capítulo 11

4.5K 240 20

Gracias a Raven y a Kim esta fue una tarde realmente diferente.
Kim estaba realmente feliz y yo por ella.
Al llegar a la tienda cambie a Kim de ropa para meterla directamente a la cama. Pequeños gemidos salían de su boca cuando la movía para todos lados.

- Eso es tener el sueño pesado- dice Raven sentándose en la cama.

- Muy pesado! Siempre me cuesta levantarla. Podes librar una pelea a su lado y ella sigue durmiendo.- me reía- cuando era bebé la llevaba conmigo a entrenar en ningún momento se despertaba había gritos, sonidos de espadas chocando. Y ella simplemente dormía.
Le contaba a Raven mientras la arropaba. Le acarició su pelo lentamente

- No te des por vencida con Abby. Si ella es lo que quieres sigue insistiendo.

- Vas a seguir este mismo Consejo?

- Es diferente Raven.

- En que es diferente. Amas a Clarke. Ve a buscarla dale la oportunidad de que cuente su parte.

- No Raven. Tuvo varias oportunidades y las dejó pasar a todas. Sólo porque descubrí su secreto...

- Eso era una bomba de tiempo Lexa. Nunca estuve de acuerdo con que te lo ocultara. Las dos tienen hijos cada una sabe lo que hizo. No la castigues sin saber que paso.

- No fue fácil verlos.- mi voz era apenas un susurro y mis lágrimas salían silenciosamente.

- Lo se Lexa. Fui yo la que te encontré, recuerdas?

- Si. Nunca te Di las gracias por eso. Asique gracias.- sonrió apenas.

- Si bueno., de nada. Tu me lo agradeces y Abby casi me mata.- le salió un suspiro.

- Y eso?- me levantó de la cama y voy a servis dos vasos de alcohol. Le tiendo uno a Raven- Ahí te puedes quedar a dormir si quieres- le dije señalando un catre.

- Alguien me vio tomando tu caballo, se lo contó a Clarke justo estaba Abby presente y Pum!- hizo un gente exagerado con las manos.
- Y como has terminado involucrandote con la doctora? - ya habían perdido la cantidad de veces que sirvió los vasos.

- Tengo una pierna mal. Culpa de un disparo. Tantas veces yendo a que me revisará empecé a verla con otros ojos.- me contaba mientras bebía.- ella al principio se resistía a esto, tiene miedo por...

- Su hija. Las mujeres Griffin son complicadas.

- Salud a eso amiga. Vas a contarme sobre Kim?- al escuchar eso mi cuerpo se tenso

- Vino en el momento en el que más oscuridad tenía. Fue la luz que me permitió seguir adelante.

- Es hermosa.- me decía al observarla.

- Gracias.- me observa levantando una ceja- tengo que pedirte un favor.

- No hace falta que digas nada. No se lo voy a contar a nadie, tranquila. Pero sabes que estas haciendo lo mismo.

- Créeme que no es lo mismo.

**********

Durante las siguientes tres semanas, Raven seguí viniendo al campamento, me tenía al tanto de casi todo.
Todo menos de Clarke. Aun no estaba lista para saber de ella. Si vi en mi enojo había bajado mi dolor seguía ahi.
Indra seguía sin encontrar rastros de los hombres desaparecidos a los cuales se les había sumados dos casos más.
Quería ayudarla a recorrer todas zonas pero Kim ha estado de nueva enferma, dos días seguidos con fiebre, los remedios que Niko le daba parecía no hacer efecto. Raven trataba de.convencerme que la llevara Arkadia para que la atendiera Abby.
Me negaba hacerlo, quería que los remedios dados por Niko resultara.
Mientras le ponía paños de agua fría Kim empezó a moverse violentamente, su pequeño cuerpo daba sacudidas.
La.tomé.entre mis brazos hasta que dejo de hacerlo pero en ese instante la pequeña se desmayó.
El terror corrió por mi cuerpo. La envolvi en una manta y salí corriendo de la tienda.
Subí a mi caballo haciéndolo correr muy rápido. Mantenía e la mi hija apretada a mi.

