"El legado de Cosimo"

1 1 0
                                          


En algún lugar de Italia.

La esfera luminosa dibujaba las líneas de las paredes empedradas, sombras que remarcaban las juntas de los infinitos ladrillos que formaban aquel pasillo sin fin. Una silueta, un sujeto ensotando abriéndose paso en la oscuridad. En su mano una bola de luz como antorcha, y ante ella, un portón hermético custodiado por el absoluto silencio.

Un solo gesto.... y ¡la puerta se abrió!. Sin llave. Sin ningún tipo de esfuerzo, aquellos maderos, se movieron como su estuvieran poseídos por el maligno.

Al entrar, una calle gobernada por criaturas de otro mundo, petrificadas y calladas, sumisas a la presencia de quien las contemplara, Gárgolas o demonios de piedra emparejadas y mirándose una al frente de la otra, como guardianes de algún saber oculto y milenario.

En el espejo se veía como aquella tunica se aproximaba. Una mujer oculta en una tunica más grande que ella.

Y en aquel instante... sus manos dejaron de emitir esa luz, y empezaron a moverse como si estuviera hablando con señas delante de aquel extraño espejo negro. De repente y tensando con fuerza la pose de sus dedos comenzó a recitar palabras de alguna lengua muy antigua...

.- Espejo! Reveladme los secretos de los antiguos...!, !...de los mas grandes!

El eco hizo que las paredes repitiesen sus palabras, con fuerza al principio y después menguantes en la lejanía.

Aquella oscuridad total, devoró el poco sonido de aquel lenguaje, que una vez pronunciada las palabras mágicas, la brisa que provenía de "la nada" hizo que los guardianes del pequeño templo subterráneo movieran sus cabezas hacia la dirección del sujeto, como si hubiesen resucitado o simplemente, despertado de su gran letargo. La tunica cimbreante a la corriente no le basto para desconcentrar a aquella extraña mujer de cabellos rizados, su pose aún se mantenía firme a pesar de que aquellas criaturas de piedra la contemplaran con sus terroríficos ojos rojos, como miradas de fuego al acecho.

Los ojos se abrieron, como si la fuerza vital pudiera salir de sus pupilas...Sus dedos de uñas largas y negras se tensaron con mas contundencia, reclamando así todo el poder del mismísimo universo ante su presencia. Y el reflejo en el espejo, de un rostro hermoso y femenino, se torno nube púrpura. Diversas formas, humo volátil en el cristal oscuro sin poder concretar una presencia precisa y exacta, o como si fueran las almas cautivas, las cientos de miles de victimas encerradas en la mazmorra mas tenebrosa retorciéndose en aquel tipo de dibujos humeantes.... ¡De repente! Los gritos que provenían de aquel tipo de infierno se disiparon en la nada. Las voces de los gobernantes de aquel abismo habían acudido ante su presencia....

.-"Recuperadla" (decían diversas voces al mismo tiempo y desincronizadas como acompañando al majestuoso y colosal espacio, como un eco en la gruta mas grande de toda la tierra en un simple espejo negro))

.- ¿Dónde puedo encontrarla?

.-¡"debéis de ayudarnos"!, !"Siii...ayudadnos"!

.- He buscado por todas partes y no he encontrado nada de nada. Seria de gran ayuda saber su forma...

.-"Ni si quiera, el grano mas insignificante de un desierto, pasa desparcibido por la inmensidad del universo"." ¡Vos! fuiste elegida...entre todos los monos que gobiernan este miserable mundo.... ¡Complacernos! Y os ofreceremos el poder supremo de todas las cosas..."

.- Os lo agradezco. Siempre me sentiré obligada a satisfacer vuestros mas profundos deseos... en tiempos pasados abrace vuestro regalo, pero temo que mi capacidad de poder vencer a la muerte sea insuficiente. ¡No! ¡Dispongo de tanto poder! Corren tiempos difíciles...

La Reina de la LluviaDonde viven las historias. Descúbrelo ahora