Capítulo 20.

2.7K 187 18

   Las horas habían pasado de manera rápida para los Skaikru que habían conseguido crear los primeros canales e instalar algunas de las placas solares. Ahora, todos estaban en torno a una hoguera, terminando de alimentarse y descansando un poco después de haber logrado casi acabar el trabajo a tal rapidez. Durante del descanso, comenzaron a hablar sobre su vida en El Arca, llenando la escena de anécdotas divertidas que Lexa no entendía completamente debido a algunos de los conceptos o de los nombres que utilizaban. Raven, cerca de su oído, intentaba explicarle de manera que la Ex Comandante lo entendiese o al menos, intentaba conseguir que se situase para poder disfrutar de la anécdota. Fue uno de los momentos en los que la mecánica pudo comprobar por sí misma que realmente, Lexa sentía admiración hacía ellos, algo que la hizo sentir orgullosa de su gente y de lo que habían logrado con el paso del tiempo. 

     Minutos después, Clarke se puso en contacto con la Ex Comandante mediante el walkie talkie de Raven. Quería asegurarse de que todo marchaba correctamente y sobre todo, quería asegurarse de que sus amigos y sobre todo Lexa estaban bien. No sabía explicar porqué, pero tenía la sensación de que la Ex Comandante corría peligro aunque sabía que tenía la seguridad necesaria para que no ocurriese nada. Lexa estuvo varios minutos hablando con ella, escuchando su risa e imaginando su sonrisa a kilómetros de ella, esperando su vuelta para que pudiese observarla con detenimiento. 

    Mientras tanto, Raven había decidido dar un vuelta por allí cerca. Necesitaba estirar un poco la pierna que tras estar sin hacer nada un buen rato, le gritaba de dolor que se moviese, que pusiese a ejercitar su musculatura para que ésta volviese a calentarse, pero de eso, había pasado casi una hora y ahora, sus compañeros volvían a estar en torno a la hoguera debatiendo qué hacer al respecto. Separarse era la peor opción, sobre todo teniendo en cuenta que podrían perderse y o ayudaría para nada a la situación. Fue entonces, cuando Lexa, que había estado guardando silencio, relfexionando, tomó partido en aquel debate. 

    - Yo conozco el terreno- dijo con seriedad. - Puedo ir a buscarla con uno de vosotros y volver en la mitad de tiempo que si fuésemos todos- aseguró. 

    Bellamy y Jasper se miraron entre sí, luego, miraron a sus compañeros, que parecían conformes a lo que Lexa había dicho. 

    - Está bien. Pero te acompañaremos dos- le contestó Bellamy, intentando dar a entender que lo que quería en realidad, era darle más protección a Lexa. Algo fuera de lo que de verdad quería. En cuanto encontrasen a Raven, Jasper la acompañaría hasta donde estaban sus compañeros, mientras tanto, él se encargaría de llevar a Lexa con los suyos, justo donde estaba asentada la aldea de terrestres. Jasper, entendió perfectamente el plan de Bellamy y asintió con la cabeza. Lexa también asintió. 

    - No perdamos tiempo entonces. Pronto anochecerá y será más difícil de encontrar. 

    - Tranquila, Heda. Nosotros sabemos que si nos perdemos, debemos de quedarnos quietos a esperar que venga la ayuda- le contestó con ironía Bellamy, intentando darle a entender que los terrestres eran mucho más idiotas que los Skaikru y que quizás, no sabían cómo hacer las cosas. De todas formas, Lexa no quiso entrar ahí, no quería iniciar ninguna discusión. Sólo quería encontrar a Raven y volver a Arkadia. 

    - ¿Informamos al canciller?- preguntó uno de los guardias cogiendo su walkie. 

   - No- contestó inmediatamente Bellamy. - No tardaremos en volver. Si en dos horas no estamos aquí, pedid refuerzos. 

    Su compañero asintió y volvió a colgarse del cinturón el walkie talkie, acatando así la orden que Bellamy le había dado. Lexa no estaba para nada de acuerdo con ello. Si es cierto que movilizar a más guardias era perder el tiempo, ya que sabía que podrían bastarse con los que estaban allí, pero lo menos era poner al tanto al canciller y que las decisiones corriesen por su cuenta. De todas formas, no podía perder más tiempo debatiendo también eso. Ahora, la prioridad era encontrar a Raven. 

May we meet again. ¡Lee esta historia GRATIS!