(2/2)

2.2K 409 188

Para el alivio de Jongin, Chanyeol se fue inmediatamente después del incidente. Luego, las cosas se pusieron agitadas en el café, tanto que Jongin no tuvo tiempo ni de pensar en lo mortificado que había estado hace un rato. De todas formas, se las arregló para relevar a Jongdae mientras este estaba haciendo los pedidos.

"Oye, lo que sucedió allá fue algo bueno, créeme. Me lo agradecerás después cuando Mr. Perfecto te invite a cenar." Dijo Jongdae, riendo entre dientes sin vergüenza, y Jongin le lanzó la mirada más detestable que pudo hacer.

"¡Nunca me pedirá que vaya a ningún lado con él! No después del desastre de Mr. Perfecto. Él debe pensar que soy la cosa más ridícula del mundo." Balbuceó Jongin.

"Por favor, él te ama."

"¡Cállate, Jongdae!"

Jongin ni siquiera quería pensar sobre cómo lidiaría con Chanyeol mañana. Esperaba poder irse al baño justo cuando el alto llegara. Pero si lo hiciese, Chanyeol bebería un café hecho por Jongdae, y eso era veneno puro. Él no podía hacerle eso a Chanyeol. Incluso aunque, para evitarlo tuviese que lidiar con él.

"¡Te odio, Kim Jongdae! ¡¿Por qué somos amigos?!" gritaba Jongin desde la oscuridad de su habitación. Incluso odiaba un poco a Chanyeol por haber ido ese día sin su traje al café y distraerlo tanto que se humilló el mismo sobre su orden de latte.

Dio un suspiro frustrado, esperaba que su Vecino Amigo estuviera a la hora del desayuno y así poder desestresarse un poco. Él siempre se las arreglaba para hacer a Jongin sonreír. Ellos en verdad deberían conocerse algún día, pero era algo complicado.





Jongin dejó su plato de cereal en el pequeño comedor que había instalado al lado de la ventana para así poder sentir el cálido sol sobre sus brazos mientras comía su desayuno. Las persianas siempre estaban puestas para que así el sol no le pegase en la cara, y también porque, bueno, se suponía que su Vecino Amigo no debía verle la cara. Ese era el punto de su relación.

Tomando una cucharada llena de cereal, le quitó la tapa a su marcador borrable y escribió en su tablero 14" x 18" que descansaba sobre la mesa y su regazo. En tinta negra, Jongin escribió las letras S.O.S antes de inclinar la parte blanca de su tablero contra la ventana para que así el mensaje se viese a través de esta.

En el edificio frente a él. Más o menos en el mismo nivel y tal vez a unos tres metros de distancia, había una ventana con un tablero similar. No había ningún mensaje para Jongin ahí aun, pero ellos usualmente tenían cortas conversaciones durante el desayuno si tenían la suerte de hacerlo al mismo tiempo.

Sus extrañas ventanas eran las mediadoras de una amistad que había nacido hacía tres meses cuando Jongin vio un post en tumblr donde alguien había subido fotos de dos ventanas. En una, había un papel pegado en ella el cual decía:

"HOLA DESDE LA CUEVA DEL PECADO"

Mientras que en la otra había una respuesta pegada:

"SAL DE LA CUEVA DEL PEGADO Y VE A LA IGLESIA."

Eso había hecho a Jongin reír bastante, y a la primera oportunidad que tuvo, consiguió un papel grande y escribió:

"HOLA DESDE LA CUEVA DEL PECADO."

Sobre él y lo pegó en la ventana de su apartamento. Sabía que nadie iba a responder pero, ¿qué perdía intentando?

Mr. Perfect [ChanKai]¡Lee esta historia GRATIS!