Capítulo 1 - Sendero oscuro.

5.2K 233 46

Narrador Omnisciente.

Coloca la canción ahora.


-No necesito que nadie me dé ordenes -recalcó al escuchar como Bushido la regañaba porque utilizó el mokuton para matar a unos ninjas de la aldea escondida entre las nubes.

-Kanade, ¿En serio quieres mostrarte de esta forma? -Ella miró al cielo al darse cuenta de que había comenzado a llover.

-No me interesa demostrarle a nadie lo que soy -dijo y lo miró directo a los ojos sintiendo como las gotas de lluvia comenzaban a mojar todo su cuerpo, el peliblanco asintió a sus palabras-. El sendero del odio es lo único que quiero y si tengo que matar a personas para entrenar, lo haré. Mi único objetivo es matar a Itachi y vengar la muerte de mi hermano Shisui. Estas personas no son más que un estorbo en el mundo shinobi, sino son capaces ni de acercarse a mí, ¿Por qué van a vivir bajo la tutela de la vergüenza? -Explicó con frialdad mirando los cuerpos destrozados que habían sido provocados con su técnica de expansión interna.


Comenzó a caminar dejando a un lado todo lo que había hecho, aquellas personas seguramente tenían una familia la cual las esperaba y por su culpa nadie llegaría a su casa para saludar de nuevo a sus seres queridos. Tenía que admitirlo, pero no le dolía en lo absoluto pensar sobre ese tema, nadie merecía ser feliz para ella en un mundo tan cruel como ese. Nadie si Shisui estaba muerto e Itachi con vida.


-Veo que ahora no eres la misma chica dulce que conocí, ¿Ya no sigues llorando por Naruto o Sakura? -Kanade se detuvo al escuchar ese nombre salir de los labios de su sensei.

-Esos sentimientos... tal vez solo eran cadenas de nuestro pasado fallido -le dejo en claro y continuó con su camino al darse cuenta de que mas shinobis de la aldea escondida entre las nubes comenzaban venir hacia ella.

-Quizá, el odio te ha consumido Kanade... -se dijo a sí mismo al ver como su alumna avanzaba hacia los ninjas de la aldea que estaban armados y a su vez divididos en varios clones de sombras aumentando su defensa-. Ni si quiera el nombre de tus compañeros te hacen sentir algo de arrepentimiento por la personas que has matado. Gracias a ello me doy cuenta de que tu entrenamiento te ha hecho madurar -admitió cruzándose de brazos.


La pelinegra observó como todas esas personas la miraban con desprecio, pero se detuvo al darse cuenta de que esas personas no eran más que unos insignificantes criminales que habían sido encerrados por Orochimaru, para utilizarlos como si fuesen sus ratas de pruebas. Desactivo su sharingan y se detuvo esperando a que se acercaran. El olor a pudrición los delataba, porque la lluvia los hacía perder la mugre de haber estado encerrados por varios años.

Observó como un enorme rayo cayó sobre ellos y sonrió con desdén al sentir la presencia de la persona que había entrenado con ella todo ese tiempo. Se cruzó de brazos al ver como el azabache cortaba a la mitad a todas esas personas con su kusanagi rodeada de chidori. Trataban de golpearlo pero terminaban muertas o quemadas por los rayos que el azabache provocaba, un hombre gritó por piedad y eso molestó a la chica que observaba a Sasuke.

Le lanzó una rama justo en el pecho la cual se expandió dentro de él provocando que su cuerpo quede dividido en varias partes, comenzó a caminar hacia él y observó lo que había hecho. Ver su rostro asustado en la rama del pequeño árbol que creo dentro de él no le causo nada, su mirada seguía fría ante el recuerdo de ella huyendo de la mirada de Itachi. Aquel día cuando fue la masacre de los Uchiha, fue como si hubiese pedido piedad a la persona que mas desprecia.

Kanade Shippuden¡Lee esta historia GRATIS!