I

2.8K 332 124


"Apúrate, papi, ¡voy a llegar tarde!"


MinJee pateaba con sus pies contra el asiento del auto de ChanYeol con impaciencia.


"¡Imposible!, ¡Una princesa nunca debe llegar tarde!" respondió ChanYeol, haciendo una voz exagerada y graciosa mientras giraba cuidadosamente la esquina y se orillaba. MinJee se reía tras él, imitando su voz en medio de sus carcajadas. Dando una rápida mirada a través del espejo, ChanYeol sonrió ante el reflejo de la sonrisa emocionada de su hija, su cabello apartado de su rostro y recogido en un moño rosado arriba de su cabeza.


Finalmente se estacionó en un lugar frente al estudio con cinco minutos libres, MinJee ya estaba peleando con su cinturón de seguridad ansiosa por entrar corriendo al estudio. Riendo, ChanYeol salió del auto y la ayudó, cerrando las puertas y tomándola de la mano, dejando que ella lo jalara a dentro mientras abría las puertas.


El lobby del estudio estaba inusualmente lleno de personas, todos rostros familiares. Los niños corrían por todos lados, persiguiéndose los unos a los otros mientras que los padres hablaban entre ellos, esperando a que las puertas de la sala de baile se abrieran. Un grupo de personas asintió y le sonrió a ChanYeol en saludo en cuanto este se acercó, dejando a MinJee ir a reunirse con sus amigos. Se fijó que uno de ellos se acercó corriendo a ella y comenzó a hacerle muecas mientras esta lo ignoraba, sonrió al verlos, pero pronto se sintió extrañado al no notar al profesor.


"¿TaeMin no llega aún?" preguntó, sorprendido por su extraña tardanza. Usualmente siempre estaba ahí para recibir a sus estudiantes mientras estos llegaban.


"Oh, ¿no viste el email?" BaekHyun le guiñó un ojo mientras veía como su hijo molestaba a la niña de ChanYeol, sacó su teléfono y mostrándole el mensaje. "Se irá a la academia en Jeju por un tiempo, así que encontró a un reemplazo que dicte sus clases mientras él no está."


"¿Qué?" se sobresaltó Chanyeol, regañándose a sí mismo por no haber revisado su inbox en toda la semana. "Ah, no lo vi." Llamaría a TaeMin después o cuando tuviese un tiempo libre para desearle éxitos. "¿Mencionó quién es el nuevo chico?"


"Sí, él es...¡Oh, llegó!" BaekHyun echó una mirada sobre su hombro ante el sonido de la puerta abriéndose del otro lado del lobby.


Chanyeol estiró su cuello para ver sobre la cabeza de todas las demás personas y su corazón casi estalla a través de sus costillas en cuanto vio al nuevo maestro de ballet. Sin poder respirar, observó que no era nada más ni nada menos que Kim JongIn el que había entrado, vistiendo mallas negras y apretadas que se abrazaban a sus muslos junto con una camisa negra que se acentuaba a la anchura de su pecho.


De repente, dándose cuenta de que tal vez no podría dejar ver a los demás, ChanYeol se encogió un poco, para esconder sus flameantes mejillas e irse de ahí gateando de alguna manera, escondiéndose tras los padres que estaban frente a él. Su corazón golpeaba dentro de su pecho, su garganta de repente se sentía seca. Nunca creyó que estaría en la misma habitación con su amor de secundaria, quien le daba clases de ballet a su hija ahora.


"¡Lamento haberlos hecho esperar!" comenzó JongIn, haciendo una reverencia en disculpa. Su voz sonaba más profunda y ronca de lo que ChanYeol recordaba. Todos comenzaron a moverse dentro del estudio mientras los padres se despedían de sus hijos mientras JongIn se hacía a un lado, dejándolos entrar.

Ballet Steps [ChanKai] ¡Lee esta historia GRATIS!