- Aguante bebé,por favor.

El camino se hacía eterno. Le pegaba más fuerte al caballo para que corriera más fuerte.
El sol empezaba ocultarse eso iba a complicar el camino.
No importaba tenia que llegar a Arkadia como de lugar.
Estaba tan concentrada en el camino que no vi una rama ser estampada en mi frente. Un fuerte dolor se hizo presente.
Empecé a divisar las grandes puertas con todas las fuerzas que me quedaban empecé a gritar una y otra vez.

-ABRAN LAS PUERTAS. ABRANNN MALDICION ABRAN LAS PUERTAS
Ya estaba llegando cuando se empiezan abrir lentamente esas pesadas puertas. Sin bajar la velocidad entró como un rayo a Arkadia. Veo a Raven parada en la entrada de lo alguna vez fue una nave.

-Raven necesito a Abby- Le dije muestras desomontaba mi caballo. Ella vine a mi encuentro con una sonrisa su le duró dos segundos al ver el pequeño bulto que llevaba en brazos.- ABBY, DOCTORA GRIFFIN.
- Si esta dentro dudo mucho que te escuche - decía Raven mientras la seguía dentro de la nave. -Abby donde estás!!.

- Que son esos gritos- dijo la doctora saliendo del ala médica.
Al vernos se para en seco y sus ojos van a mis brazos.

- Ayudela por favor. Por lo que más quiera doctora Ayudela.

- Acuestela en la camilla Lexa. Que ha pasado?

- Lleva dos dias con fiebre. Hoy ha estaba muy caliente y ha empezado hacer convulsiones. - le respondo mientras ella le observa las pupilas con una luz. La revisa completa.

- Lexa, voy a ponerle un suero para hidratarla y haremos unos estudios.

- Lo que sea con tal de que ella este bien.- me quedo a su lado sin moverme de ahí. Veo como la pinchan, muchas agujas entran y salen de su cuerpecito.
No quiero llorar pero verla así me desborda.
Siento una mano apoyarse en mi hombro.

- Tranquila. Va estar bien. Abby va a sacarla.

- Raven me muero si le pasa algo. No soportaría perderla también.

- No la vas a perder Lexa. No sabes aun que es lo que tiene.- Raven deja de mirar a Lexa y se concentra en Abby que esta allí parada viéndolo todo.- Vas a sanarla, verdad?

- Tengo que esperar unos resultados- le dijo suavemente.
Las miró a ambas. Raven fruce el seño

- Ya sabes lo que es.- no fue una pregunta sino una afirmación.

- Tengo que esperar los resultados Raven.- ahora lo dijo con voz autoritaria.

- Madre escuche unos gritos y pensé que necesitabas ayuda.- Clarke entró a la sala poniéndose al lado de su madre.
Al verme allí se detuvo.

- Lexa, que haces aquí.

- Que es lo que tiene Abby?- ignoro la pregunta de Clarke.

- No voy a decir nada hasta que no tenga los resultados.
Vuelvo a tomar la mano de mi bebe haciéndole pequeños círculos con mi dedo.
Mientras con mi otra mano le acarició los cabellos.

- Te vas a poner bien mi amor.- le susurró.

- Lexa. Ven que te llevo a descansar. Kim esta estable, Abby la va a vigilar.- me decía Raven.

- No. De aquí no me muevo.- me senté al lado de la cama

Abby y Clarke me observan con gran interés sobre todo Clarke. Al verla hace que mi corazón duela mucho más.

- Lexa, quien es ella? - su pregunta es apenas un susurro al que logró escuchar.

-Ella es mi luz- limpio mis lagrimas- ella es mi hija.

Un Corazón En Espera¡Lee esta historia GRATIS!