Dos años después.

—¿Y qué tal ella? —Me pregunta mi mejor amigo Eduardo por enésima vez.

Lo perdone, al final de todo él siempre estuvo para mí en las buenas y en las malas.

Supongo que aunque hubo un momento en que lo odie mucho, hubo otro en el que ya no lo hacía.

—No me gusta —Le respondo secamente mientras le doy un trago a mi cerveza—. De hecho no entiendo qué hacemos en un bar. Hubiera preferido estar bebiendo en tu casa como de costumbre.

—¡Divertirnos! —Parece realmente emocionado—. ¿Qué más podríamos hacer en un bar?

Me pregunta cómo si estuviera estupido.

—No se... Sabes que esto no es lo mío —Le respondo cansado mientras me encojo de hombros.

—Antes lo era —Responde enojado—, ¿Qué pasó con Eliot que salía a todas las fiestas y tomaba conmigo? ¿O el que se ligaba a cualquier chica? Extraño a ese Eliot, pero en cambio ahora solo tengo a un Eliot aburrido y que se la pasa estudiando.

—Así soy ahora Ed —Yo también le respondo enojado—. Se esfumó hace más de un año, no entiendo cómo no te has acostumbrado al nuevo yo.

—Simplemente no puedo... No eres el mismo desde que... —Me dice dudando si seguir o no.

—¿Desde qué Ed? —Me molesta que siempre que quiera hablar de ella se detenga—. ¡Dilo!

—Desde que ella te abandonó —Me muerdo el labio muy fuerte.

Yo no lo tomo como abandono, yo lo tomaría más como buscar su camino.

—Desde entonces no sales casi —Continúa—. Has salido con muy poco as chicas desde que ella se fue. Te cambio por completo y eso no me agrada.

—Acostúmbrate, porque así seguiré siendo —Le digo fríamente—. Ella es la única en mi vida. Y quién sabe que pueda pasar en un futuro, pero por el momento estoy bien así, solo.

—Y siempre lo será —Él pone sus ojos en blancos—. Si, si... Siempre lo dices. Pero... Mira a tu alrededor Eliot, ¿La vez por aquí?

Niego con la cabeza.

—¡Ves! Eso no te impide con que te ligues a alguien —Dice suspirando cansado—. Disfruta la vida hermano, las chicas vienen y van, tú mejor que nadie lo sabe. La chica a la que tanto querías se ha ido, te dejo, te abandonó en menos palabras. Ahora tienes que disfrutar la vida, habrá muchos años más para que te vuelvas a enamorar. Por ahora sal con chicas y relájate. Porque recuerda Eliot. Vida solo hay una y no es vida si no la disfrutas.

Me entretengo varios minutos tratando de asimilar sus palabras, se muy bien que no puedo pasármela toda la vida de amargado solo porque Leire se fue, eso lo tengo más que claro, pero... En estos instantes no tengo muchas ganas de estar ligando con chicas, de salir, me canse de eso, era lo único que hacía en preparatoria, y ya no quiero más.

Yo quiero algo estable, a lo mejor tenga razón Ed en que no conseguiré el amor de mi vida en estos años, pero busco algo estable, estoy harto de los momentos cortos, al inicio eran entretenidos porque buscaba tener adrenalina, pero estoy en universidad, lo cierto es que quiero algo estable.

La apuesta perfecta [1]¡Lee esta historia GRATIS!