*Psst* Notice anything different? 👀 Find out more about Wattpad's new look!

Learn More

La tierra temblaba ante un escenario dantesco. Habiamos transportado el infierno a este plano, y al parecer, mi viaje en el tiempo habia cambiado drasticamente el desenlace de los hechos.

Nos vimos envueltas en una cruel carniceria de la que debiamos participar, o no seriamos vencedoras. Los demonios elementales se destrozaban unos a otros, con pura satisfaccion, incluso con deseo. Esos seres disfrutaban de lo que ocurria, para ellos, esto tan solo era un freepass en un parque de diversiones. Para mi, era todo lo contrario. Debia esforzarme al maximo para que los kelpys no rasguñaran mi piel y entre el veneno en mi sistema, pero asi me gane unos fuertes golpes en todo el cuerpo. Entre las bestias que se tumbaban unos a otros divise a mis hermanas, que luchaban ferozmente contra los demonios de agua, pero increiblemente, Winter y Aydan brillaban por su ausencia.

"Busquenlas" pense con fuerza. "Debemos encontrarlas".

Hawa y Nichi se separaron al instante y corrieron en  direcciones opuestas, saltando como podian para esquivar a los kelpys. El temblor antinatural de la tierra nos hacia dificil el movernos.

Tuve miedo realmente cuando la luz desaparecio por completo y no por el eclipse. Truenos y relampagos surcaban el cielo, dandome a pensar que algo iba mal, pero sumamente mal. ¿Y si habian hecho funcionar el ritual? ¿Y si atraparon nuevamente a mi Noah? Mi pecho calló ante el terror y emprendi mi busqueda. Debia asegurarme primero el bienestar de mi familia.

Como una zaeta, cruce entre los demonios elementales con los brazos prendidos fuego, golpeando todo lo que me rodeaba. A mi lado, una figura corria, no para alzanzarme, si no para escapar. Era Winter, que al parecer, incluso con todo el escandalo que iba haciendo, no se habia percatado de mi presencia.

La embesti con fuerza, tumbandonos de lado. Se incorporo rapidamente y se abalanzo sobre mi, tirandome hacia los arboles. Me estrangulaba con odio, desquiciada, y yo quemaba su rostro con mis manos, elevando la temperaturaa de todo mi cuerpo.

Un grito aterrador nos detuvo y buscamos su procedencia. Ambas nos dimos cuenta de algo que habiamos pasadi por alto; el claro estaba rodeado de gente, incluso habia camaras de tv registrando todo. No les importaba el temblor, el temporal, estaban enganchados a la lucha como si estuviesen viendo la mejor pelicula de sus vidas.

Empuje fuertemente a Winter  para sacarla de encima, a tiempo para quitar del camino a un djinn que caia justo contra la multitud.

"Tenemos un gran problema" pense. -¡Deben irse de aqui, podrian morir! -les grite con las manos en alto. Pero solo filmaban y miraban anonadados. ¿Acaso eran idiotas?

Un torbellino hizo crujir los arboles ya inquietos por el temblor, y figuras vestidas de negro volaron por los aires. n rayo cayo en el medio del claro, con un ruido cortante que enmudecia los oidos tan pronto como los acariciaba.

-¿Que demonios sucede? -grite frustrada.

-No lo se, pero todo esta mal. -exclamo Winter, asustada.

-¿Donde esta Aydan? -le espete.

-Buscandome para quitarme mi poder en lo que resta del eclipse. -me escupio. -Como perdio a tu hermano, ahora me quiere a mi. Al parecer siempre fui su plan B. Y a los oscuros no les importo demasiado, despues de todo ella es la original.

Las vueltas del destino habian convertido a Winter en una marginal, una expulsada de su propio mundo, desterrada para esconderse, algo que bien sabia hacer. Recorde la manera de luchar que habiamos compartido, ahoa en realidades distintas, cuando debia acompañarnos en la travesia del altar. Una luz cruzo sus ojos, cambiando su expresion.

-Yo tambien lo recuerdo... -susurro.

Aquellas luces que nos haian acechado en lo que ahora parecia otra realidad, volvieron a surcar el aire, y pude ver a Morgan agitando un baculo cual desquiciado, tumbando unicamente a los demonios que nos ayudaban. ¿Acaso ese tipo era estupido? Sali corriendo en su busqueda y lo tumbe de un golpe certero en el rostro, durmiendolo. Luego nos ocupariamos de el. Detras, una decena de druidas blancos intentaban escudar a la gente que se agolpaba entre los arboles, alejando a los demonios que luchaban entre si. Reemprendi mi busqueda, escudriñando entre el caos a las personas que amaba. Winter debio esquivar a un kelpy que se le habia echado encima, al parecer, incluso ellos tenian orden de capturarla. 

Cronicas Elementales: El altar del druida (PARTE 2)¡Lee esta historia GRATIS!