capítulo 8

4.6K 247 15

Todos los dias iba a Arkadia y en cada uno de ellos me recibía Clarke cada vez que nos quedábamos a solas, besos, caricias y abrazos se hacían presentes.
Me bastaba tenerla así. Cada noche al partir me pedía que me quedará, yo me negaba.
No me decía nada pero sus ojos transmitían todo. Cada noche la decepción se quedaba ahí.
Y mi confesión se quedaba en la puerta de mi boca.

No he podido ver a Clarke en toda la semana. Kim ha estado algo enferma y no he querido dejarla sola.
Mandé a Indra para que le informará a Clarke, alguna excusa nada de verdad.
Siento que he estado descuidando a Kim en mi afán de estar con Clarke.
Mañana iría a verla y le contaría sobre ella. Esto ya no lo podía sostener más.

- Mami me vas a presentar a tu otro ángel? - me pregunta Kim acomodandose en mis brazos.

- ME estas leyendo la mente bebé?- ella sonríe cuando Le digo así.

- Que no soy bebé.- ?me dice haciendo trompita. Río ante su comentario.

- Mañana voy hablar con ella, te parece?- ella asienta con la cabeza mientras se vuelve acomodar en mi brazos para luego dormirse .
Su cabecita esta metida en mi cuello siento su respirar debajo de mi barbilla. Sus bracitos alrededor de mi cuello sujetandome fuerte.
Desde bebé esa siempre fue su posición para caer rendida al sueño.
Cuando la traje al mundo no sabía que hacer con ella, verla tan frágil tan indefensa hizo que me derreitiera totalmente, pero cuando sus pequeños deditos apretaron fuerte mi dedo, solté miles de lágrimas que venía guardando.

Indra para en mi tienda, se sienta a mi lado. Esta muy seria.

- Que pasa?

- Ya has hablado con Clarke.

- Con respecto a que?

- Kim.

- aun no.

- Han hablado de todo?

- A que se debe esto Indra.

- Se que has vuelto con ella.- la miró furiosa por el tono que usa.- sólo digo que hables bien con ella no quiero verte sufrir de nuevo o peor que antes Lexa.

- Pensé que sabría de Kim, por Oactavia.

- No. Ella nunca le dijo nada.

- Por?- mi curiosidad pudo más

- le dije que si decia alguna palabra la desterrada como mi segunda.- dijo sencillamente. Empecé a reírme con ganas.

- Gracias por no dejarme caer nunca Indra.

- Tu hija es la que no te deja caer Lexa. Ella te necesita fuerte.

No se porque tenía la sensación de que quería decirme algo. La sentía molesta hasta aveces furiosa.
Su cuerpo la delataba. Sabía disimular bien pero no ante una persona que la conoce como la Palma de su mano.
Acosté a mi hija a mi lado sin dejar de abrazarla, lentamente fui cerrando los ojos.

Era un día nublado amenazaba lluvias en cualquier momento. Indra y yo Entramos a Arkadia, había más movimiento de lo habitual nos dirigimos a la sala de reuniones.
No podíamos dar con las desapariciones de varios hombres. Ese tema ya me estaba colgando. Era como si se los hubiera tragado la tierra.
En la sala, Kanne y Abby me miran sorprendidos. Noto alguna inquietud en Abby, Kanne le acaricia el brazo susurrandole algo en el oído.
Me acerco a Indra y le susurró

- Pasa algo de lo que no estamos enterradas?

- No creo Lexa.- veo que Indra los mira amenazandolos.
Aquí si pasaba algo.
En ese instante se abren las puertas dejando pasar a Octavia y a Lincoln. Ambos también se quedan sorprendidos al verme.

- tengo algo que todos se quedan sorprendidos al verme? - les preguntó ya irritado. Se me quedan mirando sin decir nada.

- A mi sólo me sorprendió verte porque hace bastante tiempo que no te veo.- me dijo Lincoln - te puedo abrazar o me vas a cortar los brazos- seguia diciendo sonriendo

- Ven aca- le dije riendo mientras lo abrazaba - si le dices a alguien sobre esto estas muerto.- su risa fue fuerte haciéndome sobresaltar.
- Lo prometo comandante.

- Yo también quiero mi abrazo- dijo Octavia.

- No desafies tu suerte Blake.- su cara era un poema.- pero tengo una petición que hacerte luego.
- cambio su cara por una más alegre . Me gusta hacerle esos cambios que la descoloca.

- Con gusto comandante.

- Bien comencemos la reunión ya que estamos todos.
Miré a Kanne, levantando una ceja

- Falta Clarke.- le digo

- Clarke esta ocupada en este momento pero en breve nos acompañará- me responde Abby

- Por supuesto.

Calculaba que ya había pasados como dos horas de reunión y no llegábamos a ningún lado.
Todo era suposiciones de aquí de allá. Que si tal vez que si quizás pero nada era concreto.
Los hombres habían desaparecido.
Peor aun cuando apareció otro jefe diciendo que cuatro hombres más habían desaparecido.
Kanne mando dos exploradores y como siempre no.hubo respuestas.

- los hombres desaparecieron aquí. - dije marcando el mapa- y aquí. Haciendo un radio de más o menos 15 kilómetros. Eran hombres grandes por lo que la gente que lo haya secuestrado...

- No sabemos Lexa que les paso- me corta Kanne

- Tienes otra teoría porque me encantaría escucharla- elevó mi voz. Ya cansada de rodó esto. Al no recibir respuesta continuo- como dije la gente q los secuestró porque es más de uno los tienen que tener por este radio de kilómetros , no se a rriesgarian a que los.vieran. Indra ustedes pateullaron esta zona?

- Si Heda. No hemos visto nada.

- Quizás es porque no se ve- dije suavemente mientras veía el mapa.
La puerta se vuelve abrir dejando entrar a otra persona . Reconozco su olor y mi cuerpo cobra vida.

- Princesa que honor que nos honre con su presencia.- le digo sin mirarla

- Perdón tenía un asunto que atender- me dijo sorprendida.- que haces aquí.- me pregunta.
Ahora si la miró y la sorprendida soy yo. Ella ve mi cara y enseguida quiere arreglar la situación.

- quiero decir, hace una semana que no vienes y pensé que hoy tampoco aparecerias.

- Lo que me tenía apartada de aquí ya se solucionó. Ahora podemos seguir con esto por favor.

Veinte minutos y ninguno decía palabra alguna. Cuando iba a decir algo se abre de nuevo la puerta dejando pasar un pequeño corriendo. Lo sigo con la mirada y veo que se tira a los brazos de Calrke .
Todos los presentes se quedaron en su lugar sin emitir un sonido.
No quitaba mi.mirada en Clarke y en ese pequeño.
El pequeño era rubio tenía ojos marrones y su tez era trigueña. No tendría más de...
Y de repente todo empezó a encajar
- Oh- fue lo único que salio de mi boca.
Clarke alza al pequeño y me mira. El miedo que vi antes en sus ojos ahora era terror.

- Lexa... el es Jack..- se queda en silencio no pudiendo continuar

- Tu hijo- le completó. Se queda en sorprendida.- es igual a ti.- logró articular.

Un Corazón En Espera¡Lee esta historia GRATIS!