-15-

176 20 1



En serio estaba haciendo esto. Metiéndome a una clase de la que no sabía nada al respecto, para escuchar teorías en un idioma que apenas entendía, con gente que no había visto jamás y que tampoco me habían visto a mí. Solía nunca cometer locuras y situaciones como aquellas eran las que hubiera definido como una.

Esperaba escuchar murmullos o algún sonido proveniente de los alumnos, al fin y al cabo un intruso se estaba metiendo en su clase, pero no, nada en absoluto. El aula siguió en silencio y yo logré llegar a ocupar un asiento sin que alguien notara mi presencia. Al sentarme, una especie de alivio me invadió, pensaba que toda aquella ansiedad era innecesaria y que debería calmarme un poco para poder disfrutar de la experiencia.

Aprender para mí no era en aquel momento de mi vida, sentarme frente a un profesor y escuchar lo que tenía que decir sobre algún antiguo personaje. Era más bien, abrir mis ojos y oídos y dejar que todo tipo de imágenes y sonidos se integren en mi mente, sentir otra clase de emociones, conocer gente. Aprender a vivir. Era eso lo que tenía que hacer. Descubrirme a mí misma en situaciones desconocidas y saber que voy a estar bien, no importa qué. Dejar que por un momento mi mente sea sometida a mi corazón.

Alguien llegó a sentarse a mi lado, provocando una pequeña sonrisa en mi rostro. Cuando me di cuenta de aquello, tuve que esconderlo.

-¡Oh! Creo haberte visto antes, ¿eres esa estudiante de intercambio, verdad?

Me estaba hablando y yo entendía lo que me decía. El corazón quería retomar su ritmo normal pero parecía difícil lograrlo.

-Así es, pero de hecho...yo ya me gradué. Sólo vengo aquí por...bueno, razones de trabajo.

-Entonces es cierto que eres investigadora. Creí que me estaban mintiendo.

-¿La gente habla de mí?

Creía que nadie notaba mi presencia, me había equivocado.

-Bueno..."hablan". Siempre es una novedad que gente extranjera llegue a este lugar. No pasa seguido.

Me preocupaba la opinión que aquellos estudiantes tuvieran de mí. Qué hacía, por qué estaba en su clase, a qué me dedicaba exactamente. Seguro tenían todas esas preguntas en la mente y yo no quería responderlas en realidad. Quería ser invisible...y ahí me encontraba nuevamente queriendo esconderme en mi habitación sin compañía.

No había notado que la persona sentada a mi lado esperaba algún tipo de respuesta para continuar nuestra conversación. Lo miré de reojo y descubrí que sostenía una mirada llena de curiosidad hacia mi rostro. Las manos comenzaron a sudarme y sentí el calor elevarse hasta mis mejillas.

-Pero me parece genial que hayas decidido venir aquí, hay muchos lugares maravillosos para visitar.

Aquel muchacho tenía un tono tan cálido en la voz y se notaban sus intenciones de seguir hablando conmigo. Aun así no podía despegar mis ojos del suelo.

-Muchas gracias.

Le pude decir, y continué mirando hacia otra parte mientras él se preparaba para comenzar a tomar notas en su cuaderno.

El tiempo que duró la clase me dediqué a pelear conmigo misma por no haber podido responder apropiadamente a las palabras de aquel estudiante amable que se sentó al lado mío. No me era fácil entablar amistades y esta era una oportunidad increíble ¿por qué la había desperdiciado de esa manera? Me sentía una idiota.

Aquel chico parecía ser una persona agradable, alguien quien no hace las cosas sólo para ser elogiado. Recibía notas de otras estudiantes pero no las abría sino hasta que el profesor dejaba de hablar, luego las respondía una por una con otra nota escrita en un pedazo de hoja de su cuaderno. Sonreía cada vez que el profesor decía algo gracioso (o al menos parecía que lo hacía porque el resto de la clase soltaba carcajadas también) y miraba por la ventana de vez en cuando con un aire soñador, quizá imaginando universos extraordinarios.

Otra vez estaba en frente (o más bien al lado) de una persona que me llenaba de curiosidad, de alguien al que quería preguntarle todo tipo de cosas, con quien me gustaría compartir más clases, al que me gustaría darle respuestas adecuadas en vez de simplemente esconder mi cara.

-Mi nombre es Junhong. Fue un placer conocerte, espero verte de nuevo en alguna de las clases.

Me dijo, tomando sus cuadernos y emprendiendo camino hacia la salida. Mucho gusto Junhong, también esperaba verte de nuevo. 

I'm gonna make you love me  [BangYongguk]¡Lee esta historia GRATIS!