Cap 2.7

506 18 5

RAQUEL

-Andrew tengo que ir. Perdí la carrera y yo soy una mujer de palabra.

-No vayas, no sabe donde vives.

-Pero tendremos que ir a las carreras a por ellos y allí hablaran conmigo-dije mientras metía las cosas en mi bolso.-. ¿Por qué no quieres que vaya?-le miré.

-Porque no quiero que te pase nada.-mentira. Si hay algo que sé perfectamente, es cuando miente la gente y Andrew me estaba mintiendo en aquellos momentos.

-¿No será que de verdad les conozco? Andrew cuéntame la verdad.

-No les conoces.-seguí guardando las cosas y me puse las botas.

-Bien. Entonces no tienes de que temer. Me voy, no quiero llegar tarde.

Después de atarme los cordones de las botas, cogí el bolso y la chaqueta y salí del piso a toda prisa. Antes de arrancar el coche, respiré profundamente. No sabía porque estaba nerviosa, pero era por él. Por verle. Lo único que sabía de él era lo que ponía en su ficha policíaca y no era demasiado, apenas se dejaba ver por la ciudad o iba camuflado y siempre escapaba de la policía. Arranqué el coche y salí del garaje, conduje por las calles hasta llegar a la dirección que me dio en el papel.

Salí del coche y caminé hasta llegar hasta el recinto donde se suponía me estaba esperando. Era un edificio abandonado y un poco en ruinas. No tenía ventanas ni paredes. Solo tenía las columnas que sujetaban la estructura del edificio. Desde la otra acera dudaba si entrar o no, ví a Álvaro apoyado en una de las columnas mirándome desde un par de pisos arriba.

Crucé la calle y busqué unas escaleras, pero no había. Estaban derrumbadas así que subí las que había y después dí un pequeño salto estirando los brazos para agarrarme al bordillo. Subí y al ver a Álvaro delante de mí dí un paso hacia atrás hasta que me dí cuenta de ello y quise remediarlo. Me cogió de la mano y me aferró a él sin ticar el suelo rodeándome con su brazo libre la cintura.

Dio unos pasos hacia atrás mientras nos mirábamos sin apartar la mirada. Me dejó en el suelo sin soltarme. Acercaba un poco su rostro, pero luego se echaba atrás. Oímos que alguien carraspeaba, miramos hacia donde provenía la voz y eran los demás. Nos separamos lo más rápido posible y nos quedamos mirándoles.

-Creía que íbamos a estar solos.

-Nunca dije eso.

-Entonces voy a llamar a Andrew.-saqué el móvil y empecé a marcar su teléfono.

Sandra me quitó el móvil y se lo dio a Blas. Llevaba mucho tiempo estudiando sus fichas que ya me las sabía de memoria y los conocía a todos por sus chanchullos ilegales. Detrás de una de las columnas apareció una chica que abrazó a Álvaro por detrás y este no se negó.

-Devuélveme el móvil, Blas-todos se miraron entre sí.-. ¿No pensaréis que me acuerdi de nuestro supuesto pasdo juntos no?

-¿Cómo sabes nuestros nombres?-bufé. Me lanzó el móvil y lo cogí.

DAVID

Está viva. Todo este tiempo ha estado viva con Andrew. Si le pillo solo lo mato.

-Vuestras fichas. Yo me largo.

-Espera-se dio la vuelta-. Deja que te demostremos que compartimos un pasado. Deja que te demostremos que soy tu hermano, que son tus amigos, y que le quisiste.-señalé a Álvaro.

-No. La apuesta era que íbamos a estar él y yo solos, no vosotros.

-¿Te vas a ir sin cumplir tu parte del trato?-dijo Álvaro soltándose del agarre de Blanca.

-Aquí los únicos que no han cumplido su parte del trato sois vosotros. Yo me largo.-se fue sin decir nada más, saltando por lo que quedaba de las escaleras y saliendo del edificio.

Todos nos miramos.

-¿Y ahora qué?

-¿Ahora? Plan B.

*** 

Nos levantamos temprano para ponernos en marcha hacia el piso en el que se alojaban. Ayer por la tarde, la seguimos hasta su piso y allí vimos como entraba y Andrew la recibía. Cuando salió del piso, Dani salió del callejón y empezó a seguirla con las gafas de sol y la capucha puestas. El resto la seguíamos desde dos coches. 

Blanca no vino y era algo de lo que todos nos alegramos puesto que Álvaro no le había contado nada. Ayer vino sin que la dijéramos nada y hoy no supo ni siquiera que salimos de casa. Arranqué el coche y empezamos a seguirla. Para cuando giramos la calle, Raquel había descubierto a Dani y después de darle una pequeña lección o llave empezó a correr por la calle.

Álvaro y yo salimos de los coches y empezamos a correr detrás de ella. Había mejorado bastante huyendo por las calles y consiguió despistarnos. Volvimos a los coches y nos subimos. 

-La hemos perdido.

-Joder. ¿Y ahora qué hacemos? El plan B se ha ido a la mierda. Sabe que vamos detrás de ella y estará alerta por  si la seguimos de nuevo.

-Sí. Ahora no sabía que Dani la seguía y ya ves de lo que ha servido. 

-De todas formas un secuestro exprés no es la mejor opción...-susurró María.

-No. Pero Álvaro, ¿en serio esto te parece la mejor opción para demostrarle a Raquel que era uno de los nuestros? ¿Te parece qué es la mejor opción para demostrarle que os queríais? Sí la quieres, busca una forma que no parezca muy brusca.

María bajó del coche y se fue con Dani. Sandra, Blas y Yoli se fueron en otra dirección. Carlos, Álvaro y yo nos quedamos en el coche. Carlos y yo nos miramos y nos encogimos de hombros. Álvaro se fue y nos quedamos solos en el coche.

-¿Vamos a tomar algo?-dijo Carlos.

-Claro.-chocamos las manos y nos pusimos en marcha.

SANDRA

Estaba totalmente de acuerdo con María en que secuestrala un par de días no era la mejor opción. Yoli se quedó en su casa y Blas y yo nos quedamos solos. No habíamos pronunciado ninguna palabra desde que nos quedamos solos y la situación era muy nerviosa.

Nos paramos a tomar un batido y salvo las bebidas cuando las pedimos, no volvimos a pronunciar otra palabra. Me bebí todo el batido y no me dí cuenta de que estaba sorbiendo el batido.

-Perdón-pusimos una sonrisa falsa.-. Seguimos bebiendo.

Decidimos ir a un bar a tomar algo aunque seguíamos sin hablar mucho. 

-¿Has salido ya con alguien?- me preguntó.

-No, todavía no.

Llegamos al bar y empezamos a volver y a beber. Pasadas las horas fuimos a casa. Aún seguíamos compartiendo piso y aunque le dije que ya estaba buscando otro no era así. Fuimos a su habitación y allí... Bueno... Lo que todos sabéis.

JUNTOS SEGUIREMOS EL COMPÁS(Auryn, no son famosos)¡Lee esta historia GRATIS!