Una locura

6.7K 820 87

Hermione cerró la puerta del cuartito de Filch con magia antes de girarse hacia el rubio, varita aún en mano, respiración acelerada. Él se veía aterrado, con la mano aún en el cuello, no por dolor, sino por el miedo de que si la apartaba jamás podría volver a sentir esa sensasión.

-No creí que lo descubrirías tan rápido... - Empezó pero ella lo detuvo alzando una mano en el aire y sacudiéndola.

-Pero en algún momento lo descubriría, ¿Y entonces qué? - Preguntó algo desesperada. - ¿Qué se supone que haga ahora?

-¡No lo sé, Granger! Jamás pensé llegar tan lejos. Ni siquiera pensé en las consecuencias de esto. - Golpeteaba el suelo con el pie.

-Por favor, Draco, dime que es una broma, así podré seguir con mi vida normalmente. - Pidió acercándose un paso hacia él. Él le devolvió la mirada preocupada y frunció el ceño.

-Ojala lo fuera. - Susurró y miró a la ventana. - Así sería todo mucho más fácil.

-¡Pero! ¡Draco, Merlín! - Hermione dejó la varita caer al suelo y colocó las manos a ambos lados del rostro de él, aplastándole un poco las mejillas. Él la miró asustado y alzó una ceja. - ¡No puedo gustarte! ¡Soy fea y rara! ¡Y una impura! ¡Y tú eres tú! ¿Acaso no lo comprendes? ¡Esto no puede pasar! ¡Yo debo odiarte! ¡Tu beso no puede haberme gustado!

Él sonrió, ella abrió los ojos sorprendida. Él le acarició una mejilla, ella lo dejó hacer.

-Esto no es algo que yo pueda controlar, desgraciadamente. Porque créeme que si pudiera elegir, de todas tú serías la última. Pero no puedo evitar notar que tú no eres fea, ni rara, sino especial y hermosa. -Ella se ruborizó, y él rió un poco. - No, es en serio.

-No sé que decirte. - Se mordió el labio inferior y colocó su mano sobre la de él en su mejilla.

-No tienes que decir nada. Puedes ignorarme y ya, Granger. Todo puede volver a la normalidad, no te enviaré más notas, lo prometo. - Ella asintió y levantó la mirada.

-¿Siempre seré Granger, verdad? - Rió con un poco de melancolía y él esbozó una sonrisa de costado. La conversación parecía terminada pero ninguno quería apartarse del otro. - ¿Draco? Tengo que hacer algo.

Susurró antes de ponerse de puntillas y juntar sus labios en un beso que él rápidamente correspondió.

****
Otro porque YOLO c:

Querida Granger - Dramione¡Lee esta historia GRATIS!