capítulo 14

4.7K 250 13

Ni Abby ni Clarke hablaron, sus caras de sorpresas lo decian todo.

- Sabes que eso no es verdad!- salto Raven- eres su madre Lexa. La trajiste al mundo como tu siempre dices.

- Se que soy su madre Raven, pero hubiera deseado llevarla dentro mio. La amo demasiado.

- Ella es tan tuya como tu eres de ella Lex.- las palabras de Clarke me asombraron.

- Aparte ella es tan igual a ti- me decía Raven.

- Enserio?

- Nunca te has dado cuenta de eso? No necesitabas llevarla dentro tuyo para saber que ella es igual a ti.

- no se que tendrá de mi.

- Oh querida amiga mía. Ella solamente tiene tu fuerte y adorado carácter.
Eso me hizo reír.
Me acerco a Abby y le extiendo mi brazo.

- Saca todo lo que necesites.- metió una aguja y empezó a sacar sangre- Abby si no soy compatible? Que pasará con Kim?

- Tranquila. Siempre hay una solución. Encontraremos otra.
Sólo asiento con la cabeza. La fiebre había bajado considerablemente pero aún no conseguia tener ese hermoso color que tenía su rostro.

- Lexa cuando fue la toma vez que comiste?- me pregunta Raven

- No me acuerdo. Igual no tengo hambre- le respondo volviéndose a sentar. Pero no llegó hacerlo ya que Raven me agarra del brazo y me tira hacia delante.

- Vamos a comer.- me dice arrastrando, me suelto pero me siento algo débil.- Vamos ya casi no te puedes mantener en pie.

- No. Me quedo con mi hija.

-Lexa ve a comer, yo me quedo con Kim.- me dice Clarke.- juro buscarte si hay alguna emergencia.

Me quedo parada mirándola fijamente se que me dice la verdad. Pero no puedo dejarla. No puedo simplemente dejarla sola.
Si se despierta buscandome y no me encuentra?

- Ve. La voy a cuidar. O prefieres que te acompañe a comer?

- No! Esta bien. Sólo Llámame por favor si pasa algo. Como y vuelvo enseguida.

Salgo de la sala médica junto a Raven. Allí paradas están Indra y Octavia que me saludan enseguida me ven.

- Heda.- coro de ambas

- Han comido,?- mi pregunta les sorprende.

- No Heda aun no hemos comido. Nos quedamos aquí por si nos necesitabas o si le pasaba algo a la princesa.

- Vamos a comer. - le digo antes de irme.

Entramos al comedor estaba de lleno de gente del cielo. Raven nos indica que nos sentemos en una de las mesas del fondo mientras ella iba a buscar la comida.
Indra y Octavia me preguntan por Kim y las mantengo al tanto de todo lo que había pasado hasta el momento. Ninguna dice nada sólo asientan con la cabeza.

- Lamentó como las he tratado este último mes. Lamentó haber pagado con ustedes mi rabia. - les digo sinceramente.

- No tenemos que perdonarte nada. Y se que a lo por Octavia también al decir esto.- miró a Octavia y ella asiente nuevamente con la cabeza- te ocultamos algo muy importante, se que no es excusa pero lo hicimos por ti.

- Por eso insistias tanto con que siguiera con mi vida?.- le pregunto a Indra.

- Si Heda. Perdóneme.

- Indra sé que querías lo mejor para mi. Pero necesitaba esa información para poder seguir con mi vida. Además ya paso. Ya esta. No es necesario seguir con eso. Ahora tengo la cabeza en mi hija..

En ese momento Raven viene con una mesa con rueditas. Miró la gran cantidad de comida que trae .

- No sabía que era lo que les gustaba Asique traje de todo un poco.- Dice con una gran sonrisa..
Cada una se sirvió en su plato, la comida era silenciosa. Octavia no estaba comiendo casi nada.

- Pasa algo Octavia.?- mi pregunta la toma desprevenida.

- No Heda. Bueno si. Tengo que decirte que lamentó todo esto y sobre todo lo de Clarke con mi hermano. No se si me verás alguna vez como antes y no como...

- Octavia- la interrumpo- Tu y tu hermano son dos personas totalmente diferente. No te veo como el. Eres una de mis mejores guerreras y te apareció como tal.

- Si pero el...

- Pero el nada. No te voy a mentir tengo muchas ganas de matar a tu hermano- sus ojos se abren más de lo normal pero no dice nada- no lo voy hacer,... aun.

- Hablando del Rey de roma- exclama Raven.
Bellamy se acerca a nuestra mesa.

- Heda.

- Blake.- ambos Saludos fueron cortantes y de pura cortesía nada más. Nuestras miradas se mantuvieron por varios segundos antes que el me desviara la vista a causa del llamado de su hermana.
El ambiente se volvió totalmente tenso.

- Si me disculpan me retiró - les dije a las chicas, levantándome de mi asiento.

- Pero no has comido nada- me recrimina Raven.

- Se me ha ido el hambre- verlo hace que mi estómago se revuelva. Y una furia tome posesión de mi cuerpo. Las ganas de clavarle mi hermosa daga en su cuello eran impresionante.
Realmente quería matarlo. Matarlo por haberme robado lo que más amaba, matarlo por robarme 5 años de mi vida, matarlo por todo lo que se me pasaba en mi cabeza.
Me detuve a respirar con más tranquilidad pero no podía, una pared de metal se llevó las terribles descargas de mis puños, no sentía el dolor de mis manos sólo veía reflejada en la pared la cara de Blake. Cada vez más fuertes eran los golpes.

- Basta! Lexa Basta. Te vas a lastimas- unos brazos me rodearon para contener mis golpes a la pared. No se cuanto tiempo me contuvieron esos brazos pro me traquilizarob.- No se a quien le estabas pegando pero esa no es la solución.

- A todo.- suspiro cansada- A la vida que no se que es lo que hecho que se empeña a rebatarme todo lo amo. - mis lágrimas caen silencosamente- perdí a Clarke no quiero perder ahora a mi hija.

- Primero y principal no vas a perder a tu hija, no voy a permitirlo y lo sabes. Y con respecto a mi hija lucha por ella, perdonala. Ella te ama demasiado y vive culpandose de la tristeza que llevas desde que te vio entra a Arkadia.

- Abby...- sus brazos me sueltan y me hace girar para que la vea a la cara.

- Se que fui muy dura contigo pero tenías razón en todo lo que decías de mi. No soy una líder, en cambio tu si. Lucha por mi hija y se feliz.

- Aunque te las arranque de tus brazos y me la lleve a Polis- le susurró

- Si eso las hace feliz. No tengo ninguna objeción a eso. Me vendrían bien de vez en cuando unas vacaciones.
Ambas sonrerimos.

- Gracias y lamentó esto.- le digo apenada.

- Vamos a ver esa mano. Espero que te la hayas quebrado.

Me ayuda a levantarme y me lleva hasta la sala médica.
Al entrar me quedo parada ante la hermosa visión que tenía en frente. Clarke se encontraba acurrucada en la cama junto a Kim y la abrazaba contra su pecho. Una sonrisa apareció en mis labios.

- Esa sonrisa es capas de opacar hasta los mismísimos rayos del sol.- me susurra Abby.
Lo era. Tenía a las dos personas que más amaba en frente mio.

Un Corazón En Espera¡Lee esta historia GRATIS!