Capítulo 13.

2.9K 223 20

      Al día siguiente, una vez Clarke había despertado a Lexa para enseñarle el lugar dónde podía ducharse y así llegar a tiempo a la tarea que le había otorgado Kane, se dirigió al "bar" montado en Arkadia para poder desayunar algo. Allí, los encargados de servir se libraban de hacer trabajos menos sucios, cómo limpiar el terreno y los bunkers o por lo menos, eso es lo que había acordado el canciller con los camareros. 

    Esa mañana no había mucha gente allí. Raven estaba desayunando en la barra con uno de sus compañeros mecánicos. Gente con la que ni siquiera había hablado antes, estaba esparcida por la sala, tomando algo o simplemente, tomando asiento para charlar con sus amigos. 

    Le sorprendió ver a Bellamy sentado en una pequeña mesa a solas, normalmente, desayunaba con Jasper, que era con quién hacía el turno de exploración por la mañana. Si no se había presentado era porque seguramente, anoche estuvo bebiendo hasta las tantas. Desde que muchos de sus amigos murieron en el Monte Weather, Jasper no era el mismo. Se había enganchado a la bebida y descuidaba mucho sus obligaciones pero por suerte, Bellamy lo cubría siempre que podía. 

    Clarke decidió acercarse. Las cosas estaban muy frías entre ambos y quería solucionarlo porque en verdad, aquello le dolía. Para ella Bellamy era una persona muy importante en su vida, sabía que sin él su día a día no sería el mismo y no podía continuar más tiempo así. Esperaba que pensase lo mismo, porque cuando se sentó en frente de su amigo, sin pedir permiso o preguntar si estaba libre, éste puso cara de pocos amigos. 

    - Buenos días- dijo la rubia, intentando sacar una media sonrisa, pero ni siquiera pudo al comprobar la seriedad con la que su amigo la miraba

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

    - Buenos días- dijo la rubia, intentando sacar una media sonrisa, pero ni siquiera pudo al comprobar la seriedad con la que su amigo la miraba. 

    - ¿Dónde has dejado a Lexa?- no dio ningún rodeo al hacer la pregunta, ni siquiera la hizo en un tono amable. No se molestó ni siquiera en saludar antes a Clarke. Parecía importarle más dónde se encontraba la recién llegada que el hecho de que su amiga se sentase para charlar con él. 

    - Da igual donde esté. Me he sentado aquí para hablar contigo- intentó explicarle sin perder los nervios, mirándole a los ojos. Pero Bellamy parecía evitar el contacto directamente visual con la mirada de Clarke. 

   - Habla. 

    Su tono no había mejorado pese a los intentos de Clarke. Sonaba exactamente igual que antes, seco e indiferente. Parecía ser que Bellamy había vuelto a su postura de chulo prepotente al que no le importaba absolutamente nada. Clarke creyó que esa parte de él ya la había conseguido dejar atrás después de todo lo que había pasado, pero no. Seguía ahí. 

    - ¿Qué te pasa conmigo?- Clarke intentó dejar a un lado la postura que tenía Bellamy hacía ella. Quería saber lo que pensaba y hablar las cosas y no le dejaría hasta que lo consiguiese. 

    - ¿Acaso te importa? 

    Clarke frunció el ceño y adquirió una postura más firme. ¿Cómo podía preguntarle eso? Si fuese otra se habría levantado de la mesa en el momento en el que ni siquiera se había molestado en saludarle, pero no, ella estaba haciendo un esfuerzo por aguantar y solucionar las cosas porque la persona que tenía en frente, era alguien que realmente le importaba. 

May we meet again. ¡Lee esta historia GRATIS!