Vigésimo Primer Capítulo

12.7K 648 29

"Aire"



El tiempo pareció detenerse mientras el cuerpecito inmóvil de Christen colgaba del extremo de la espada de Yomi.

— Los débiles no tienen ninguna utilidad, — dijo Yomi con tono frío — no sirven en absoluto.

Yomi apoyó su pie sobre la espalda de Christen y sacó la espada de un tirón. La sangre salpicó la cara de Avril, que miraba horrorizada el cuerpo inerte de la otra niña, mientras un charco de sangre empapaba el pavimento agrietado.

Yomi se lanzó hacia el frente, Avril apenas la vio venir. La espada se atascó en una grieta del suelo cuando la niña se esfumó. Avril reapareció un par de metros adelante, tenía un feo corte en el costado y lágrimas furiosas le empapaban el rostro.

— ¿Por qué? — gritó furiosa.

— Ya te lo dije. — dijo Yomi con desgana apoyándose en la espada — Ella era débil además, no creíste que la dejaría ir con ustedes. ¿Verdad?, era demasiado poderosa para correr el riesgo.

Yomi levantó el rostro para mirar a Kass, pero lo único que vio fue una enorme ola de aguas negras corriendo hacia ella. Intentó correr pero era demasiado tarde, el agua arrasaba con todo a su paso, trozos de concreto y autos corroídos, Yomi se vio cubierta hasta el cuello por la aguas pestilentes, impulsada por la corriente. Esta arrastró el cuerpo inmóvil de Chrisy hasta los pies de Avril que se arrastró hacia atrás.

— Lárgate.

Los ojos de Avril vieron a Kass pasar corriendo a su lado, moviendo las manos con intensidad, obligando a la corriente a llegar más lejos.

— Llévatela — lo ojos de Kass enfocaron a Chrisy — por favor.

Ella corrió hacia delante, impulsando a la corriente, impidiendo que Yomi escapara, que no pudiera respirar. Kass escuchó el chasquido que significaba que Avril se había ido. Concentró todas sus energías en las aguas negras, estaba exhausta, pero solo tenía que resistir un poco más.

En el interior de la burbuja Yomi estaba empezando a rendirse, se movía con más lentitud. Sólo un poco más.

De pronto una enorme masa chocó contra la espalda de Kass. Ella la fue arrojada con violencia hacia la acera, su cuerpo aplastado contra la fachada de un destartalado edificio. Pudo escuchar el chapoteo del agua al chocar contra el asfalto y la tos ronca de Yomi mientras luchaba por recuperar el aliento.

Sintió la respiración irregular en su oído y luego llegaron las palabras que la llenaron de nauseas.

— Hola preciosa.

La voz de Hunter llego viciada y confiada.

— ¿Por...por qué de... demonios tardaste tanto?

— Yo no te obedezco Ayasawa.

Hunter apoyó su codo en la espalda de Kass, incrustándolo dolorosamente en su costado. El enorme tipo miró a Yomi arrodillada en el piso.

— Además, — dijo él — ella es demasiado escandalosa.

Él dejo caer al suelo un paquete. Kass escuchó el golpe y trató de mirar por el rabillo del ojo, el chico colocó su pie sobre el paquete que ahogó una exclamación. Yomi se acercó tambaleante, el corazón de Kass martillaba contra sus costillas. Algo iba realmente mal.

— ¿Por qué no dices hola? — preguntó Yomi.

— ¿Kass?

Los ojos de la chica se dilataron. Su mente trabajaba a marchas forzadas. "Tu prima te envía saludos" había dicho Yomi, pero ella pensó que estaba alardeando. Cómo había podido... Cómo ella...

DemonsDonde viven las historias. Descúbrelo ahora