quién es su madre/padre divino?- dijo Will con una sonrisa.

-Ohh pues veras...bhjndcevhb- estaba diciendo Robert, cuando yo le tape la boca con mi mano.

-Aún no sabemos quién es nuestro padre-dije con prisa.

-Bien, por el momento los llevare a la Casa Grande para que Quirón les asigne a alguien que les del recorrido- dijo con la sonrisa más cálida que hay.

-Gracias Will, en verdad te lo agradezco.-Dije con una sonrisa.

Salimos de la enfermería y nos dirigió a mí y a Robert hacia la llamada Casa Grande.

---------

Hola!! Como nose si sepan, mi Nombre es Aylin!! Espero que les agrade esta historia, y si pueden ver en mi perfil Tengo otra historia llamada "Sweet Coffe" y es una novela de Nico Di Angelo, espero y les agrade, si tienen alguna sugerencia, no duden en enviarmela! <3 
Besos!!

All the love Xx


The Bad Boy |Jason Grace|¡Lee esta historia GRATIS!