Leire's POV.

Me va a odiar por el resto su vida.
No será lo mismo, ni para él, ni mucho menos para mí.
¿Me perdonará algún día?
¿Entenderá mis motivos?

Esto era lo que me empecé a preguntar una y otra vez todas estas semanas desde que le conté que me iba.

Mi vuelo salía en una hora y tenía que irme yendo ya.

—Eliot —Tenía lágrimas en sus ojos, y eso me partía el corazón.

Habíamos hablado sobre nuestra relación, sobre que podía funcionar a larga distancia, sobre que él esperaría, yo sólo trataba de seguirle la corriente. Pero nadie mejor que yo sabía que eso iba a fallar, creo en el amor, pero no amor a larga distancia, y siento que sería muy egoísta para ambos, pero más para él.
Al final y al cabo él sigue siendo Valerio el rompe corazones, si dejo que esto del amor a larga distancia suceda, él no lo soportaría tanto.
Así que creo que lo mejor que puedo hacer es dejarlo libre.

—No creo que funcione —Le digo susurrando, esto es algo difícil para mí.

Gracias a él descubrí que siempre hay segundas oportunidades para el amor, pase buenos momentos y también desagradables, gracias a él descubrí mi verdadera pasión, él me aliento y me apoyó cuando lo necesite, pero no puedo permitir que esta relación continúe, sería realmente insano para ambos.

Hemos pasado tantos malos momentos juntos, que tal vez no estamos destinados el uno para el otro... Qué tal vez... Solo... Tal vez... A quien quiero engañar, no habrá alguien como él, no encuentras el amor de tu vida dos veces y si lo haces no es lo mismo, y jamás será lo mismo, por eso me duele mucho dejarlo ir.

—¿Qué es lo que estás tratando de decir, Cariño? —Me pregunta confundido mientras me mira fijo.

Sé que esto no será fácil, pero lo tengo que hacer.

—Las relaciones a larga distancia no funcionan muy bien —Le digo a punto de llorar, pero suspiro varias veces para que eso no suceda—. Sería injusto para ambos no disfrutar de la vida y estar atados del uno del otro, siendo infelices. Por eso Eliot... Te libero, ve a buscar una chica que no se vaya.

Algo de aquella oración que pronuncie es cierta, pero otra parte es mentira, quiero que disfrute la vida, pero no con otra chica, pero tampoco puedo permitir que se quede atado a mí por no sé cuántos años.

—Pero... No puedo —Dice triste.

—Debes de hacerlo —Le digo con ganas de llorar.

Estoy apunto de romperme, pero no puedo debo de ser fuerte, por él y por mi.

—Te puedo esperar, podemos hacer que esto funcione —Empiezo a negar con la cabeza—. No puedo imaginar que esto termine. Te has vuelto parte de mi.

—Y tú de mí —Le digo triste, no puedo soportar más—. Pero lo cierto es que esto de tener una relación a larga distancia no funcionaría. Hay muchos motivos, no puedo permitir que estés atado a mi, por quién sabe cuántos años. Yo me iré y no estaré segura de sí vaya a regresar, sería injusto para ambos y lo sabes.

—Pero... Leire... No... —Dice mientras sus lágrimas recorren sus mejillas, me acerco a él y lo abrazo—. Te amo.

"Te amo"
Esa frase me parte el corazón.

La vida me dio dos opciones de como vivirla, seguir aquí en esta ciudad que odio y quedarme a su lado ó ir a estudiar a una universidad para cumplir mi sueño.
Fue algo egoísta de mi parte escoger la segunda opción, pero tenía que salir a conocer el mundo, ese es mi destino.

Estoy siendo muy egoísta para ambos, lo sé, pero todo comienzo tiene un final, sea bueno o malo, hay que aceptarlo.

—Yo también te amo —Se lo digo de corazón—. Pero hasta aquí termina todo.

—No puedo dejar que esto termine.

—Debes, tú y yo sabemos muy bien que esto estaría mal, solo nos causaríamos dolor —Le digo sinceramente—. Esto es lo mejor.

—Esto no es lo mejor. Solo le estás dando una salida fácil a lo nuestro, pueda que tengas razón en lo de las relaciones a larga distancia... Pero yo estaría dispuesto a que eso se mantuviera —No quiere aceptarlo y eso lo esta haciendo más difícil para mí.

—Me tengo que ir —Le digo triste—. Eliot... Aunque a ninguno nos guste esta decisión en estos momentos... En una temporada más sabremos que fue lo mejor. Por favor acéptalo, hazlo por mí.

Él empieza a negar con la cabeza.
Esto es mucho más difícil de lo que imagine.
Debí de hacerlo antes, antes de que lo nuestro se alargará, pero no podía, quería disfrutar los últimos meses con él, y gracias a mi indecisión se ha vuelto una de las cosas más insoportables que he hecho en mi corta vida.

—No me hables, no me mandes mensajes, tenemos que mantenernos lo más alejado del uno del otro —Le digo, aunque suene lógico me está partiendo, sigo sin comprender cómo no me he puesto a llorar—. Será lo mejor.

—Esta bien, aunque no lo este —Dice resignado, pero todavía triste—. Pero quiero que sepas que no va a ser lo mejor. Para ninguno de los dos.

—Lo sé...

Hay un momento de silencio, en el que ambos nos quedamos observando. Eliot Valerio el chico más guapo que he visto en mi vida, fue mío y yo de él. Tengo que dejarlo ir, no puede permanecer en una relación como la que tenía planeada, sería realmente insano. Me es difícil dejar al chico que he amado en tan poco tiempo como a nadie más, debo de aceptar que aunque me vaya de esta ciudad dejare un pedazo de mi corazón aquí, dejare a Eliot y esto no pinta nada bien para mi.

—Te quiero pedir algo —Su frase me sorprende mucho la verdad. 

Le sonrió a mi chico, al chico que dejare.

—Claro, lo que quieras —Tengo que aceptarlo, se lo debo.

—Aunque suene tonto —Suspira y continúa—. Un beso de despedida.

Yo asiento, me acerco a él.
Lo miro fijamente y me pongo de puntitas para poder acercar mi cara a la suya, paro mis manos alrededor de su cabeza, y me acerco a sus labios.

Lo beso con desesperación, mientras que mis lágrimas por fin empiezan a salir, será el último beso que le dé y reciba por parte de él.
Todo acabó.
Y eso me estaba matando.

Él pasa sus brazos alrededor de mi espalda y me carga, pero me sigue besando.
Cuando nos separamos, él me sigue cargando, colocó mi frente en la de él.

—Cuídate —Le digo y con eso me empieza a bajar lentamente.

—Te esperare —Me sorprenden sus palabras.

Nadie sabe si podrá cumplir eso.

—Te amo —Y con eso me separo y tomo mi maleta.

Empiezo a correr, ya que no soporto seguir ahí.

No soporto perderlo.
No soporto esto.

Me odio por hacerle esto.
Me odio por hacerme esto.

Me subo al avión y me la pasó llorando todo el viaje.

Nadie se merecía nada de esto.
Esto es muy cruel.
Pero la vida es cruel y tenemos que aceptarlo.

Pero aún así... Aunque la vida sea cruel y haya provocado que me alejara de él, estoy segura de que jamás lo olvidaré.
Él es especial para mí y siempre lo será.

Siempre lo amare.

La apuesta perfecta [1]¡Lee esta historia GRATIS!