capítulo 16

4.5K 226 43

Abby estaba preparando todo para comenzar con el tratamiento de Kim. No me ha dejado pasar a la sala médica, quiero estar con ellas pero no me deja porque dice que voy a contaminar el área.
Sólo por ese motivo me mantengo afuera de la sala esperando impacientemente.
No puedo quedarme quieta estoy muy nerviosa, camino de un lado a otro notando la miradas de Raven, Indra y Octavia.

- Que?- les preguntó alterada.

- Nada.- dicen a coro y levantando las manos.

- Pero puedes dejar de caminar de un lado para otro que me estas mareando y encima estas gastando el piso de tanto caminarlo.- Me dice Raven sonriendo.

- No puedo, estoy muy nerviosa.- volví a caminar por el mismo lugar una y otra vez.
Ya iba pasando mucho tiempo y Abby no salía. Mi preocupación se hacía cada vez más grande. No sólo Kim están en su mente ahora Clarke también ocupaba gran parte de sus pensamientos. Sus dos personas estaban a metros de ella y no podía hacer nada para acompañarles.

- Tranquila, ya van a salir. - la voz de Raven sonaba a mi espalda.

- No puedo. No cuando las personas que más amo están ahí dentro.- Raven empieza a reír con ganas...

- Al fin amiga mía has aceptado que amas a Clarke.

- Nunca dije que no lo hiciera. Sólo que no lo decía. - le respondo.

- Buen punto. Y que han hablado allá afuera, cuando te fue a buscar?

- creo que básicamente me dijo que era una idiota - le respondo luego de pensarlo.-

- Wow. Que buen resumen me has dado. Y tengo que darle la razón aunque ella también fue idota.- la miro y calla automaticamnete. Se vuelve a sentar a lado de Indra.
Ya cuando esta por perder la paciencia la puerta de la sala se abre y sale Abby.

-Como están?- le pregunto abalanzandome sobre ella.

- Ambas están bien. Tranquila. - escuchar esas palabras fue un inmenso alivio. Volví a respirar. Abrace muy fuerte a Abby tratando de contener mis lágrimas de felicidad.

- Quiero verlas por favor.- le dije al separarme.

- Esta bien., acompañame.- todas se pusieron de pie.- sólo una puede pasar. Cuando despierten ambas, podrán pasar mientras tanto no. Lo siento.
Entramos a la habitación sus camas estaban cercas. Agradecí a Abby que las haya puesto juntas.
Puse una silla en medio de la cama de ambas y desde ahí contemple sus sueños.
Kim tenía mucho mejor color que antes, yabjonhania rastro de la palidez que se había adueñado de su carita. Le acarició el cabello y le doy un beso en la frente

- Mami?- era apenas un susurro pero bastó para llenarme de alegría.

- Bebé... como estas? Te duele algo?.-mi voz era muy suave.

- Sólo cansada.- apenas dijo eso y ya se había dormido de nuevo. La arrope y fui a ver a Clarke.
Se veía muy tranquila y a la vez demasiado hermosa.
Con las yemas de mis dedos fui recorriendo cada milímetro de cara, pasando por su frente, sus ojos, sus pómulos, su nariz, sus labios.
Recorrí cada línea de sus fascinantes labios, un pequeño suspiro sale de sus labios. Retiro la mano enseguida pensando que se había despertado al comprobar que no lo hizo, nuevamente retome lo que estaba haciendo.
Pose mis labios sobre los de ella y le Di un pequeño beso.

- Nunca podré pagarte por lo que has hecho, mi amor.

La arrope y me dirigí a mi silla para verlas dormir.

*************

Tres días habían pasado desde la transfusión. Kim se encontraba en la sala médica para ver su evolución mientras que Clarke  había sido dada de alta el dia anterior.
A cada hora se daba una vuelta para ver a Kim, al igual que Raven, Indra y Octavos. Justo todas coincidieron en ese mismo momento ya que Abby les había dado permiso para que pasarán.
Kim al verlas se alegro tanto que quiso saltar de la cama sólo hizo el amague antes de verme.

- Indra, Octavia! Tía Raven!- estas se acercaron, se tendieron las manos e hicieron una pequeña reverencia.

-Tía Raven?- le pregunté a Raven, ella sólo sonrió y se acercó a Kim.

Mientras todas ellas hablaban y reían. Me acerque a Abby que estaba mirando su tablet.
Al verme llegar deja lo que esta haciendo y me dedica una sonrisa cansada.

- No se como te voy agrader esto Abby. Pero de verdad muchas gracias.

- A mi no me tienes que dar las gracias. Fue Clarke la que hizo todo.

- Lo que no se como ella sabía que era compatible.

- El mismo día que te hice las pruebas, ella vino a mi y me pidió que realice las mismas pruebas en ella.

- pero porque?- No entendía las razones de Clarke

- No lo se Lexa. Eso vas a tener que preguntárselo a Clarke.

Miré a Kim que estaba muy entretenida jugando con Raven. Se que Abby también la mira y sonríe.

- Porque no le das una oportunidad?-- le digo tomandola por sorpresa. Ella me mira desconcertada.

- No se de que hablas- me dice antes de poner su vista en su trabajo.

-Si lo sabes. Si quieres algo con ella ve y Díselo no dejes pasar tiempo no lo pierdas.  Y si no quieres también ve Y diselo así no te va estar esperando.

- Ella me espera?- la voz sorprendida de Abby me enternece

- Cada día.- ambas miramos a la misma dirección.

Me doy cuenta que la conversación que tuvimos era también para mi. Ya no podía mantener más esto. Necesitaba dejar atrás mi enojo mi rabia mi despecho y afrontar de una vez lo que me pasaba.
Mi futuro estaba ahí adelante mio ver y escuchar su risa era el regalo más grande que tenía. Y Clarke me lo había devuelto.
Había devuelto mis ganas de vivir la vida plenamente. Había devuelto mi ser me había vuelto a sentirme completa.

-Abby. ..

- Dime una cosa.- siento con la cabeza.- La amas?

- Más de lo que puedo imaginar.- le susurro.

- Ve a buscarla, yo me quedo con Kim. Aparte tengo que hablar con alguien.

- Gracias.- me acerco a Kim.- ahora vuelvo bebé te quedas con Raven y Abby. La cuidas por mi- le digo esta vez a Raven.

Salgo de la sala médica en busca de Clarke. Tantos pasillos y puertas me confunden, no se como ellos logran diferenciar cada sala o habitación de esta nave.
Le pregunté pregunté varias personas por las habitaciones, algunas salían corriendo otras valvuseaban cuando me hablaban y apenas lograba entenderles.
Por lo poco que entendía seguí el camino que ellos me decían. Al llegar al pasillo había 4 puertas iguales. Golpee en dos y no obtuve respuesta. Golpee en la tercera, escuché movimientos y esperé que se abra.
No esperaba que me abriera esa persona. Sentí mi cuerpo llenarse de ira.

- Bellamy- gruño

- Vienes a buscar a mi mujer?

Un Corazón En Espera¡Lee esta historia GRATIS!