Leire's POV

Estaba nerviosa, mis piernas temblaban. El partido estaba a un par de minutos por acabar, y sin duda no pintaba nada bien, el marcador estaba a la par, podía ver como mi hermano se veía frustrado. Sería su último partido, y por ende su último partido como capitán del instituto. Sin duda estaba más que nervioso, lo cierto es que no le importaba tener una beca en las universidades, mi familia tenía dinero para pagarnos la universidad. Pero sin duda la importaba que los demás que tramitaron beca tuvieran su oportunidad. Se había esforzado tanto llegar a la final, con ello motivando al equipo para el beneficio de todos ellos.

Y aquí nos encontrábamos en la final, una final que estaba muy cardiaca, para mi. Y para todos.
Quedaban tan solo dos minutos, el balón estaba a nuestro favor... Varias yardas por recorrer y el otro equipo no dejaba al nuestro avanzar lo suficiente.

Sabía muy bien que Román estaría muy inquieto en estos instantes, los minutos más cardiacos, hace mucho que el instituto no llegaba a las finales, y por primera vez después de muchos años lo había conseguido.

Y sin más, el partido continuó, habían avanzado unos cuantos metros, cuando me doy cuenta que faltan 45 segundos y que solo tienen un lanzamiento más.

Trago saliva, entonces veo re acomodarse las posiciones, no me digas que... Si la harán, es una jugada que habían estado practicando la última semana, la había puesto en práctica... Y aunque decirla sonaba bien, no les había salido nada bien en los últimos entrenamientos... Por lo que decidieron no usarla en la final. Pero reconozco las posiciones, la he observado. Y están poniendo en juego esta jugada.

Trago saliva de nuevo, y sin más la veo ponerse en práctica.
Al parecer si era todo o nada.
Y el equipo estaba por jugársela realmente.
Así que empieza la jugada, siento como mi corazón empieza a latir al cien por Segundo.

Se acomodaron de forma en la que todo mundo creería que el balón iría a parar a Sandro, y si llegaran a bloquearlo la segunda opción (Que el equipo contrario pensaría que le llegará el balón al segundo corredor) que sería Eduardo, y es exactamente lo que está pasando. Pero lo cierto es que nadie planeaba ver a un tercero o cuarto corredor, esta jugada era muy arriesgada ya que la defensa quedaba reducida y con ello podían atacar a Román (Que es el lanzador) con mayor facilidad, por loq ur la defensa restante tenía que cubrir a más con lo que se podía.
Quince segundos.
Y sin más vi lanzar el balón a dirección de Adrián, el problema es que un chico del otro equipo alcanzó a Adrián en el momento en el que el balón estaba en el aire.

Estaban a dos metros de cruzar la línea para ganar el punto, lo único que quedaba era que Adrián tomara ese balón y correr dos malditos metros.

El balón llegó a sus manos, en ese momento el chico del equipo contrario lo lanzó un poco, provocando que el balón simplemente rebotara en las manos de Adrián y saliera unos segundos hacia arriba en el aire.

Cinco segundos.

Ni podía estar pasando esto, una jugada casi perfecta y el balón estaba apunto de tocar el suelo.

Cuatro segundos.

Y sin más se ve a la vista el cuarto jugador que se lanza por aquel balón.

Tres segundos.

Y sin más lo agarra con facilidad, pero por la forma en como se ha lanzado no podrá tener una forma estable para levantarse y correr solo el metro que hace falta.

La apuesta perfecta [1]¡Lee esta historia GRATIS!