00.

4.5K 352 189


Lunes. Odiosos lunes. Por la mañana, cuando tú quieres estar durmiendo y enrollándote en las sábanas, dejando tu baba caer.

Esos lunes, son en los que piensas "¿Quién inventó el instituto?".

En eso estoy pensando ahora mismo. Yo, Jeon Jeongguk, estudiante de notas normales, empiezo hoy mi último curso. Y las ganas son casi invisibles. Misma mierda, curso distinto.

Me froto los ojos aun tumbado en la cama y oigo los pasos de mi madre dirigiéndose hacia mi cuarto para decir su típico "Venga, levanta que ya es la hora" . Mamá, tengo alarmas. Y un reloj en la muñeca, ¿de verdad crees que sigo en la cama por no saber qué hora es?

Mi madre, siempre creyendo que el instituto es la mejor etapa que hay. Claro. Ella no fue. Entonces, no sabe lo que es tener que aguantar a compañeros de clase con los cuales te llevas mal, profesores insoportables, días enteros sin dormir por estudiar para exámenes finales, etc. Habría preferido ponerme a trabajar, pero mis padres no quieren. Además, tengo antojo de hacer una carrera. Irme de aquí, irme de Busan. Irme a Seúl. Así que, me toca terminar este infierno, digo curso.

-Ya va, mamá. Ahórratelo. Ya me estoy levantando.- dije sin darle tiempo a que abriera la puerta. La escuché reír un poco desde fuera e irse.

Me levanté exasperado y fui directo al pequeño baño que había en mi cuarto. Vivo solo con mi madre, ya que mi hermana estudia en otro país , y mi padre trabaja fuera, por lo que me quedé con la otra habitación con baño incorporado.

Me miré al espejo. Mi careta no va a cambiar, sigue igual de horrible. Pero aun así, la ignoro y me meto en la ducha para una de mis duchas express.

Cuando salgo, cojo lo primero que pillo del armario: una camiseta básica de cualquier color, unos vaqueros y unas Vans negras. Simple, pero efectivo.

Mientras desayuno, recuerdo que tengo que contarles muchas cosas sucedidas a los chicos. Estuve todo el verano fuera, por lo que no he podido estar en contacto con ellos. Mi madre me mandó a un campamento en Japón, supongo que me vio un poco marginado y pensó "Hey, vamos a mandar a mi hijo a un campamento donde lo tengan con una comida al día y haciendo ejercicio todos los días. Ah, sin olvidar las películas de mierda los fines de semana y que no podíamos usar el móvil si no era para decir cuánto echábamos de menos a nuestros padres en 5 minutos" Genial mamá, si pensabas que estaba gordo, haberme dicho que iba a un campamento de gordos, no a un campamento "donde lo vas a pasar genial".

Olvidaba que ya no tendríamos a nuestro mismo tutor del año pasado, el profesor Siwon. Me pregunto quién será.

Recibo un mensaje.

Jimin: ¡Suerte en tu primer día de 2º de bachillerato, tranquilo, solo te queda este curso y eres libre, palomita! ¡Espero vernos pronto, tenemos que contarnos muchas cosas!

Jimin, mi amigo de la infancia. Dos años mayor que yo, sigue aquí, en Busan. Va a empezar su tercer año de carrera. Siempre me dijo que cuando empezara a ganar dinero, me sacaría de aquí. Espero que sea pronto.

-Mamá, me voy ya. No quiero llegar tarde el primer día, necesito escoger un buen sitio.- grito desde la cocina y cojo la mochila rápido para salir pitando. La escucho despedirse desde lo lejos y luego cierro la puerta.

Ahora toca esperar al autobús. Sí, mi instituto puede ser una mierda, con alumnos y profesores de mierda, pero me alegra que tenga autobús. No me gustaría tener que ir andando solo.

Pasaron 10 minutos y ahí estaba el autobús, lleno de fieras, digo alumnos.

-Buenos días, Jeon.-Me saludó el viejo Kiuhyun, como siempre ha hecho.

-Buenos días.-lo saludé sonriente de vuelta. Me giré y vi que apenas quedaban sitios libres ya. Hasta que encontré una fila vacía, detrás de dos pijas de 4º.

Las ignoré y me senté en mi sitio.

-¡Hola, Jungkook! ¿Nervioso?- empezó a hablarme Jihyo, una de ellas. Estaba más guapa que el año pasado. Había adelgazado y se había quitado el aparato. Pero aun así, seguía sin gustarme. No me atraía.

-Bueno, lo normal. Es solo un curso más.- digo sin ganas.

-Pero, es tu último año.- dijo su amiga, Mina. Recuerdo que ella me enseñó un poco de japonés cuando se enteró de que pasaría todo el verano en Japón. Ella y su novio Takuya fueron muy amables, a decir verdad. Lo que no quita que llegara a Japón sin saber cómo decir hola.

-Sí, bueno. Algo nervioso sí estoy. Quiero ver qué profesores me tocan este año. Espero que no sean los mismos del año pasado, o me amargarán el curso.

-Pues, he oído que han venido profesores nuevos a sustituir. Lo creas o no, este curso muchos profesores han tenido que irse un tiempo. El profesor de educación física tuvo este verano un accidente, y a día de hoy sigue en cama con la pierna escayolada, o eso me han dicho unas chicas de segundo. Y la profesora de latín dio a luz, por lo que tampoco vendrá. Y otros más, pero no recuerdo.

-Vaya, interesante. Será interesante ver qué profesores vienen nuevos.

______________________________________________

Espero que apoyéis este fanfic tanto o más que los otros, y no os preocupéis que seguiré con los demás. Es solo que quería enseñaros ya algo de lo nuevo que tengo :) 

OS QUIERO. 

The teacher » vkook¡Lee esta historia GRATIS!