" Domina"

3 1 0
                                                  



"El atractivo, el galán, el misterioso y seductor. Su aura refleja una intensa fuerza de seducción, un poder que no es de este mundo, o simplemente, nos es familiar. Hombre, mujer, o "cosa", realmente... no importa, ya que puede adoptar la forma que más desea. Una especie de velo oculta su verdadero rostro, intenciones disimuladas entre promesas alocadas y un abanico de variopintos deseos por cumplir. El capaz, el que sabe y osa, el que involucra y señala con el dedo, el que sonríe y proporciona una seguridad engañosa, el mentiroso, el peligroso, el que conspira en la sombra, el que transmite que "todo esta correcto" cuando tras su espalda "el mundo" sucumbe en una colosal y cruel devastación. El adecuado, el perfecto y el elegido, el que conoce los deseos de todos los mortales, el que mora en la oscuridad y es maestro de la paciencia, el que ofrece todo tipos de deseos y los concede bajo su contrato, la eterna espiral que no crece y se estanca, el laberinto sin salida y el numero 15."

Actualidad

(Complejo Hospital Santa Maria)

.- Juan!... Ju..an..! ¡Ayuda!.. ¡Estamos atrapados! (gritaba desde una de las grietas, el único acceso de aire y su ultima alternativa)

Sussi, intentaba mantenerse a flote. Sus piernas, ya cansadas de tanto moverlas bajo el agua, intentaban apoyarse en una de las esquinas del pasillo inundado. Sujetaba a su compañero, con la barbilla mirando hacia el techo para que no se ahogara. Jordi, estaba con los ojos cerrados, desmayado e inconsciente, aquel golpe en la cabeza le había dejado fuera de juego. Sussi estaba muy asustada por los dos. Por si fuera poco, el agua estaba a unos 10º y los primeros signos de hipotermia comenzaban a reflejarse en sus temblorosos labios azules.

.- ¡Juaaan! , ayu.. da.. ayu.. d.. (gritaba Sussi, mientras iba perdiendo lentamente el conocimiento)

La temperatura de su cuerpo había descendido considerablemente. Hacia varios minutos que la sangre había dejado de circular por las extremidades y las piernas cada vez eran más pesadas como sus manos que no le respondían. Normalmente, con la hipotermia, las victimas no suelen darse cuenta de que la están padeciendo. Sussi comenzaba a tener sueño. Mucho sueño. Sus parpados luchaban con lo poco que de fuerza que le quedaba, parpadeaban ya cerrados, como intentando abrirlos, pero aquel agotamiento que había ido subiendo poco a poco, le absorbía ahora todo la energía que le pudiese quedar.

Al los dos minutos, Sussi se desplomaba junto con Jordi en lo mas profundo de aquella trampa mortal.

Y Juan, no aparecía...

(4 horas antes)

Sussi cerraba el Codice.

Cargada de entusiasmo se levanto de la mesa y cogió sus herramientas de trabajo: Un casco con un foco de gran intensidad, una libreta y un bolígrafo. Seguro que sentada en aquella mesa barata, no se iban a solucionar los problemas por si solos. Ese lugar era antiguo y era muy probable que hubiera un segundo acceso, es decir "otra salida". Su intuición femenina, le decía que antes debía de solventar el enigma de las musas de Nerón, reuniendo todas y cada una de las vasijas encontraría el modo de salir. Y sino iba a ser así, al menos moriría con "el ojo azul" en sus manos.

Sussi mientras que caminaba hacia el 3º pasillo, no paraba de pensar en la historia de aquel sujeto "Sir Robert". Lo admitía, ¡estaba sorprendida! por todo lo que relataba y de aquellas pequeñas historias;

"un joven que tenia un sueño propio y que firmo su sentencia al pedir un deseo delante de ese espejo negro". Se preguntaba ¿Qué pudo sentir en el momento que lo tuvo delante? ¿Qué fue lo que hizo que cometiese tal imprudencia? y ¿por que?

La Reina de la LluviaDonde viven las historias. Descúbrelo ahora