"CAPÍTULO 15"

12.5K 1.4K 64

Maya dejó salir poco a poco el aire que tenía atascado en sus pulmones, se sostuvo del barandal de madera que estaba junto a ella, mientras miraba acercarse a su ex-marido, Nicolás

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

Maya dejó salir poco a poco el aire que tenía atascado en sus pulmones, se sostuvo del barandal de madera que estaba junto a ella, mientras miraba acercarse a su ex-marido, Nicolás. Desde su separación hasta ahora, había pasado un año y medio, y desde entonces jamás volvió a toparse con él, solo hasta esta noche.

Las emociones que estaba experimentando iban de la nostalgia al desagrado, dejándole un estrago de pesar. Recordar la noche en que él, le había dicho que tenía a alguien más, aún era un poco desagradable.

—Hola Maya, es bueno volver a verte— dijo con voz llena de honestidad y una débil sonrisa formada en sus labios.

Maya lo recorrió con la mirada de arriba a bajó, antes de contestar; El traje gris con ribetes en negro, camisa blanca americana a juego con una corbata de punto negra, lo hacían ver más guapo de lo que recordaba.

—Buenas noches Nicolás, que sorpresa que este aquí— respondió con un ligero temblor en su voz.

—El año pasado no me atreví a venir, pero sabes que siempre he apoyado tus ideas. Esperó no estés molesta porque este aquí.

—No, por supuesto que no. — se obligó a controlar su interior y ser amable—. Agradezco que sigas apoyando cualquier causa, no solo la mía— ella sonrió con ironía.

—Luces, increíble esta noche.

—Gracias, lo mismo digo.

— ¿Y cómo están los chicos? — preguntó él con voz llena de cariño, Maya sabía que se refería a Naedeline y Lenz.

—Bien, ambos terminando sus carreras.

—Me alegro.

Se miraron a los ojos sin decir más, parecía que ellos expresaran lo que uno como el otro deseaba decir.

Para ella; pensar en el abismo emocional que había entre ese hombre a quien había elegido entregar su corazón en el pasado, los galanes de la ficción de sus libros que le encantaban, y en el abismo en el que había entre la vida que había imaginado para ella misma, y la que estaba viviendo ahora, eran sumamente agotadores.

No podía creer que su vida ahora dependiera de un trato con un hombre el cual, era más oscuro que la misma noche. Fingir ante los demás nunca le gustó, mucho menos si tenía que hacerlo justo delante de Nicolás, esperaba que Caín se hubiera retirado y no estuviera por ahí, no quería tener que fingir frente a su ex que lo amaba, no esta noche, no cuando no estaba lista para hacerlo, no deseaba que sintiera lastima por ella.

—Tendría que felicitarte por tu nuevo matrimonio. —habló el acabando con el incómodo silencio—. Pero sería hipócrita si lo hago. ¿Por qué él Maya?, ¿Creo que mereces alguien mejor? —Nicolás interrumpió sus pensamientos.

Ella cerró el entrecejo algo molesta, « ¿Qué diablos opinaba el de su matrimonio?», pensó.

—Creo que tú eres el menos indicado para decirme y reprocharme con quién me casé Nicolás— soltó con dureza

EN LAS MANOS DE UN ÁNGEL © [SCD#1]Donde viven las historias. Descúbrelo ahora