26. "Está mal de todas formas".

8.9K 577 11

Disculpenme si hay muchos errores ortográficos, no quería dejarles sin capítulo de nuevo :(

26. "Está mal de todas formas".

|Narra Mia|

Al momento que entré en mi auto fue el momento en que mi mente se dio cuenta de lo que había hecho esta noche. De lo que me había causado a mí misma. Y de pronto me pregunté si sería mejor lo que decidí a mantener la relación. Pero era difícil pensar en medio de todo ese llanto en el que me sumergí en cuanto cerré la puerta de mi auto. No podía articular una palabra. Nada. No podía respirar, ni ver por lo borroso de las lágrimas en mis ojos. No me atreví a comenzar a conducir hasta calmarme un poco.

Al llegar a mi casa. Mis padres, a pesar de ser la hora en que iban a dormir. Estaban en la sala, no charlaban. Tan solo esperaban a que llegara. Ya no estaba llorando para entonces, pero era notorio que había llorado. Sabía que no se merecían que los ignorara cuando solo intentaban ayudar. Pero ahora solo quería encerrarme en mi habitación y nunca salir.

-Mia, cariño... ¿Estás bien? –Me había preguntado mi madre-.

No pude hablar. Abrí la boca para tomar aire e intentar detener las lágrimas. Pero fue en vano porque nuevamente me puse a llorar como una niña pequeña. Mi madre llegó corriendo y me abrazó. Me aferré a ella como más necesitaba. Un abrazo largo, mi madre intentaba consolarme pero ni yo misma podía. No quería llorar. No quería darle otro problema a mi madre, su sobrino tenía cáncer. Ya era mucho lo que sentía.

Sin embargo, el llanto seguía intenso. Y lloraba porque no quería sentirme así: necesitada de alguien. Necesitada de él, porque lo amaba, pero había tomado esta decisión porque me propuse superarlo.

Cuando pasó por Nick el día siguiente, ambos estábamos alejando el pensamiento, lo sabía porque lo conocía bastante. Pero me dolió tanto verlo y escucharlo que entré corriendo al pasillo. Me topé con Jane de camino al baño y se detuvo al ver mis lágrimas en la cara. Las sequé. Noté que su miraba me preguntaba qué sucedía. Se me atragantaron un poco las palabras, pero puede hablar.

-Está afuera... solo... por favor ve tú. –Asintió-.

Escuché a través de la puerta todo lo que Ethan le decía a Jane. Todo. Y eso solo hizo que me sintiera más abrumada. Lloré en silenció y antes de que Jane abriera la puerta de madera para entrar, yo ya estaba en el baño.

Me quedé ahí por no sé cuánto tiempo, pero solo me di cuenta de que seguía ahí cuando Jane tocó mi puerta.

-Ábreme, ya se fue. –Dijo, pero no me moví-. ¿Mia, estás ahí?

-Yo... un segundo. Ya salgo... -No me respondió pero sabía que había escuchado-.

Me limpié la cara del maquillaje que se había corrido y me pasé más de este con el kit de "emergencia" que teníamos en uno de los cajones del baño que compartíamos todas las que trabajábamos aquí.

Abrí la puerta y la encontré esperando al lado de ella usando el móvil, cuando escuchó la puerta abrirse se volteó con una mirada de lástima.

-Ven aquí. –Abrió los brazos con una cara de lástima y aunque no seguí llorando, la abracé como si estuviera llorando-.

-Ni tan siquiera sé por qué lo hice. –Hablé con voz quebrada-. No sé por qué, Jane.

-No te voy a permitir que lo lamentes. Lo hiciste por alguna razón que tuviste antes de romper con él. Pronto la recuperarás. O lo recuperarás. Pero tendrá que luchar por ti. ¿Entendiste?

Papá de Repuesto.¡Lee esta historia GRATIS!