Capítulo 23.

1.5K 110 2

Maratón (2/3)

Sasuke llevo a Sakura a su antiguo departamento donde solían vivir juntos. A lo que ella no replicó.

-Todo sigue igual- dijo Sakura mirando el departamento.

-Ni cambie nada desde que te fuiste, me mude para dejar todo igual- explicó tranquilo.

-Claro con tu esposa karin- dijo con rabia y celos.

-Aun no es mi esposa- argumentó.

-Bueno lo que sea, te acuestas con ella y ya- manifestó con cólera.

-No- se limitó a decir-Me gusta como te ves embarazada- halago- ¿Quién es el padre? -demandó saber Sasuke.

-No te diré Uchiha- no le diría que era su hija-¿Quieres dejarme sola? -inquirió ella.

-No puedo, le prometí a la doctora cuidarte.

-Porque pensé que tu y yo- movió sus manos entre ambos señalándose.

-¿Qué tu y yo qué? -indagó.

-Que eras mi esposo y padre de mi bebé-replicó.

-Quisiera- volteo la mirada y parecía triste.

-Hmp- respondí, el sonrió al escucharme, aún tenia sus mañas.

-¿No te cambiarás?- pregunto.

-Naruto tiene mis maletas.

-En la habitación aun esta tu ropa- expresó.

-Eso no me quedará. Engorde mucho con el embarazo.

-También está ropa mía que no uso, puedes usarla- aseguró.

-Vete o crees que me cambiaré delante de ti- exclamo.

-Ya te he visto desnudo Sa-ku-ra.

Me fui al cuarto, me di una buena ducha ahora si me siento mejor. Cuando salí Sasuke no estaba, solo había una nota:

Te ves muy bella y sexy, quisiera quedarme pero me salio un imprevisto. Cualquier cosa llámame ahí este para ti.
U. S.

Sakura tenía días visitando a su padre, día y noche. Aun se quedaba en el departamento que Sasuke le ofreció. Mas no había vuelto a ver al Uchiha desde el día que se encontraron.
Hacia un día caluroso y la pelirrosa de le antojaba un delicioso y apetitoso helado de chocolate, así que decidió irse al centro comercial. Luego de degustar un helado extra grande se quedó viendo a una familia que estaban en una mesa vecina, se preguntaba si algún día ella estaría así con su niña que aún no tenía nombre. Sin mas salio disparada con todo lo que le daban sus piernas a una tienda de bebés. Se maravilló con lindos vestidos y braguitas. Se estaba volviendo loca comprando todo para su bebé, tanto así que después no podía con tantas bolsas y sin embargo quería comprar más. Cuando caminaba por la acera rumbo a su "casa" un Aston Martí azul oscuro se le estacionó al lado. Bajaron la ventanilla del copiloto.

-No crees que son muchas bolsas para una mujer embarazada- su voz gruesa y pausada era hipnotizante, tenía aquel traje negro perfectamente planchado ajustado a cada músculo de su bien formado cuerpo. Sakura de quedo deslumbrada con semejante Dios griego, parecía que los dioses lo hubieran esculpido con las manos. Sasuke bajo del auto, me arrebato las bolsas las coloco en el asiento de atrás todo en un parpadeo. Me abrió la puerta del copiloto y me hizo una señal para que entrará. Mi cuerpo trabajaba por impulso, subí sin decir nada. Él se sentó a mi lado haciendo rugir el carro por las calles de Tokio.

Pov Sakura.

-¿Quieres comer algo? -me miró de reojo mientras conducía.

-No gracias- dije cortésmente. No obstante como el nunca hace casi me llevo a un restaurante donde solíamos ir de novios. Amo la comida de este lugar. Bajamos del auto y nos ubicamos en nuestra mesa favorita, cerca de una gran ventana de cristal que dejaba ver a Tokio comido por la noche fría.

-¿Qué quieres ordenar? - pregunto Sasuke mientras revisaba el menú detenidamente.

-Mmm, dejame ver- realmente todo lo que salía en el menú me parecía delicioso- comeré lo que tu pidas porque no puedo decidir entre tanta comida deliciosa.

-Ordena todo y así no tendrás que decir- agregó como si tal cosa. Sasuke ordenó pollo en salsa de tomate con papas al vapor, con una ensalada de tomates, cebollas y pepino. Por mi parte pedí una hamburguesa, con papas fritas, pollo frito con ensalada. También comí lo que ordenó Sasuke con una Coca-Cola grande.
-¿De postres? - indagó una camarera que babeaba la libreta mientras veía a Sasuke, será estúpida la muy arrastrada grite internamente.
-Comeremos torta de manzana, ambos. Gracias- le solté a lo que ella se quedó esperando la aprobación de Sasuke.

-Torta de manzana- confirmo a lo que la arrastrada se fue- Aun te recuerdas que amo las manzanas- me sonroje.

-Solo quería comer eso y como se que te gusta dije que para los dos- trate de arreglarlo pero mi nerviosismo me traicionó.
Cominos en silencio hasta que el se atrevió a romper el ambiente callado.
-¿Me dirás quién es el padre de la bebé? -soltó con rabia.

-No.

-Sabes que si me entero quién fue el bastando que te toco lo mato con mis propias manos- entonces suicidate porque eres tu, pensó mi inner.

Romance Prohibido (sasusaku)¡Lee esta historia GRATIS!