Vigésimo Capítulo

13.4K 634 45

"La ciudad antigua"



— ¿Estás segura de que esto va a funcionar?

El grito de Rory llegó a Kass lejano y distorsionado. El viento rugía con ferocidad a su alrededor. Los caminos desiertos se extendían en todas direcciones. Los edificios carcomidos y destrozados se alzaban a ambos lados rodeados por la espesa niebla que preside al amanecer. El cielo encapotado parecía más oscuro de lo normal. Kass se sentía pequeña e insignificante, aquel lugar era más espeluznante de lo que ella recordaba, el cascarón vacío y sin vida de una ciudad, parada en Times Square, no podía parar de preguntarse si aquello había sido una buena idea.

La ira y el odio habían sido lo suficientemente grandes como para darle valor la noche anterior, había retado a Yomi, sin la más mínima duda, sin vacilar. El escudo de llamas alrededor de la Dreamers había ardido toda la noche y la chica sospechaba que no habían sido solo sus sentimientos los que habían alimentado las llamas. Ella respiró profundo, mirando nerviosamente en todas direcciones.

— Ella vendrá lo sé.

— ¿Y si no lo hace? — Preguntó Andrew poco convencido — Dejamos la casa prácticamente desprotegida, ¿Qué pasa si ese fenómeno decide terminar lo que empezaron?

— Puedes largarte si quieres, nadie te quiere aquí.

Todas las miradas convergieron sobre Joon. Ella estaba parada en el extremo opuesto al chico mirando hacia el horizonte nebuloso. Tenía los puños apretados, los ojos hinchados y enrojecidos, pero nadie se atrevió a preguntar por qué. Llevaba la gabardina negra y el pendiente de calavera colgando del oído izquierdo. Andrew la miró con añoranza antes de volverse, le resultaba doloroso el estar cerca de ella.

— No atacaran la casa. Cuentan con mantenernos vivos el tiempo suficiente como para que decidamos cambiar de bando, de momento ellos están a salvo.

Kass miró a Andrew de manera interrogante, normalmente era ella la que discutía con él, él solo negó con la cabeza, no era el momento.

— ¿Qué hacemos si no aparecen? — preguntó Sam.

— Ella vendrá.

— ¿No crees que considerara cobarde el hecho de que estemos aquí contigo?

— ¿De verdad crees que ella vendrá sola? — El tono en la voz de Rory era asesino — Yomi no es estúpida, no se arriesgaría a venir sola. Esa maldita cobarde traerá a todo Pandora si lo cree necesario.

— Hablando del rey de Roma, miren.

Darren señaló hacia el lado izquierdo, la calle principal de Times Square. La niebla se movía, las siluetas eran difusas, parecían monstruos, sacados de las peores pesadillas de Kass. Sus manos temblaban, trató de calmarse, no iba a permitir que Yomi la viera atemorizada una vez más. Ella iba a hacerle frente, le demostraría que no era una pequeña niña asustada. Sus dedos recorrieron su muslo, rozando con suavidad el mango de la daga que colgaba de él, Yomi no iba a sorprenderla esta vez.

Las siluetas fueron aclarándose conforme se acercaban. Los chicos se colocaron a ambos lados de Kass, solo eran cinco, ¿Qué pasaría si Yomi efectivamente llevaba a todo Pandora?

— ¿Cuántos son? — preguntó a Sam.

— Logro captar siete pensamientos distintos, pero solo reconozco dos. Yomi y Christen.

Sam le dirijo  una mirada preocupada a Kass.

— Es un juego sucio.

— Si Sam mantiene el campo el tiempo suficiente puedo dejarla fuera de combate. — sugirió Rory.

DemonsDonde viven las historias. Descúbrelo ahora